eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

El PP cede a la presión y dice sí a la tramitación de la ILP sobre los desahucios

Los conservadores argumentan su cambio de postura por el hecho de que la propuesta del Gobierno y la ciudadana se tramitarán de forma conjunta

Los diputados conservadores mantienen su frontal oposición a la dación en pago

74 Comentarios

Alonso no sabe quién miente sobre los papeles del PP, si Bárcenas o Trías

(EFE)

El PP ha cedido a la presión y ha decidido votar a favor de que se debata en el Congreso la Iniciativa Legislativa Popular contra los desahucios. Aunque durante todo la jornada, los conservadores han mantenido que vetarían con un "no amable" la iniciativa avalada por las firmas de 1.402.854 ciudadanos, al final han cambiado de opinión. La explicación formal es que han conseguido garantías de los servicios jurídicos de que la tramitación de la ILP no interferirá en la de la propuesta del Gobierno. El hecho es que el cambio de postura ha llegado pocas horas después de conocerse un nuevo suicidio, el de un matrimonio de Palma de Mallorca a punto de quedarse sin techo. Solo en los tres últimos días, los diputados habían recibido más de un millón de correos electrónicos. La presión era insostenible.

Los diputados del PP hicieron malabares durante todo el día. Primero para justificar su negativa y después, para explicar su marcha atrás acogiéndose a las cuestiones del reglamento de la Cámara. El anuncio de Alfonso Alonso se produjo fuera del hemiciclo, poco después de las seis de la tarde. Mientras, en la tribuna, la mayoría de los grupos afeaba al PP su actitud y pedía que reconsiderara la posición.

Que se tome en consideración la ILP impulsada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), los sindicatos, y grupos políticos como IU-ICV y BNG, no significa más que eso, que se tomará en consideración y se discutirá. La mayoría absoluta del PP tumbará después la principal de las medidas exigidas: la dación en pago retroactiva. Mientras, la negociación de las propuesta del Gobierno sigue el trámite de enmiendas y aunque las posiciones siguen muy alejadas, el ministro Luis de Guindos ha hecho pequeñas concesiones. Entre ellas, hablar de la reducción de los intereses de demora, dar más poder a los jueces para condonar parte de la deuda o poner coto a los desmanes de las tasadoras de las entidades bancarias.

Desde la tribuna, el PP presumió de haber incorporado las demandas ciudadanas en su texto. Y hasta se permitió afirmar que entendían el enfado de los miembros de los colectivos antidesahucios "ante la inacción del gobierno socialista". A los pocos minutos, todos los activistas de la PAH fueron expulsados de la tribuna por gritar "sí, se puede", y uno de ellos detenido por, según la policía, insultar a los diputados.  En la calle, cientos de personas que se habían congregado desde la mañana para ejercer presión, celebraban con el mismo grito que el PP hubiera dado marcha atrás.

El apoyo a esta reivindicación ciudadana por parte de los diputados ha sido desigual. Algunos grupos de izquierda llevan años presentando iniciativas parlamentarias para evitar los desahucios. Es el caso de IU-ICV-ERC, los partidos que forman el grupo Izquierda Plural, así como del BNG. Los socialistas han modulado su postura. Después de haber vetado durante años las propuestas de los grupos minoritarios, han acabado recogiendo gran parte de las exigencias de los colectivos antidesahucios. El PP se ha opuesto frontalmente más allá de congelar las expulsiones durante dos años con criterios muy restrictivos y proponer un parque de 6.000 viviendas para alquiler social.

Ada Colau, voz de la PAH, había advertido desde primera hora de la mañana que negarse a tramitar la ILP era "dar una patada" a los ciudadanos. Joan Tardà, de ERC, recordaba que el hecho de "que una acción sea legal no quita que sea criminal" y repetía así el adjetivo empleado por Colau y que tanto ofendió a algunos diputados. Joan Coscubiela, de ICV, acabó la tarde con una felicitación desde la tribuna. Dirigida a los activistas por estar convencidos de "que la única batalla que no se gana es la que no se da". Salvado el obstáculo de traspasar las puertas del Congreso, la ILP seguirá su trámite. Con 333 votos a favor y una sola abstención, la de Juan Manuel Albendea (PP), el diputado encargado de defender poco antes que los toros sean declarados bien de interés cultural. Mientras, en la calle, los miembros de los colectivos antidesahucios seguirán con la presión y respaldando a los que pueden perder su casa.

El Congreso debatirá la ILP para declarar los toros Bien de Interés Cultural

El Congreso también ha dado luz verde a la Iniciativa Legislativa Popular que reclamaba que los toros se declaren Bien de Interés Cultural. La petición ha contado con el apoyo de PP, UPN, UPyD y Foro Asturias, mientras que CiU, Izquierda Plural, PNV y ERC han votado en contra. Por su parte, el PSOE se ha abstenido.

La Federación de Entidades Taurinas de Cataluña recabó medio millón de firmas a favor de declarar los toros Bien de Interés Cultural después de que se prohibieran las corridas en Cataluña a partir de enero de 2012. 

Tras la admisión a trámite, el proyecto de ley pasará a la Comisión de Cultura, donde los diferentes grupos podrán presentar enmiendas.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

- PUBLICIDAD -

La nueva revista de eldiario.es ya está en quioscos

eldiario.es publica un monográfico sobre la convulsión que vive la izquierda.

- PUBLICIDAD -

Boletín de eldiario.es

Recibe cada mañana una selección de lo mejor en información y análisis.


- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- Publicidad -
- PUBLICIDAD -