eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

2015, ¿El año de Palestina en la UE?

- PUBLICIDAD -

Avanzada la conversación sobre el futuro más inmediato, la mayoría de los altos responsables palestinos aterrizan en la misma frase, que repiten como un mantra: "2015 será el año de Palestina en la UE y eso significará un gran cambio. No hay duda".

Y después desgranan razones de cierto peso: desde la pionera decisión de Suecia de reconocer al Estado Palestino -adoptada tres semanas atrás- a la contundencia de las palabras de la nueva jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en su reciente y significativa visita a la zona, la primera al exterior.

Mogherini defendió tanto en Jerusalén como en Gaza y Ramala la "necesidad de tener un estado palestino" e insistió en que su capital debe estar en Jerusalén este, en abierta contradicción con las declaraciones y políticas del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

La jefa de la diplomacia comunitaria condenó, además, la estrategia israelí de ampliar las colonias judías -el gabinete Netanyahu, en el que domina el sector ultranacionalista, es el que más ha favorecido su desarrollo- y exigió el regreso a la mesa de diálogo, pero desde una perspectiva diferente.

Un ángulo que según responsables diplomáticos europeos incluye dotar de mayor legitimidad a la Autoridad Nacional Palestina para tratar de nivelar la balanza y garantizar así el éxito de la solución de los dos estados, por la que Europa apuesta totalmente pese a que parece languidecer.

"Hay que completar el proceso de Oslo. Llevamos años de retraso y se está perdiendo su espíritu. Y no debemos dejar que ocurra, sobre todo en el actual contexto regional", explicó a Efe un funcionario europeo acreditado en Jerusalén.

"Con el reconocimiento se crea un mejor equilibrio, una mejor base para la creación de dos estados con fronteras seguras en la línea de 1967 y se desactiva la presión de los extremistas", agregó el diplomático, que pidió no ser identificado.

Esos mismos argumentos fueron los invocados por el Ejecutivo del primer ministro sueco, Stefan Löfven, para justificar su histórica decisión, que ha azuzado las esperanzas palestinas e insertado nerviosismo en la clase política israelí, más dividida que nunca.

Nada más concretarse, Israel llamó a consultas a su embajador en Suecia y amenazó con rebajar las relaciones bilaterales con el país escandinavo.

Desde el Ejecutivo israelí creen que reconocer Palestina es "un error" ya que en su opinión este paso debe darse al final de una negociación conjunta en la que los palestinos reconozcan el carácter judío del Estado de Israel.

Un requisito que el actual primer ministro ha desempolvado y sacado de un cajón cerrado desde 1948: ni siquiera los padres del Estado de Israel se atrevieron a incluir esta denominación por su carácter altamente controvertido en el judaísmo.

Y que tampoco parece compartir un amplio sector de la izquierda y la intelectualidad israelí, que ha enviado una carta a gobiernos y parlamentos europeos para animarles al reconocimiento por la misma razón: salvar la solución de los dos estados y frenar el ascenso de la ultraderecha nacionalista.

"Básicamente, creemos que las negociaciones no van a llegar a buen puerto mientras no haya igualdad entre las dos partes. Cuando una parte domina a la otra, como es este caso, no hay posibilidad de éxito", explicó a Efe el profesor Amiran Goldblum, uno de los promotores de esta iniciativa.

"Con Netanyahu el diálogo no va a ningún lado. Por eso creo que debe favorecerse un cambio que permita volver a retomar el camino del diálogo con los palestinos, pero desde una posición más favorable para el éxito", subrayó.

"Los acuerdos de Oslo se firmaron hace 21 años y desde entonces no se ha avanzado hacia la paz. Se suponía que en el plazo de cinco años fijado se trasferiría la soberanía. Nada de eso ha sucedido", recordó Goldblum.

En este ambiente, la prensa israelí aseguraba la semana pasada que existe inquietud en el Gobierno, que teme una cascada de reconocimientos europeos en los próximos meses en un momento en el que las relaciones con EEUU, su principal aliado y sostén, empiezan también a derrapar.

Indicios existen: los parlamentos del Reino Unido e Irlanda ya han votado a favor.

Francia someterá la propuesta a votación esta semana -con una alta probabilidad de que sea aprobada- y en España, el próximo martes se debatirá en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley presentada por Partido Socialista Obrero Español (PSOE) sobre el reconocimiento de Palestina.

"Hay muchos sucesos ahora que amenazan la seguridad y estabilidad no solo de Palestina o Israel sino también de la región y más allá, que requieren una intervención inmediata. Cualquier proceso político no puede repetir los mismos errores del pasado, no hemos visto nada nuevo hasta ahora", explicó hoy la veterana política palestina Hanan Ashrawi.

"Nos anima el gesto sueco de reconocer el Estado de Palestina. Esta es una forma de recuperar la solución de los dos estados si a la gente realmente le preocupa, en lugar de permitir a Israel destruirlo. Y esperamos otros", agregó Ashrawi, miembro de la dirección de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha