eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Aranburu dice que la reforma fiscal quiere "reforzar la equidad" y "fortalecer los servicios públicos"

El pleno del Parlamento debate las enmiendas a la totalidad de UPN y PP al proyecto presentado por el Gobierno

- PUBLICIDAD -

El consejero de Hacienda y Política Financiera del Gobierno de Navarra, Mikel Aranburu, ha defendido este jueves ante el pleno del Parlamento foral la reforma fiscal que ha elaborado el Ejecutivo que, según ha planteado, tiene dos objetivos, por un lado, "reforzar la equidad" del sistema y, por otro lado, "fortalecer los servicios públicos".

Aranburu, que ha abierto el debate en pleno de las enmiendas a la totalidad presentadas por UPN y PPN a esta reforma, ha explicado que el proyecto presentado busca retrotraer la recaudación a la situación de 2014. "No tiene una mayor potencia recaudatoria", ha asegurado.

Además, ha explicado que la reforma fiscal "sigue las directrices del acuerdo programático y está pensando en una solidaridad que es urgente, que es eficaz y que es realista".

Aranburu ha explicado que la reforma fiscal tiene dos objetivos fundamentales: "Por un lado, reforzar la equidad y la progresividad del sistema tributario de la Comunidad foral, y por otro lado, lograr una mejora de la recaudación de los ingresos públicos para la financiación de los presupuestos orientados a las políticas sociales, y que posibilite el fortalecimiento de los servicios públicos en general".

El consejero ha defendido que "este Parlamento va a ejercer las competencias que Navarra tiene establecidas para regular su propio sistema tributario, algo que nos beneficia sin duda alguna". Previsiblemente, las enmiendas de UPN y PPN no prosperarán, dado que las cuatro fuerzas que sostienen al Gobierno votarán en contra.

AUMENTO DE LA RECAUDACIÓN EN 2016 Y 2017

Según las estimaciones realizadas por la Hacienda Tributaria de Navarra, la aplicación de la reforma fiscal tendrá un efecto de 127,18 millones de euros en la recaudación tributaria de 2016 y 2017: 72,54 millones provendrán de las nuevas tarifas de IRPF (27,2 de las retenciones aplicadas en 2016 y 45,34 de la declaración de 2017); 14,43 millones de euros por los cambios en el Impuesto de Patrimonio y que tendrán efecto en la declaración de 2017; 26,05 millones en Sociedades (con 2,8 millones de efecto en 2016 y 23,25 millones en 2017).

Además, las novedades fiscales en el Impuesto de Hidrocarburos hacen prever una recaudación adicional de 14,15 millones en 2016.

En cuanto al IRPF, el Gobierno plantea una nueva tarifa general en la que se reordenan los tramos actuales y se eleva el tipo aplicable entre 0,5 y 4 puntos a partir de los 32.000 euros de base liquidable, quedando el tipo máximo en el 52% (actualmente es del 48%). Con la reforma, las actuales reducciones personales y familiares pasan a ser deducciones en la cuota del impuesto, a un 25% del importe actual.

Con esta reforma fiscal, aproximadamente el 62% de las declaraciones contribuirían en la declaración que se hace en 2017 lo mismo o menos que en la campaña de la renta que se presenta en 2015, y el 37%, más. Esto es, por 86.641 declaraciones (28% del total) la Hacienda Tributaria ingresará, según las estimaciones, en torno a 13 millones de euros menos; en 105.685 casos (34% del total) tendrán las mismas condiciones; y 115.110 (37%), contribuirán con 55,83 millones de euros adicionales. El impacto en la declaración de 2017 sería de 45,3 millones (los 42,7 resultantes de las modificaciones sobre el IRPF y el resto, procedente de otras variables: impuesto energía, etc).

PATRIMONIO

La reforma del Impuesto de Patrimonio mantiene la actual tarifa de tipos, pero introduce cambios en los límites: el mínimo exento se establece en 550.000 euros (800.000 en la actualidad); el umbral de tributación se sitúa en 1.000.000 de euros (ahora 1,5 millones); y el tratamiento de bienes y participaciones empresariales pasa de exención a deducción del 100% de la cuota correspondiente a los primeros 500.000 euros de valoración y del 80% de la cuota correspondiente al resto.

La vivienda habitual continúa exenta en los primeros 250.000 euros de su valor. Sí se modifica el llamado escudo fiscal: la reducción de la cuota podrá ser, como máximo, del 65% (antes 75%) si las cuotas de IRPF y Patrimonio superan el 65% de la base imponible del IRPF.

IMPUESTO DE SOCIEDADES

El proyecto de Ley Foral modifica la tributación de las grandes empresas, que pasa del 25% al 28%. Para las PYMES y Micropymes se conservan los actuales tipos del 23% y el 19%, respectivamente.

Para todas las entidades se establece un suelo tributario (mínimo que se debe pagar después de las deducciones) del 13%, frente al 10% actual. No obstante, las PYMES podrán absorber toda la cuota con la deducción por I+D, mientras que las grandes empresas sólo podrán bajar del tipo mínimo computando el 50% de esa deducción.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha