eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juzgan a una pareja de etarras huidos por matar al catedrático Manuel Broseta

- PUBLICIDAD -
Juzgan a una pareja de etarras huidos por matar al catedrático Manuel Broseta

Juzgan a una pareja de etarras huidos por matar al catedrático Manuel Broseta

La Audiencia Nacional juzgará el próximo viernes a la pareja de etarras huidos Juan Jesús Narvaez Goñi, Pajas, e Itziar Alberdi Uranga, María, por asesinar en 1992 de un disparo en la cabeza al catedrático Manuel Broseta Pont en Valencia, por lo que se enfrentan a una petición fiscal de 56 años de cárcel.

Este es el segundo juicio en una semana contra Narvaez Goñi desde que fue entregado a España en febrero de 2014 junto a su pareja, con la que residió durante 22 años en Puerto Vallarta llevando una vida normal.

Según el escrito de acusación del fiscal, ambos estaban integrados entre 1991 y 1992 en el comando Ekaitz de ETA y recibieron de la dirección de la banda las instrucciones para acabar con la vida de Broseta.

Al catedrático, indica el fiscal, le consideraban un objetivo primordial porque era "no solo un profesor de universidad, sino también miembro del Consejo de Estado español, responsable de la Ley de Armonía de las Autonomías y miembro del consejo de administración de varios bancos".

Recibida la información sobre la víctima, que tenía tres hijos, la pareja decidió asesinarle cuando saliera de impartir sus clases en la facultad situada en la avenida de Blasco Ibáñez de Valencia, para lo que usaron un coche que robaron y al que cambiaron la matrícula.

En el maletero del vehículo metieron un artefacto explosivo con un temporizador con el que pretendían matar a los miembros de los cuerpos de seguridad que lo manipulasen tras el atentado.

En la mañana del 15 de enero de 1992, relata el fiscal, los acusados se trasladaron en el coche a las proximidades de la facultad de Derecho donde Broseta daba sus clases y, una vez allí, se fueron a los jardines del centro, donde esperaron a que apareciera el profesor.

Sobre las 10.20 horas, vieron a Manuel Broseta, se acercaron por la espalda con cautela y le dispararon con un arma a escasos centímetros de la cabeza, lo que le causó instantáneamente la muerte.

Inmediatamente después, los dos etarras subieron al vehículo y lo abandonaron luego en la avenida de Aragón no sin antes activar la carga explosiva del maletero.

Sobre las 12.15 horas, la Policía localizó el coche, acordonó la zona y los especialistas del TEDAX lo inspeccionaron. A las 13.05 horas hizo explosión, causando heridas graves en los brazos a un policía que tardaron dos años en curar.

Unos días después del asesinato, el 3 de febrero, ETA reivindicó su autoría en un comunicado difundido en el diario Egin, en el que se atribuía doce atentados, entre ellos el de Broseta.

El catedrático, nacido en 1932, tenía tres hijos y era miembro del Consejo de Estado, vocal de la Comisión General de Codificación, miembro del Consejo de Administración del Banco de Valencia y del consejo de redacción de diversas revistas jurídicas, así como abogado en ejercicio.

Por este atentado, el fiscal Daniel Campos pide para ambos penas que suman 56 años de cárcel por los delitos de asesinato terrorista, tentativa de asesinato, uso ilegítimo de vehículo y sustitución de placas, del Código Penal de 1973.

Narváez Goñi fue juzgado hace unos días en la Audiencia Nacional como autor del asesinato a tiros de dos policías en Barcelona en 1991, por lo que la Fiscalía le pide otros 60 años de cárcel.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha