eldiario.es

Menú

El plan ecologista de Manuela Carmena empieza en 2016

La activación de la restricción del tráfico en Madrid por contaminación pone de relieve la necesidad de implementar medidas previas que impidan llegar a esta situación

Endurecer las medidas en caso de polución extrema, un plan de calidad del aire, fomentar el transporte público e impedir la entrada de vehículos de no residentes en todo el distrito centro, entre las medidas en marcha

- PUBLICIDAD -
Vista de la 'boina' de contaminación en Madrid / I.C.

Vista de la 'boina' de contaminación en Madrid el pasado miércoles. I.C.

El Ayuntamiento de Madrid ha restringido esta semana por primera vez el tráfico en la almendra de la ciudad por el exceso de contaminación. Una medida que se aplica desde 2011 en Cataluña y que ha provocado las críticas de la oposición a Manuela Carmena. Principalmente del PP, pese a que el protocolo que determina las actuaciones en estos casos lo aprobó en marzo de este mismo año el Gobierno municipal que dirigía Ana Botella.  Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes han arremetido contra Ahora Madrid por activar un protocolo que antes de que termine el mes de noviembre será endurecido, en un primer paso para poner en marcha un plan destinado a reducir los elevados índices de polución que amenazan la salud y el bolsillo de los madrileños.

El área de Medioambiente y Movilidad del Ayuntamiento recae en Inés Sabanés, coportavoz de Equo en Madrid. El partido ecologista es uno de los integrantes de Ahora Madrid. Manuela Carmena confió en una mujer veterana para uno de los departamentos más complicados, ya que en él recaen la limpieza, la gestión de residuos y del agua, así como la movilidad y la gestión medioambiental. Es decir, y entre otras, las basuras, la suciedad de las calles, los parques, la gestión del tráfico y del transporte y la calidad del aire. 

Varios de estos elementos, si no todos, se usaron como arietes de la oposición durante la última legislatura del PP, primero con Alberto Ruiz Gallardón y luego con Ana Botella, y durante la campaña. Y sirvieron para decantar la balanza el 24M, que finalmente cayó del lado de Manuela Carmena, en cuyo programa se recogían medidas destinadas a paliar el problema de la polución. Algunos ya se han puesto en marcha de forma parcial, pero será en 2016 cuando se vea el alcance real de la apuesta.

Un nuevo protocolo más duro

El Pleno municipal del próximo 25 de noviembre aprobará previsiblemente un nuevo Protocolo de medidas a adoptar durante episodios de alta contaminación de dióxido de nitrógeno, un gas que emiten principalmente los vehículos diésel y muy tóxico. La directora general de Sostenibilidad, Paz Valiente, aseguraba este viernes que el 90% de los automóviles que circulan por la almendra central de Madrid utilizan este combustible.

Ahora Madrid no tiene obligación de llevar a pleno el protocolo, cuyo  borrador está en periodo de alegaciones. El Ayuntamiento odría aprobarlo en Junta de Gobierno, como hizo Botella. Sin embargo, fuentes municipales aseguran a eldiario.es que la intención es contar con el mayor consenso posible e implicar a la oposición en un conjunto de medidas más restrictivo que el actual.

El nuevo protocolo rebaja la concentración de NO2 necesaria para activar las medidas, lo que lo hace más duro. 180 microgramos por metro cúbico durante dos horas consecutivas en dos estaciones de la misma zona para el preaviso (en lugar de 200), 200 para el aviso (en lugar de 250) y 400, durante tres horas consecutivas, para la alerta (sin modificación).

Paralelamente se reducen los escenarios que se pueden dar en caso de alcanzar los distintos niveles. Habrá cuatro (1,2,3 y alerta) que implicarán desde restricciones en la velocidad hasta prohibir la circulación al 50% de los vehículos en la M30 e interior de la ciudad.

El nuevo protocolo comenzará a aplicarse de forma intensa el próximo invierno, cuando las condiciones climatológicas habituales y el consumo de calefacción dispare los niveles de polución.

Plan de Calidad del Aire

"Usar el protocolo es la materialización de un fracaso". La frase, de una fuente municipal, resume el espíritu del proyecto verde de Ahora Madrid. El protocolo es una actuación de urgencia, cuando la contaminación ha superado los niveles que la OMS y la UE consideran inapropiados para la salud pública. Perniciosos para los habitantes de la ciudad. Hay que tenerlo, pero la intención es que acabe en desuso por innecesario.

El Ayuntamiento prepara un Plan de Calidad del Aire. Es la oportunidad, por un lado, de evitar la multa de la UE que planea sobre la ciudad por exceso de contaminación. Pero, además, permitirá probar si con medidas estructurales los madrileños abandonarán su apego a las cuatro ruedas.

El plan todavía es muy incipiente y no está previsto que vea la luz hasta el tercer trimestre de 2016. Además de al área de Medio Ambiente y Movilidad, atañe a la de Urbanismo y a la de Hacienda, pues será la que determine el dinero que se puede o no gastar en él. Los Presupuestos municipales para 2016 todavía están tramitándose.

El plan incidirá en un desarrollo urbano sostenible, haciendo hincapié en los planes de eficiencia energética. Además, planteará potenciar los transportes alternativos y, si todo sale bien, hará realidad una vieja promesa en Madrid: los grandes aparcamientos disuasorio que permitan dejar el coche antes de entrar en la ciudad a quienes llegan de fuera a trabajar.

Ampliación de las Áreas de Prioridad Residencial

Los Gobiernos del PP cerraron al tráfico tres zonas del centro de Madrid. Y proyectaron otras tres a pocos meses de las elecciones que nunca pusieron en marcha. El Ayuntamiento actual ha recogido ese plan, lo ha comenzado a implementar y quiere terminar la legislatura con todo el distrito centro libre de vehículos que no sean de residentes o de servicios. Carmena, como antes los alcaldes del PP, afronta las protestas de comerciantes y trabajadores, pero cuenta con el apoyo cerrado de los vecinos.

Transporte Público

El Ayuntamiento es miembro del Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM), aunque su peso es muy pequeño comparado con el de la Comunidad de Madrid. El Consistorio sí es responsable de los autobuses municipales (EMT), y el programa de Ahora Madrid se centraba precisamente en este método de transporte, prometiendo ampliar el servicio, rebajar las tarifas. La presidenta regional, Cristina Cifuentes, tiene en este caso la sartén de las competencias (y presupuestarias) por el mango. Nada más llegar a la Puerta del Sol anunció una sustancial rebaja en el abono transporte. Y en noviembre ha anunciado una inyección en el Metro mientras ha congelado las aportaciones a la EMT, lo que le ha supuesto un duro enfrentamiento político con el Ayuntamiento.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha