eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Jesús de Monasterio, maestro de violinistas

El músico y compositor cántabro es considerado, junto a Pablo de Sarasate, el representante más importante de la escuela violinística española

Fue un niño prodigio en sus inicios y un intérprete virtuoso a lo largo de su carrera, reconocido por su habilidad en los escenarios de Europa

Compuso medio centenar de obras y formó a los mejores violinistas de su generación desde su puesto de profesor en el Conservatorio de Madrid.

- PUBLICIDAD -
Ilustración de Jesús de Monasterio. | DANIEL PÉREZ

Ilustración de Jesús de Monasterio. | DANIEL PÉREZ

Estas últimas noches se ha improvisado en el teatro un concierto, con objeto de oír al virtuoso violinista Monasterio; el éxito fue brillante. He aquí como se expresa un periódico de esta capital: "El niño Jesús Monasterio es un prodigio de la naturaleza. Tocó las diferentes piezas anunciadas, con una soltura, una delicadeza, una maestría en fin, que sorprendió a todos los espectadores. Lo estábamos viendo y aún dudábamos si era posible en una criaturita de seis años, tanta perfección en un instrumento tan difícil [...]. En una nación más celosa que la nuestra ese niño tendría una plaza en la capilla real y un sueldo suficiente para que su padre no tuviera que dedicarlo a otra cosa que a llegar al punto último de la perfección en su arte".

La Iberia Literaria y Musical, 1843

En ocasiones es lícito empezar con una hipérbole: a los siete años, Jesús de Monasterio (Potes, 1836 - Casar de Periedo, 1903) era lo más parecido a Mozart que se había visto nunca en España. Por precocidad, por virtuosismo y por ciertos paralelismos biográficos, los periódicos de la época no tardaron en explotar la comparación. Monasterio, que a los ojos del público parecía incapaz de sostener un violín casi tan grande como él, realizaba giras por los principales teatros de España y los entendidos no daban crédito: el muchacho tocaba con una naturalidad impropia de su edad y una técnica que la mayoría de los profesionales tardaba años en dominar.

Su fama creció tanto y tan rápido que en 1843 fue requerido en Madrid para tocar ante Isabel II. En el recital estaba presente el general Espartero, regente del reino. Espartero quedó tan impresionado que le concedió una pensión para continuar sus estudios y ordenó que le compraran el mejor violín que pudiera encontrarse. La pensión era más bien modesta y el violín era de segunda mano: había pertenecido al padre del futuro marido de la reina, el duque de Cádiz.

Niño prodigio

Todo había comenzado apenas dos años antes, en Potes. El padre de Jesús de Monasterio era un juez retirado que tocaba el violín en sus ratos libres. Al niño le gustaba escuchar a escondidas. La escena fue reproducida una y otra vez en la prensa durante las siguientes décadas. En 1872, José María Esperanza y Sola la describía con ciertas licencias dramáticas en 'La Ilustración Española y Americana': «Una tarde, aún no había cumplido Monasterio cuatro años y medio, se hallaba el honrado juez cesante tocando una melodía tan sencilla como melancólica, cuando vio a su hijo sentado en un rincón del cuarto, en donde había entrado furtivamente, derramando abundantes lágrimas. -¿Por qué lloras, niño? –le preguntó-. Lloro, contestó el chico, porque esa música me hace llorar».

Jesús de Monasterio nació en Potes en 1836. Aprendió a tocar el violín a los cinco años y se convirtió en un niño prodigio que destacaba por su virtuosismo. Es, junto a Pablo de Sarasate, el mayor representante de la escuela violinística española.

Jesús de Monasterio nació en Potes en 1836. Aprendió a tocar el violín a los cinco años y se convirtió en un niño prodigio que destacaba por su virtuosismo. Es, junto a Pablo de Sarasate, el mayor representante de la escuela violinística española.

Ante semejante respuesta, Jacinto Monasterio decidió enseñar a su hijo a tocar el violín. Dos días después el chico ya era capaz de interpretar valses. Cinco meses más tarde actuó por primera en público durante la romería de Aliezo, y poco después se subió al escenario del teatro de Potes. Las crónicas de esa actuación y de todas las posteriores insisten una y otra vez en la estupefacción general ante el talento precoz del joven músico.

Consciente del potencial del pequeño, Jacinto de Monasterio se trasladó a Madrid con su hijo para que el niño pudiera continuar sus estudios. Fueron dos años intensos, de giras, teatros y clases de perfeccionamiento. El chico se convirtió en una celebridad entre los aficionados a la música. Su carrera parecía imparable, pero en 1845 Jacinto de Monasterio murió de manera repentina dejando el futuro de su hijo en el aire.

El aprendizaje y el éxito

Jesús de Monasterio regresó a Potes con su madre y sus dos hermanas. La desaparición del padre dejó a la familia en una situación delicada y frenó momentáneamente la carrera del joven músico. A los nueve años, la fama y los teatros parecían un recuerdo lejano. Durante cinco años la música perdió la pista del niño prodigio, hasta que en 1850 las gestiones de Basilio Montoya, tutor de Monasterio, le permitieron viajar a Bruselas para continuar sus estudios.

La madre de Monasterio, Isabel de Agüeros, escogió Bruselas en lugar de París porque consideraba que las condiciones morales de la capital belga eran mucho más higiénicas y adecuadas para un muchacho de trece años. También era más barato. Con el tiempo Bruselas se reveló como una elección acertada. En el conservatorio de la ciudad enseñaban dos de los compositores más influyentes de la época: François-Joseph Fétis, maestro de contrapunto, y Charles Auguste Berliot, de perfeccionamiento de violín. 

El general Espartero, regente de España durante la minoría de edad de Isabel II, escuchó a Monasterio en Madrid y requirió su presencia para un concierto privado con la reina. Al término del recital concedió a Monasterio una pensión para que pudiera continuar sus estudios.

El general Espartero, regente de España durante la minoría de edad de Isabel II, escuchó a Monasterio en Madrid y requirió su presencia para un concierto privado con la reina. Al término del recital concedió a Monasterio una pensión para que pudiera continuar sus estudios.

En 1852, con 16 años, obtuvo el Premio de Honor del Conservatorio. Poco después compuso su primera obra, titulada Nocturno, que dedicó a su madre. Volvió momentáneamente a España antes de embarcarse en una exitosa gira por Inglaterra y Escocia. Fue especialmente admirado en Londres, donde los críticos lo incluyeron entre los violinistas más importantes de su generación.

Llegó a recibir una oferta para establecerse como primer violín de cámara y director de los conciertos del Gran Duque de Sajonia-Weimar, pero Monasterio siempre tuvo claro que su lugar estaba en España, donde todo estaba por hacer en el terreno musical. En 1857 ingresó en la Orquesta de la Real Capilla y fue nombrado profesor de violín en el Conservatorio de Madrid. Conviene detenerse en la fecha. Tenía veintiún años.

Maestro de maestros

En la década de 1870 Jesús de Monasterio era una de las personalidades más influyentes de la música española. Se le consideraba, sin discusión, el violinista más importante del país junto a Pablo de Sarasate. Pero mientras Sarasate eligió una carrera de divo, siempre de gira alrededor del mundo, Monasterio dedicó la mayor parte de su tiempo a la docencia y a la promoción de la música en España. Los más destacados violinistas españoles de finales del siglo XIX y comienzos del XX se formaron bajo su tutela. Y no solo violinistas. También tuvo en sus clases a violoncelistas como Pau Casals o Juan Ruiz Casaux.

Fuera de la enseñanza, Monasterio fundó en 1863 la Sociedad de Cuartetos, que se convirtió en la puerta de entrada a España de la mejor música de cámara del romanticismo europeo. Entre 1869 y 1876 dirigió la Orquesta de la Sociedad de Conciertos, continuando la labor de Barbieri y Gaztambide. Aportó una mayor complejidad técnica a la orquesta, especialmente en la sección de cuerda, y programó a compositores románticos y neoclásicos desconocidos hasta entonces en España.

Como compositor, dejó medio centenar de obras que tuvieron gran acogida entre sus contemporáneos. Compuso música orquestal y música de cámara, obras religiosas y obras didácticas. Cuando estrenó su Scherzo fantástico, en 1868, Barbieri escribió: «Produjo viva sensación en el público, que hizo repetir la pieza, llamando al autor entre los más nutridos y prolongados aplausos».

El tiempo, no obstante, ha juzgado su obra de manera más severa. Mientras que su virtuosismo como intérprete nunca ha sido puesto en duda, sus trabajos compositivos han ido pasando a un discreto segundo plano con el discurrir de los años y las corrientes musicales. Hoy se recuerda, sobre todo, su Adiós a la Alhambra y su Fantasía original española, dos de sus primeras obras, compuestas en la década de 1850.

Su vida privada fue refractaria a escándalos y aventuras. Se casó en 1869 con Casilda de Rábago. Vivió la mayor parte de su vida adulta en Madrid, pero cada verano regresaba a la casa familiar de Potes para reencontrarse con la montaña y la infancia. Mantuvo una larga amistad con la escritora Concepción Arenal, que durante una época se instaló en Potes y escribió la letra de una Salve compuesta por Monasterio.

 Uno de los dos conservatorios de Santander lleva el nombre de Jesús de Monasterio. El conservatorio, fundado en 1929, dispone de una orquesta sinfónica, una banda de música y una orquesta de cuerda.

Uno de los dos conservatorios de Santander lleva el nombre de Jesús de Monasterio. El conservatorio, fundado en 1929, dispone de una orquesta sinfónica, una banda de música y una orquesta de cuerda.

Murió en Casar de Periedo, en 1903, a los sesenta y seis años. Se definía como un hombre nervioso que hablaba demasiado. Él mismo relató que durante la prueba de acceso en el conservatorio de Bruselas, a los catorce años, fue incapaz de contener la tensión y se dirigió a Berliot para rogarle que le diera un veredicto: «¿Me admite en su clase o no? Si no me admite, ya estamos de más aquí».

En un cuestionario para la revista Blanco y Negro publicado en 1893 aseguró que su ocupación favorita era estudiar; que soñaba con no tener que escribir nunca cartas; que su color favorito era el blanco; que entre todos los animales prefería al perro; que sus escritores favoritos eran Cervantes, Fray Luis de León y Concepción Arenal, y que no tenía ningún político favorito. A la pregunta «faltas que me inspiran más indulgencia», Jesús de Monasterio respondió: «Las que cometen los que están ciegamente enamorados».

Los estudiantes del Ciclo Formativo de Técnico Superior en Ilustración de la Escuela de Arte número 1 de Puente San Miguel son los encargados de retratar, a través de distintas técnicas pictóricas, a figuras reconocidas en distintos campos dentro de la sección 'Cantabros con Historia'. En este caso, el trabajo de ilustración es obra de  Daniel Pérez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha