eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Antonio Moral sobre Abbado: "Fue un músico único"

- PUBLICIDAD -
Muti destaca cómo Abbado marcó la historia de la dirección de orquesta

Muti destaca cómo Abbado marcó la historia de la dirección de orquesta

A Antonio Moral, actual director del Centro Nacional de Difusión Musical y entonces director artístico del Teatro Real, le cabe el honor de haber convencido a Claudio Abbado, fallecido hoy en Bolonia a los 80 años de edad, para dirigir ópera en España por vez primera. "Fue único", destaca de él.

Ocurrió en abril de 2008, cuando Abbado ocupó el foso del Teatro Real, junto a la Joven Orquesta Gustav Mahler, "su" orquesta en estos últimos años, para dirigir dos de las tres funciones programadas de "Fidelio", la ópera de Beethoven.

"Era la primera vez que dirigía ópera en España", destaca Antonio Moral, para quien la muerte de Abbado supone el punto y final a un capítulo muy importante de la historia de la música del último tercio del siglo XX y la primera década del XXI.

Abbado, dice Antonio Moral, "ha sido uno de los grandes maestros, sin duda. Con él se cierra un capítulo, en el que figuran otros genios como Celibidache, Carlo Maria Giulini y Carlos Kleiber", directores de orquesta todos ellos "que han estado por encima de lo que es un maestro. Todos fueron absolutamente geniales".

De Claudio Abbado, el director del CNDM destaca su "genialidad innata", sobre todo en el repertorio operístico italiano y en la música de Mahler, sin despreciar su compromiso con el repertorio contemporáneo.

"Ha sido único. Deja un vacío que no se podrá llenar. Con él se acaba una era de grandes directores de orquesta. Ahora la concepción de la dirección orquestal es otra, diferente; ni mejor ni peor, diferente".

El "Fidelio" que Abbado dirigió en el Teatro Real, con dirección de escena del alemán Chris Grause, que sustituyó al canadiense Robert Carsen, inicialmente previsto, formaba parte de un amplio proyecto artístico en torno a Beethoven que el coliseo madrileño hizo realidad en colaboración con el Teatro Municipale de Reggio Emilia (Italia), dirigido por Daniele Abbado, hijo del maestro fallecido, y el Festival de Baden-Baden, en Alemania.

El propio Claudio Abbado escogió el título que quería dirigir para su debut operístico en España. "Estuvo en el proyecto desde su inicio, seleccionando a los cantantes... Y una de las tres funciones programadas se la cedió a un joven director de orquesta, Elvind Gullberg Jensen, que ocupó su lugar en el foso".

"Si algo destaca en la biografía de Abbado es su generosidad con los jóvenes, con los músicos que empezaban su carrera. Siempre intentó dar paso a las nuevas generaciones", recuerda Antonio Moral.

Si algo llamó la atención a Moral del maestro fallecido, después de convivir con él varios días en el Teatro Real, fue "su humildad, su ausencia de divismo, su sinceridad a la hora de interpretar la música que siempre quiso hacer. Nunca -recalca- se vendió comercialmente, como ha ocurrido con otros".

Además de las tres funciones de "Fidelio" programadas por el Real, el proyecto artístico con Abbado contempló un concierto sinfónico del maestro junto a la Orquesta Mahler, de la que se llegó a hablar para que hiciera una "residencia en Madrid, un proyecto que agradaba al maestro".

Un proyecto que no tuvo continuidad tras la salida de Antonio Moral del Teatro Real en 2010, para ser sustituido por Gerard Mortier.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha