eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¡Hoy ganan las chicas! Mañana ya veremos

Eventos como la "carrera de la mujer" promocionan un ideal de la mujer deportista solamente preocupada en la delgadez como objetivo del ejercicio físico

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Foto: JuaneDc

Foto: JuaneDc

Who run the world? Girls! (¿Quién maneja/corre el mundo? ¡Las mujeres!). Tras citar esta oda de Beyoncé, una de las grandes pensadoras y profetas del feminismo mainstream, lanzo la pregunta que tenía guardada desde la primera edición de la " carrera de la mujer": ¿qué imagen de la mujer deportista promueve este evento de participación masiva?

Quise ahuyentar como moscas esos pensamientos feminazis con el suplemento del ¡HOLA!, cegarme con los contenidos light y bajos en azúcar que regalaban con la bolsa de la corredora... Pero imposible no sufrir el impacto de aquella horda de mujeres ataviadas con prendas rosa flúor en lo que cada año se consolida como el mayor evento femenino de carrera a pie en Europa.

Este dato valdría por sí mismo de no ser porque gran cantidad de mujeres no equivale a igualdad y promoción del deporte. Y es que una cosa es correr y otra andar, porque parece que como hoy ganan las chicas (lema del evento) las cuestiones de superación y exigencia física quedan en un todo vale en aras de una mínima recaudación para la investigación contra el cáncer, comparada con el porcentaje que se logra por cada inscripción en otras competiciones solidarias.

Foto: Bárbara G. Vilariño

Foto: Bárbara G. Vilariño

En la previa a la carrera, la organización monta una feria de la mujer deportista en la que se pueden recoger los dorsales junto con un adoctrinamiento en la cultura de productos bajos en calorías. Productos como mayonesa o smoothies –un licuado de toda la vida disfrazado de extranjerismo– que ni siquiera tienen un enfoque deportivo, sino que potencian los valores de delgadez y cuerpo esbelto como ideales femeninos.

Entre tanto foco y tanto rosa, en una esquina, defenestrado, se encuentra un puesto dedicado a productos para la eficiencia física en la práctica deportiva. Con la bolsa de la corredora, por supuesto, no podían faltar obsequios tan funcionales como la mencionada revista de moda –de calle, para que después de sudar un pelín vayas monísima–, unas bolsitas de stevia –el azúcar esnob– o las tortitas de cero grasa, cero glucosa, cero hidratos y cero vida que seguro que cualquier deportista ingiere para recuperar el cuerpo tras el esfuerzo.

La carrera de la mujer sigue su recorrido de ocho ciudades españolas hasta noviembre. Puede que haya iniciado a muchas en el ejercicio físico, y no niego que haya sido hasta emotivo ver a féminas de todas las edades aupándose y aplaudiéndose, llenando las zonas habituales de entreno con empoderamiento y fuerza. Es plausible, pero hay que plantearse el fondo de la cuestión: fomentar el deporte únicamente como medio para lograr el ideal de esbeltez, ignorando los factores de bienestar y autoestima implicados.

Ante toda esta carrera de obstáculos a base de prejuicios, cabe plantearse que eventos masivos no se queden en que solo hoy ganen las chicas y que tengamos un mañana de grandes horizontes deportivos y menos hercúleas con maquillaje.

Firmado: una orgullosa hercúlea con puesto 141 de 6.500 corredoras/andariegas en la carrera de la mujer de A Coruña.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha