eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La OMS denuncia que solo funciona el 45 % de los centros de salud del Yemen

- PUBLICIDAD -

Menos de la mitad de los centros de salud del Yemen funciona y la gran mayoría lo hace a un tercio de su capacidad y sin el personal y el material necesarios, denunció hoy en un entrevista a Efe el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en ese país, Nevio Zagaria.

"En el Yemen hay unos 4.000 centros de salud, de ellos 220 son hospitales, un millar centros intermedios y el resto dispensarios. De todos ellos, solo el 45 por ciento está funcionando y la inmensa mayoría de forma parcial", afirmó Zagaria.

Agregó que, "de todos los centros inutilizados, 250 fueron atacados directamente y la inmensa mayoría están completamente destrozados".

El representante de la OMS participó en Ginebra en la conferencia internacional de donantes organizada por la ONU y los gobiernos de Suiza y Suecia para recaudar al menos 2.100 millones de dólares, el monto solicitado por el organismo multilateral para 2017, de los cuales los países se comprometieron hoy a otorgar 1.100 millones.

Durante el acto se puso una vez más de manifiesto la desesperada situación de un país donde tres de cada cinco personas necesitan ayuda urgente para poder sobrevivir y casi 7 millones no vivirán si no se les entrega comida de forma inmediata y continuada.

En este contexto y tras dos años de un conflicto civil que ha causado al menos 8.000 muertos y 50.000 heridos, "estás cifras no son más que la punta del iceberg", indicó Zagaria, quien recalcó que el sector sanitario está "bajo mínimos".

"La capacidad del sistema de salud para afrontar las necesidades de la población está dramáticamente reducida", subrayó e indicó que, incluso cuando se entrega asistencia, "la calidad que se ofrece es extremadamente baja".

El conflicto en el Yemen estalló cuando los rebeldes hutíes ocuparon en septiembre de 2014 la capital, Saná, y otras provincias del norte y centro del país, tras lo que el Gobierno se trasladó a la ciudad costera de Adén, en el sur.

La guerra se recrudeció en marzo de 2015 cuando la coalición militar integrada por países suníes y respaldada por Estados Unidos intervino directamente en el Yemen a favor de las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, el único reconocido por la comunidad internacional.

La coalición encabezada por Arabia Saudí ha establecido un bloqueo naval y aéreo que dificulta mucho la capacidad de importar comida, combustible y todo tipo de material, incluidos medicinas e instrumental médico.

Según datos de la OMS, desde que en marzo de 2015 comenzaran los enfrentamientos armados el flujo de medicamentos esenciales hacia el Yemen se ha reducido en casi un 70 %.

"Falta de todo. Nosotros (la OMS) entregamos 3,5 millones de litros de combustible para hacer funcionar los hospitales que aún están abiertos, pero aun así la mayoría funciona a un tercio de su capacidad", dijo Zagaria y recordó que muchos pacientes con problemas renales mueren al no poder acceder a diálisis.

A su juicio, otro de los grandes problemas es la falta de personal: "Hace meses que los trabajadores sanitarios no reciben sus salarios. Si no hay personal, aunque haya material, no se puede trabajar".

Para este experto, es "crucial" que la comunidad internacional establezca un mecanismo de transición que pueda ayudar a costear los sueldos, pues, "si los funcionarios no reciben el salario, buscan en otro lugar cómo alimentar a sus familias, y los centros sanitarios que no están destruidos o tienen material tampoco pueden trabajar porque les falta personal".

Zagaria también alertó de las enfermedades transmisibles, con una epidemia de cólera en el país que ya afecta a 24.000 personas, así como un brote de sarampión.

"La cobertura inmunológica es de un 80 %, pero sabemos que hay zonas, especialmente donde el conflicto es más intenso, en las que esos niveles son mucho menores y en cualquier momento puede surgir un nuevo brote", advirtió.

Recordó que quienes pagan el precio más alto son los menores, especialmente los más pequeños y los recién nacidos.

"No tenemos datos concretos sobre mortalidad materno-fetal, pero sabemos que la mitad de los decesos de menores de 5 años son recién nacidos. Eso da una idea de la escasa o nula atención a las embarazadas y a los partos", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha