eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los candidatos desconocidos y efímeros a la Presidencia de Irán

- PUBLICIDAD -
Los candidatos desconocidos y efímeros a la Presidencia de Irán

Los candidatos desconocidos y efímeros a la Presidencia de Irán

Crear un ministerio de Asuntos de la Alegría es la propuesta electoral del universitario Alireza Rastí, uno de los cientos de iraníes que aspiran estos días a llegar a la Presidencia, pero que no pasarán la criba del Consejo de Guardianes.

La sede del Ministerio del Interior en Teherán es un ir y venir de gente de todas las edades y condiciones desde el 11 de abril, cuando se abrió el plazo para inscribirse como candidato a las presidenciales del próximo mayo.

Cualquier nacional iraní mayor de edad puede registrar su nombre y entrar temporalmente en política por la puerta grande, hasta que el Consejo de Guardianes dé carpetazo a sus sueños con el anuncio a finales de abril de un muy reducido número de candidatos definitivos.

En vaqueros y "blazer" de cuadros, Rastí, de 20 años, explica a Efe tras rellenar el formulario que su objetivo como presidente será reducir el desempleo entre los jóvenes y que su equipo Esteghlal gane una tercera Copa de Asia.

"Los ministros los elegiré entre mis compañeros de la universidad. Actualmente hay 17 ministros en la República Islámica de Irán, pero nosotros vamos a tener uno más, el de Asuntos de la Alegría", asegura sin un atisbo de ironía.

Este joven estudiante define su eventual gobierno como de "verano", en oposición al ejecutivo denominado de "primavera" del expresidente Mahmud Ahmadineyad, quien también ha registrado su candidatura para los comicios.

Como Rastí, que viene desde la ciudad meridional de Shiraz por "curiosidad", para ver qué se cuece y qué personalidades aspiran a la Presidencia, numerosos de los presentes parecen tomarse el proceso de registro como una experiencia nueva o un juego.

No obstante, también hay personas convencidas de poder aportar su conocimiento para dirigir y mejorar el país, como es el caso del exdiputado y médico Mohamad Alí Kuzegar, de 52 años y de tendencia reformista.

"Mi programa y lema es el gobierno del bienestar y mi idea es gastar el dinero de Irán en Irán y en los iraníes", resumió en declaraciones a Efe Kuzegar, quien no estaría muy dispuesto a renunciar en favor de otro candidato de ideología similar.

Las principales corrientes en Irán son los reformistas y los conservadores o principalistas, que se han ido alternando en el poder desde la fundación de la República Islámica en 1979.

El candidato del primer grupo es el actual presidente, Hasan Rohaní, quien sin embargo se define como moderado y no ha confirmado oficialmente que busque la reelección a un segundo mandato, aunque se da por hecho.

El bloque conservador apuesta por el clérigo Ebrahim Raisí, próximo al líder supremo, Alí Jameneí, y custodio del mausoleo del imán Reza en la ciudad santa de Mashad.

A estos dos principales contrincantes se sumaron en el segundo día de registro Ahmadineyad -la sorpresa de la carrera electoral ya que el líder supremo le recomendó no concurrir a los comicios- y el que fue dos veces su vicepresidente, Hamid Baqaí.

Hasta el momento, una decena de nombres conocidos y con experiencia en cargos políticos se ha registrado, un porcentaje ínfimo entre las más de 600 personas -en una mayoría abrumadora hombres- que han acudido al Ministerio del Interior.

Todas las inscripciones serán revisadas por el Consejo de Guardianes, formado por seis clérigos y seis juristas. Los candidatos finalmente aceptados deberán ser, según la Constitución, personalidades políticas y religiosas de moral intachable y capacidad administrativa.

No obstante, ser descalificados parece la menor preocupación para los variopintos candidatos, de entre 18 y 88 años de edad y de profesiones tan dispares como ingeniero o tendero, conscientes en su mayoría de lo efímero de su paso por la política.

Como dice a Efe el traductor de alemán Alí Tabatabaí, que "quiere como los demás arreglar muchas cosas en Irán", superar el filtro del Consejo de Guardianes no depende de ellos, pero "probar es gratis".

Marina Villén y Artemis Razmipour

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha