eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Veinte días sin Buteflika despiertan la inquietud en Argelia

- PUBLICIDAD -
Veinte días sin Buteflika despiertan la inquietud en Argelia

Veinte días sin Buteflika despiertan la inquietud en Argelia

Hoy se cumplen 20 días del ingreso del presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, en el hospital militar Val de Grace de París como consecuencia de un accidente isquémico, al parecer sin complicaciones ulteriores.

Aunque el primer ministro, Abdelmalek Selal, declaró el pasado 11 de mayo que "el presidente de la República se encuentra bien y sigue a diario los asuntos y cuestiones de interés nacional", su casi total desaparición de la escena pública, ha desatado los rumores sobre sí su salud le permitirá presentarse a un cuarto mandato.

Varias personalidades y partidos opositores, como la Reagrupación Constitucional Democrática (RCD) o el ex candidato presidencial Ali Fawzi Rebaine han pedido conocer el parte médico de Buteflika, que ha cumplido 76 años, para saber si está capacitado para optar a un cuarto mandato en las presidenciales previstas para 2014.

"Buteflika está enfermo y su estado de salud no le permite presentarse" a las elecciones, aseguraba Mohcine Belabbes, máximo dirigente del RCD, a un diario nacional una semana antes de que el jefe de Estado argelino sufriera el ataque cerebrovascular que lo mantiene postrado.

"La verdadera cuestión hoy es saber si Buteflika tiene buena salud para presentarse por tercera vez a las presidenciales", se pregunta por su parte Rebain, en la páginas del diario El Watan.

Ante su ausencia y a falta de una fecha oficial para su regreso, los distintos medios nacionales ya han empezado a elaborar sus quinielas sobre los posibles aspirantes a nuevo inquilino del Palacio Presidencial, más allá del exprimer ministro Ahmed Benbitour, que ya mostró su intención de presentarse.

Los también exprimeros ministros Ali Benflis, Mulud Hamruch, Abdelaziz Beljadem y Ahmed Ouyahia, además del actual jefe del Gobierno, Abdelmalek Selal, son algunos de los nombres que suenan en las columnas de los distintos diarios, junto a otros como el islamista Abdala Yabala, antiguo candidato presidencial.

Mientas, tanto Buteflika, como las distintas esferas oficiales continúan manteniendo un mutismo total sobre las intenciones del presidente, elegido por primera vez en 1999 y reelegido en 2004 y 2009, sobre su candidatura para un hipotético cuarto mandato.

Sus problemas de salud vienen de lejos. Desde 2005, cuando fue sometido a una operación en París por una úlcera hemorrágica estomacal, sus apariciones y viajes oficiales al extranjero se han hecho cada vez más escasos.

En el último año no ha ofrecido ningún discurso público y la última vez que se puso frente a los micrófonos para dirigirse a sus conciudadanos fue el 8 de mayo de 2012, dos días antes de las últimas elecciones parlamentarias.

En estos últimos doce meses se constituyó un nuevo Parlamento y un nuevo Senado, se celebraron elecciones municipales y provinciales y tuvieron lugar una intervención militar internacional en el vecino Mali y el mayor secuestro de rehenes en la historia de Argelia, en la planta de gas de In Amenás, en el sureste del país.

En ninguna de estas ocasiones el presidente compareció ante los medios o las cámaras y al igual que en otras ocasiones, se limitó a difundir mensajes escritos.

Para algunos, como el expresidente del islamista Movimiento de la Sociedad por la Paz, Abu Yerra Sultani, que también ha sugerido que podría presentarse a las presidenciales, esta situación es una muestra más de que "el presidente de la República lleva ausente de la política desde hace un tiempo" y que "su hospitalización no aporta nada nuevo".

Su ausencia ha coincidido también con un momento de luchas internas en los dos principales partidos del poder, el Frente de Liberación Nacional (FLN), y la Reagrupación Nacional Democrática (RND), que según numerosos analistas, no se resolverán hasta que se despejen las intenciones del presidente sobre retirarse o mantenerse en la carrera política.

Además, ha coincidido también con el estallido de un escándalo de corrupción en el seno de la gran compañía petrolera estatal Sonatrach, en el que numerosos medios han apuntado directa o indirectamente a miembros del círculo más cercano al jefe de Estado, como el antiguo ministro de Minas Chakib Khelil o su hermano Said Buteflika, sobre cuya implicación se preguntaba el diario El Watan el pasado 24 de abril.

Para muchos, esto ha empujado al país a una situación de punto muerto político, en un momento, además, en el que han comenzado a moverse los engranajes para la reforma de la Constitución, dos años después de las promesas presidenciales en este sentido.

Jorge Fuentelsaz

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha