eldiario.es

Menú

La tolerancia de los vascos hacia la inmigración alcanza el punto más alto de los 10 últimos años y se sitúan en el 59%

Los partidarios de mantener los requisitos actuales de la RGI para autóctonos y extranjeros aumentan 10 puntos respecto a 2015

- PUBLICIDAD -

El índice de tolerancia de los ciudadanos vascos respecto a las personas inmigrantes de origen extranjero ha crecido un punto en el último año, hasta situarse en un 59 por ciento, y se sitúa en el punto más alto desde 2007.

El Observatorio Vasco de la Inmigración-Ikuspegi ha presentado este viernes su informe 'Percepciones y actitudes hacia la inmigración extranjera', que, en términos generales, dibuja una mejoría de los ciudadanos respecto a esta parte de la población.

El estudio, realizado a partir de 600 encuestas efectuadas entre marzo y abril, indica que el índice de tolerancia de los vascos respecto a las personas inmigrantes de origen extranjero ha crecido un punto en el último año, hasta situarse en un 59 por ciento, y se sitúa en el punto más alto desde 2007.

Los datos de Ikuspegi reflejan que un 43,5 por ciento de los encuestados entraría en la categoría de 'tolerantes', mientras que un 38,3 por ciento es catalogado como 'ambivalente' y un 18,2 por ciento, como 'reacio' hacia la inmigración extranjera.

Este organismo considera que el "deterioro" de las actitudes hacia este sector de la población ha estado muy ligado a la crisis económica y que la actual "mejora" del contexto económico ha empezado a "revertir" este proceso.

AYUDAS

El trabajo analiza algunos de los principales estereotipos relacionados con las personas que llegan de otros países, entre ellos los que afectan a la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), una prestación económica para personas sin recursos económicos o en riesgo de exclusión social.

La concesión de esta ayuda está ligada a una serie de requisitos, como la inexistencia o escasez de ingresos y de patrimonio. Además, para poder acceder a esta prestación, tanto las personas autóctonas como las extranjeras, han de tener una antigüedad mínima de tres años de empadronamiento en Euskadi.

La encuesta indica que el 48,5 por ciento de los ciudadanos apoya que todas las personas, autóctonas e inmigrantes, puedan acceder a la RGI si lo necesitan, "según los requisitos actuales" de la normativa. Esta cifra supera en casi nueve puntos porcentuales a la registrada en 2015.

Por detrás de esta opción, que es la mayoritaria entre las cuatro que refleja la encuesta, se sitúan quienes piensan que ningún inmigrante debería acceder a la RGI (3,3 por ciento), los que creen que sólo deberían recibirlas los inmigrantes "después de percibirlas los autóctonos que lo necesiten" (27 por ciento) y quienes consideran que únicamente deben acceder a estas prestaciones los extranjeros en situación administrativa regular (18,7 por ciento).

(Habrá ampliación)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha