eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

El Ayuntamiento de Pamplona proyecta cerrar al tráfico el Casco Antiguo y peatonalizar Sarasate

Estas medidas se incluyen en la propuesta del Consistorio presentada en la Junta de Tráfico y el alcalde reconoce que se trata de una tarea "árdua y no exenta de controversia"

El proyecto afronta dos meses de exposición pública

- PUBLICIDAD -

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pamplona ha planteado cerrar al tráfico el Casco Antiguo, convertir en peatonal el paseo de Sarasate, Bosquecillo y plaza de Baluarte, establecer circuitos de circulación de vehículos por el Primer Ensanche y por las calles entre Sarasate y Conde Oliveto o convertir esas calles en zona verde de aparcamiento exclusivo para residentes.

Son algunas de las medidas que recoge la propuesta del Ayuntamiento de Pamplona presentada este viernes en la reunión de la Junta de Tráfico y que se basa en tres actuaciones principales: la peatonalización integral del Casco Antiguo, la semipeatonalización del Primer Ensanche y la recuperación de los dos sentidos de circulación en la Vuelta del Castillo.

Así, el proyecto incluye la creación de una turborotonda en la confluencia de Monasterio de Urdax con Vuelta del Castillo y que esa vía sea de doble sentido en todo su trazado, recuperando la situación de hace un año, antes de la reordenación llevada a cabo en diciembre de 2014.

Se trata de un proyecto para "promover un nuevo plan de movilidad urbana más sostenible para poder construir una ciudad más habitable, más social y respetuosa con el medio ambiente" y que apuesta por "fórmulas más amables como la peatonal, la ciclista o el transporte público", ha explicado el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, que ha reconocido que esta propuesta "es una tarea árdua y no exenta de controversia". Si bien, el concejal de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Aritz Romeo, ha asegurado que "no ha habido una oposición manifiesta por parte de los grupos municipales" en la Junta de Tráfico.

"Se pretende impulsar un nuevo modelo de ciudad que priorice al peatón" ha resaltado el concejal de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Aritz Romeo, que ha valorado que la propuesta "prima el equilibrio entre espacios de la ciudad" e impulsa "la creación de un corredor verde que conecte el centro de Pamplona con diversos 'pulmones' de la ciudad".

El proyecto se someterá en los dos próximos meses a un proceso de exposición pública que incluye diferentes reuniones con vecinos y con organismos como el Observatorio de la Bicicleta, el próximo día 19 de noviembre, y la Mesa del Casco Antiguo, el día 17. En estas citas se explicarán las medidas proyectadas y se recogerán aportaciones que se valorarán desde un punto de vista técnico antes de iniciar los trabajos.

El alcalde de Pamplona ha puesto en valor que esta propuesta viene "con un aval técnico" a través de informes que han elaborado expertos de la Policía Municipal de Pamplona e incluyen cambios en la regulación del tráfico como un primer paso para llevar a cabo actuaciones urbanísticas que consoliden un modelo de ciudad en la que se priorice al peatón respecto al coche.

La intención de la junta de gobierno del Consistorio es concentrar las medidas contempladas en una sola actuación que se llevará a cabo de forma gradual a partir del próximo mes de enero en el plazo aproximado de un año. El coste estimado es de 400.000 euros y las primeras actuaciones comenzarían en la zona del Primer Ensanche. En este sentido, el Ayuntamiento de Pamplona podría contar con subvención europea al concurrir con este proyecto a una convocatoria de ayudas en 'smart city'. A este proyecto seguirán otras actuaciones dirigidas a "establecer un marco integral de movilidad", ha destacado Asiron.

Peatonalización del Casco Antiguo

Según el proyecto presentado, se cerrará al tráfico la totalidad de las calles del Casco Antiguo, salvo para los vehículos de las personas residentes, los vehículos de carga y descarga por el tiempo limitado establecido y, de forma puntual, para aquellos vehículos especialmente autorizados, como por ejemplo, vehículos de emergencias, de policía, oficiales o clientes de hoteles ubicados en el barrio.

Además, se eliminará el sistema de pivotes para el control de acceso al Casco Antiguo que se sustituirán por un sistema inteligente de cámaras de lectura de matrículas para controlar las entradas y las salidas. Se prevé la colocación de trece cámaras distribuidas por todos los accesos y salidas del Casco Antiguo.

Por último, se habilitará la bolsa de aparcamiento de la Cuesta de Labrit como zona verde durante todo el día, es decir, solo podrán estacionar su vehículo en las 57 plazas habilitadas los vecinos con tarjeta municipal de residentes.

Semipeatonalización del primer Ensanche

El plan plantea la conversión del paseo de Sarasate en un boulevar cerrado al tráfico en el que únicamente pueda circular el transporte público. También se peatonalizará completamente la calle Bosquecillo.

Entre ambos puntos desaparecerán 33 y 51 plazas de zona azul, respectivamente, que en el caso de los vecinos se verán compensadas por las plazas de residente habilitadas en la cuesta del Labrit y en la zona entre Sarasate y Conde Oliveto.

El proyecto incluye también modificaciones en avenida Yanguas Miranda, Navas de Tolosa y avenida del Ejército. Se eliminará la ruta de salida hacia la avenida de Zaragoza, restringiendo parte de la calle Padre Moret para uso exclusivo del transporte público y creando en el resto de calles del Primer Ensanche circuitos específicos de entrada y salida, no de circulación de tráfico, ya que las plazas de aparcamiento serán zona verde durante todo el día, solo para que puedan aparcar los vecinos.

Algo parecido se proyecta para la zona que delimitan el paseo de Sarasate, San Ignacio y las avenidas de Yanguas y Miranda y Conde Oliveto. Los circuitos de tráfico establecidos serán de entrada y salida y las zonas de aparcamiento exclusivamente para vecinos residentes durante todo el día. El proyecto incluye convertir las  calles Alhóndiga y Vínculo en peatonales. En el entorno de la plaza de Baluarte, se cerrará al tráfico, salvo para el transporte urbano, la calle Padre Moret desde General Chinchilla para crear un recorrido peatonal que conecte el Casco Antiguo y el Primer Ensanche con Baluarte y la Ciudadela.

Estas modificaciones provocarán también que el tramo de la avenida Yanguas y Miranda, desde su confluencia con el paseo de Sarasate hasta llegar a la altura de la calle General Chinchilla, quedará cortado al tráfico excepto para vehículos del transporte urbano comarcal. Es más, para los autobuses, el tramo se habilitará en doble sentido de circulación.

Dos sentidos en la Vuelta del Castillo

El proyecto presentado esta mañana en la Junta de Tráfico propone recuperar la circulación en la zona de Iturrama Viejo y como estaba antes de los cambios realizados en diciembre de 2014. Por ello, la Vuelta del Castillo volverá a ser de dos direcciones en todo su recorrido y se creará una 'turborotonda' en la confluencia de esa vía con Monasterio de Urdax para regular el acceso a ambas calles y organizar la distribución del tráfico a Pío XII y a Sancho el Fuerte.

Con estos nuevos cambios, se trata de paliar la saturación de tráfico generada en el entorno de las calles adyacentes a Monasterio de Urdax.

El inspector del Grupo Tecnológico de la Policía Municipal de Pamplona, Jesús Estanga, ha reconocido que las modificaciones contempladas provocarán "afecciones de tráfico" en distintas zonas que "intentaremos resolverlas como hasta ahora hemos hecho". "Sabemos dónde nos vamos a encontrar problemas pero creo que el precio a pagar merece la pena con el beneficio de la medida", ha opinado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha