eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PP vasco esperaba el mal resultado por su débil estructura debido a ETA

- PUBLICIDAD -
El PP vasco esperaba el mal resultado por su débil estructura debido a ETA

El PP vasco esperaba el mal resultado por su débil estructura debido a ETA

La presidenta del PP de Euskadi, Arantza Quiroga, ha asegurado hoy que sabía de antemano que los populares tendrían un mal resultado en las elecciones locales y forales, y lo ha achacado a que durante la etapa del terrorismo el partido no pudo afianzar su estructura porque vivió "volcado en la supervivencia" .

Quiroga ha comparecido hoy por primera vez ante los medios de comunicación tras las elecciones del pasado domingo, en las que el PP vasco perdió casi 45.000 votos en comparación con los comicios de 2011 y ha pasado de tener 163 concejales a 79 en los ayuntamientos y de 21 procuradores a 10 en las tres juntas generales.

Quiroga ha asegurado que cuando hace dos años asumió la presidencia del PP vasco "era muy consciente de la realidad" del partido, que no estaba "en alza", y sabía que esta cita electoral iba a ser "el inicio" de una nueva etapa en la que se deben modernizar y fortalecer las estructuras del partido.

Ha achacado el mal resultado de su partido a varios factores: el desgaste de la marca PP en España, la polarización del voto PNV-EH Bildu en Gipuzkoa para desalojar a los abertzales de las instituciones, la "fortaleza" del PNV en Bizkaia y la consiguiente abstención del electorado popular y, sobre todo, la "debilidad estructural" del PP en estos dos territorios.

Ha recordado que la "travesía" del PP en Euskadi "no ha sido nada fácil" porque durante el terrorismo vivió "muy volcado en la supervivencia y en la resistencia" y ello le "impidió hacer un trabajo de asentamiento y poder buscar personas para hacer una organización fuerte".

Por ello, su "diagnóstico" de cara al futuro pasa por "un reseteo" de la organización del PP en ambas provincias, para lo cual ya se está elaborando un "plan de acción a corto, medio y largo plazo" encaminado a "modernizar las estructuras, hacerlas más ágiles, penetrar en la sociedad e incorporar personas".

Quiroga ha explicado que se trata de un plan que "necesita tiempo" porque "esto no se cambia de la noche a la mañana" y "no hay fórmulas mágicas".

Quiroga ha defendido que depende del propio partido "enderezar algo el rumbo" para "encarar las autonómicas del año que viene "de la mejor manera posible", aunque "la dificultad es evidente".

En su opinión, para recuperar influencia el PP debe transmitir a la sociedad que representa "un proyecto diferenciado", basado en la defensa de la foralidad y el Concierto Económico, en la cohesión social y en que la política lingüística "no sea un tapón" para quien quiera vivir en Euskadi.

La presidenta del PP vasco ha descartado su dimisión -tampoco nadie se lo ha pedido, según ha dicho- porque cuando fue elegida "sabía cuál era la situación". Por tanto, "no tendría ningún sentido que me fuera porque yo asumí el reto sabiendo qué ocurría".

Ha rechazado también que tengan que dimitir los líderes del partido en Bizkaia y Gipuzkoa, Antón Damborenea y Borja Sémper, respectivamente, porque es "partidaria de empezar a pedalear y luego ya se verá".

En el caso de Álava, ha ensalzado los "magníficos resultados" al retener el Ayuntamiento de Vitoria y repetir como la fuerza más votada en la provincia, aunque con un juntero menos que el PNV, y los ha relacionado con "la fortaleza del partido" en este territorio, donde "ya ha se hecho el recorrido" pendiente en Bizkaia y Gipuzkoa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha