eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

El Parlamento de Navarra rechaza las enmiendas a la reforma fiscal, que sigue su trámite en la Cámara foral

El consejero Aranburu dice que quiere "fortalecer los servicios públicos", mientras UPN y PPN critican con dureza la reforma

- PUBLICIDAD -

El pleno del Parlamento de Navarra ha rechazado este jueves las enmiendas a la totalidad presentadas por UPN y PPN contra la reforma fiscal del Gobierno foral, que sigue por tanto su trámite en el Parlamento de Navarra hasta llegar a su aprobación definitiva.

UPN y PPN han dedicado duras críticas al proyecto del Ejecutivo, calificándolo como "tóxico, injusto e insolidario", si bien no han convencido a los cuatro grupos que sostienen al Gobierno foral, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, que han rechazado las enmiendas. El PSN, por su parte, se ha abstenido.

En el inicio del debate, el consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu, ha afirmado que la reforma fiscal tiene dos objetivos fundamentales: "Por un lado, reforzar la equidad y la progresividad del sistema tributario de la Comunidad foral, y por otro lado, lograr una mejora de la recaudación de los ingresos públicos para la financiación de los presupuestos orientados a las políticas sociales, y que posibilite el fortalecimiento de los servicios públicos en general".

El portavoz de UPN, Javier Esparza, ha afirmado que la reforma fiscal es "tóxica" y "tiende casi a un sistema confiscatorio". "Es un castigo brutal a los navarros, a las familias y a las empresas", ha dicho, para pedir al Gobierno que "limite el impacto" porque "está a tiempo".

Javier Esparza ha señalado que "en el último año, bajando los impuestos, se ha recaudado más" y ha afirmado que "la mejor forma" de aumentar la recaudación es generar actividad económica y empleo. Además, ha apuntado que "no es adecuado tomar decisiones tributarias sin tener en cuenta los entornos, porque estamos compitiendo con otros territorios para hacer esta tierra más atractiva y que sea capaz de generar más actividad económica y traer más empleo".

El parlamentario de Geroa Bai Jokin Castiella ha respondido a las enmiendas de UPN y PP señalando que el objetivo de la reforma fiscal es establecer un sistema "justo y equitativo, que grave a los contribuyentes no por igual, como pretenden UPN y PP, sino de manera equitativa, que no es lo mismo".

Además, ha criticado que UPN hable de una "subida generalizada de impuestos, porque el 62 por ciento de los contribuyentes pagarán igual o menos que hasta ahora, y no por repetir una y mil veces la mentira se convertirá en realidad".

El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, ha afirmado, frente al discurso "apocalíptico" de UPN y PPN, que su grupo está "satisfecho" con la reforma que ha presentado el Gobierno, porque "buena parte de estas medidas estaban en nuestro programa electoral y se han incorporado a este proyecto de ley".

Araiz ha afirmado que "lo que molesta a UPN y PPN es que cuatro fuerzas políticas hayamos sido capaces de ponernos de acuerdo en un tema tan complejo como la reforma fiscal" y ha insistido en que EH Bildu "se ve reflejado en el proyecto" presentado por el Gobierno.

La parlamentaria de Podemos Fátima Andreo ha criticado "las rebajas fiscales que favorecen más a quienes más ingresos obtienen y que además impiden a la administración ofrecer servicios de calidad a la ciudadanía".

Además, ha señalado que "las empresas buscan trabajadores cualificados, servicios logísticos y buenas comunicaciones, en eso es en lo que queremos competir y no en una subasta a la baja de los impuestos". Finalmente, ha señalado que "nadie" puede creer que la próxima legislatura el PP vaya a bajar los impuestos, teniendo en cuenta que los subió al inicio de la legislatura.

EL PSN, ABSTENCIÓN "CRÍTICA Y PROPOSITIVA"

La parlamentaria del PSN Ainhoa Unzu ha señalado que la reforma fiscal "no agrada para nada" al Partido Socialista, pero ha explicado su abstención a las enmiendas a la totalidad por que "somos críticos y a la vez propositivos".

Así, ha explicado que el PSN ha presentado una batería de enmiendas "para evitar que la reforma perjudique a las rentas bajas y medias y a la actividad de las empresas". "No decimos que no hay que subir impuestos. Apoyaríamos una reforma fiscal que sirviera para garantizar servicios públicos de calidad y favorecer la actividad económica", ha asegurado.

Por su parte, la portavoz del PPN, Ana Beltrán, ha afirmado que el proyecto de reforma fiscal es "absolutamente injusto, insolidario e inadmisible". "Este Gobierno va a tener el dudoso honor de hacer a todos los navarros más pobres", ha indicado.

La parlamentaria 'popular' ha destacado que en España "está creciendo la actividad económica y el consumo, algo que se debe también a la reducción de los tipos impositivos", por lo que ha criticado que el Gobierno foral "va contracorriente". Ha reconocido que el PP subió los impuestos cuando llegó al Gobierno de España, "pero lo hizo por el agujero que nos habíamos encontrado y ahora se ha devuelto".

Por último, el portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, ha afirmado que a finales de diciembre ésta será la primera ley "importante" que apruebe el Parlamento y ha dicho que "esto es el cambio, porque ya no hay una mayoría en este Parlamento al servicio de algunas élites empresariales, sociales y económicas de Navarra, a cuyo dictado hicieron la anterior reforma".

José Miguel Nuin ha afirmado que esta nueva mayoría dice "no a más recortes y sí a un sistema fiscal justo". "Vamos a aprobar una ley que da un giro notable refresco a las reformas regresivas e injustas que se han hecho en Navarra por parte de la derecha y con el apoyo del PSN en algunos casos", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha