eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy no responde a Aznar y defiende la "buena dirección" de su Gobierno

- PUBLICIDAD -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha querido hoy responder al exjefe del Ejecutivo José María Aznar, ha asegurado que seguirá manteniendo sus políticas económicas y ha defendido la "buena dirección" de su Gobierno, aunque "a algunos les gusten más unas cosas y a otros otras".

Rajoy se ha resistido, a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior a la cumbre europea, a comentar las palabras del expresidente del Gobierno y exlíder del PP, José María Aznar, quien ayer, en una entrevista en Antena 3, no descartó que vaya a volver a la política y reclamó al actual Ejecutivo que "actúe" y que baje "ahora" los impuestos.

"Yo tengo que preocuparme de lo que tengo que preocuparme", ha respondido Rajoy en alguna de las muchas ocasiones en las que los informadores le han pedido su opinión sobre la entrevista, y además ha subrayado que no piensa variar el rumbo en su política económica.

Ha insistido desde el primer momento en que tiene "por norma" no comentar "jamás" las opiniones de expresidentes del Gobierno, y tampoco lo va a hacer ahora, y ha advertido a los periodistas que no iban a "encontrarle" en una "polémica" con alguno de sus antecesores, y "menos con el presidente Aznar".

Anoche, en la entrevista televisiva, José María Aznar no descartó su vuelta a la política al señalar que cumplirá con su responsabilidad, su conciencia, su partido y su país "con todas las consecuencias".

El expresidente del Gobierno reclamó además al Gobierno de Rajoy un proyecto político "muy claro" y le instó a "actuar" ante la crisis, con una reforma fiscal profunda que baje "ahora" los impuestos porque "el proceso de castigo a las clases medias está siendo muy fuerte".

En la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo, Mariano Rajoy ni siquiera ha querido decir si vio o no la entrevista, y en cualquier caso ha defendido mantener su política, con la que, según ha dicho, ya se han "empezado a corregir" los importantes desequilibrios que tenía la economía.

Y sabe, ha reiterado, que algunas de las decisiones tomadas "a algunos les gustan y a otros no les gustan", además de señalar que "la gente hace bien en opinar", pero se ha negado a hablar explícitamente de las palabras de Aznar.

Aunque admite que no se ha conseguido aún el "gran objetivo", que es el crecimiento y la creación de empleo, Rajoy ha defendido el rumbo "marcado" y ha insistido en mantenerlo, porque ya está teniendo "efectos positivos".

"Si cambiara la política estaría engañando al conjunto de los españoles, porque yo estoy haciendo en mi Gobierno exactamente lo que creo que debemos hacer", ha apuntado.

"Mi obligación en este momento, que para eso me han elegido los españoles, es gobernar, tomar decisiones y sacar adelante este país de una situación muy difícil como la que ha vivido y la que está viviendo", ha insistido Rajoy.

Además entiende que muchos no compartan sus opiniones, tanto en la política como en los medios de comunicación, pero el Gobierno hace "lo que tiene que hacer". "Y vamos a superar esta situación", ha concluido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha