eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Encuentran muerto a un exagente de Pinochet en un parque de Santiago de Chile

- PUBLICIDAD -

Héctor Manuel Lira Aravena, un exagente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta de Pinochet, fue encontrado muerto esta mañana en un parque del municipio santiaguino de Ñuñoa con un disparo en la cabeza, informaron fuentes policiales.

El capitán de Carabineros Rodrigo Mejías, de la 18ª Comisaría de Ñuñoa, indicó a periodistas que el cadáver del exagente fue encontrado en la mañana de este viernes en un banco del parque Juan XXIII por un transeúnte que llamó de inmediato a la policía uniformada.

Según detalló Mejías, el cuerpo fue hallado con una herida en la cabeza y un revólver en su mano.

La Fiscalía Metropolitana Oriente, a cargo del caso, ordenó a la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) realizar las pericias necesarias para establecer si el exagente se suicidó, como sugieren las evidencias encontradas en el sitio del suceso, o hubo intervención de terceros en su muerte.

Lira, de 69 años, estaba condenado en un fallo de primera instancia a ocho años de prisión, con el beneficio de la libertad provisional bajo fianza, por 17 víctimas de la "Operación Colombo".

La citada operación fue un montaje con el que la dictadura chilena (1973-1990) trató de encubrir las desapariciones de 119 personas, que contó con la colaboración de las dictaduras militares de Argentina y Brasil.

También fue uno de los agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI), un organismo de inteligencia que funcionó como organismo de represión estatal tras la disolución de la DINA durante el régimen militar de Pinochet.

Una de sus tareas en ese organismo, según expedientes judiciales, consistió en buscar información y hacer un seguimiento del líder sindical Tucapel Jiménez, que fue secuestrado y asesinado el 25 de febrero de 1982.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, dijo en declaraciones a los periodistas que su muerte "es un acto de cobardía" y que, una vez más, "trunca los anhelos de los familiares de detenidos desaparecidos de que se haga justicia".

"A lo mejor empezaremos a revisar cómo se deja en custodia estos criminales que son condenados y que ya por lo menos más de tres de ellos evaden la Justicia suicidándose, porque finalmente no dejan de ser responsables de crímenes, ni asesinatos, ni de torturas", agregó Pizarro.

"Uno diría que es un acto de cobardía y la cobardía nace desde el momento en que se transforman en agentes criminales de la dictadura", recalcó.

La Operación Colombo es considerada el primer episodio de la Operación Cóndor, que fue una coordinación entre las dictaduras militares de los países del Cono Sur para eliminar opositores.

Durante la dictadura de Pinochet, según cifras oficiales, unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de las cuales 1.192 figuran aún como desaparecidas, y más de 33.000 como secuestrados, torturados y encarcelados por causas políticas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha