Focos

Los servicios de inteligencia de EEUU acusan a Putin de ordenar una campaña de ayuda a Trump

Un informe de la Inteligencia estadounidense afirma que el presidente ruso ordenó una campaña para lastrar la confianza en los comicios y "denigrar" a Clinton

Acusan a Rusia de utilizar a usuarios "pagados" en redes sociales y "operaciones encubiertas" como los ciberataques

DOCUMENTO: Consulta el informe de los servicios de Inteligencia de EEUU

- PUBLICIDAD -
Llegan a Moscú los 35 diplomáticos rusos expulsados por Obama

EFE

Los servicios de Inteligencia de Estados Unidos han concluido que el presidente ruso, Vladimir Putin, "ordenó" una campaña que incluyó ciberataques contra instituciones norteamericanas con el objetivo de "ayudar" al magnate Donald Trump a imponerse en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre.

Así aparece en un informe parcialmente desclasificado que ha visto la luz este viernes, poco después de que Trump se reuniese con representantes de la Inteligencia para discutir la posible implicación rusa en los últimos comicios. La Inteligencia de EEUU concluye que Putin ordenó una campaña para "ayudar" a Trump. 

"Concluimos que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó una campaña de influencia en 2016 destinada a las elecciones presidenciales de Estados Unidos", reza el texto, que cita entre los objetivos de dicha campaña reducir la "confianza" de la ciudadanía en el proceso y "denigrar" a la candidata del Partido Demócrata, Hillary Cinton.

El documento señala que los 'hackers' querían lastrar las aspiraciones de la exsecretaria de Estado y "ayudar" a Trump, por quien el Gobierno ruso mostró una "clara preferencia". Tanto la CIA como el FBI dan plena validez a esta tesis, mientras que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) tiene una confianza "moderada" en ella, según el documento.

"Cuando a Moscú le parecía que la secretaria Clinton tenía más posibilidades de ganar las elecciones, la campaña de influencia rusa comenzó a centrarse en obstaculizar su futura presidencia", recoge el informe, que alude sin citar a la filtración de correos electrónicos y otros textos.

La Inteligencia de Estados Unidos cita como herramientas de esta campaña rusa a medios estatales, usuarios "pagados" en redes sociales y "operaciones encubiertas" como los ciberataques, entre otras iniciativas. Moscú habría promovido acciones de 'hackers' contra los dos grandes partidos norteamericanos. Sin embargo, las tres agencias implicadas en la elaboración del informe descartan que las máquinas de votación sufrieran algún tipo de alteración.

Las autoridades estadounidenses recuerdan que Rusia, "como su predecesora soviética", siempre ha intentado influir en Estados Unidos para perjudicar a los candidatos que considera "hostiles". En este sentido, cita las críticas de Clinton a Putin y la aparente buena sintonía entre el mandatario ruso y Trump.

Una reunión "constructiva"

Tras reunirse durante cerca de dos horas con la plana mayor de la CIA, el FBI y la NSA en la Torre Trump, el presidente electo ha difundido un comunicado en el que ha calificado de "constructivo" el encuentro y ha subrayado, tras semanas de polémica, que tiene un "tremendo respeto" por los integrantes de los servicios de inteligencia.

La nota, difundida pocos minutos después de que terminara la reunión, sostiene que "Rusia, China y otros países", así como distintos grupos y personas, "están constantemente intentando violar la infraestructura informática" del Gobierno de EE.UU. y de sus instituciones, negocios y organizaciones.

Aun así, el presidente electo añade, "no hubo absolutamente ningún efecto en el resultado de las elecciones, incluyendo el hecho de que no hubo alteraciones en las máquinas de votación". 

Trump expresa la necesidad de que "se combatan agresivamente y se paren estos ciberataques", y anticipa que cuando llegue a la Casa Blanca, el 20 de enero, creará un equipo para que le presente un plan con el fin de combatir esas prácticas.

Horas antes del encuentro, Trump había calificado en una entrevista telefónica con el New York Times de "caza de brujas" orquestada por sus rivales la polémica en torno a la implicación de Rusia en la campaña electoral. 

"Salieron muy mal parados de las elecciones. Gané más condados que Ronald Reagan (...). Están muy avergonzados. En cierta medida es una caza de brujas. Y están enfocados en esto", ha señalado. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha