eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La dimisión de Oli abre la puerta a un nuevo Gobierno en un inestable Nepal

- PUBLICIDAD -
La dimisión de Oli abre la puerta a un nuevo Gobierno en un inestable Nepal

La dimisión de Oli abre la puerta a un nuevo Gobierno en un inestable Nepal

La dimisión hoy del primer ministro nepalí, Sharma Oli, al constatar que iba a prosperar una moción de censura en su contra, abre la puerta a un nuevo Gobierno en Nepal en un capítulo más de la inestabilidad política crónica en el país asiático.

El nuevo Ejecutivo, para el que volverá a ser necesaria una coalición como la que llevó a Oli al poder hace poco más de nueve meses, apunta a que estará encabezado por el maoísta Pushpa Kamal Dahal, principal socio del primer ministro saliente hasta hace unos días.

El Ejecutivo pasa ahora a la interinidad hasta la formación de uno nuevo, se espera que en el plazo de unos quince días, después de que el mandatario comunicara a la presidenta del país, Bidhya Devi Bhandari, que dejaba el cargo en vistas de que quedaba en minoría en el Parlamento.

Después de trasladar su decisión a la presidenta, la anunció formalmente ante la Cámara, con lo que la oposición retiró la moción y evitó una votación de la que se sabía perdedor.

"No tengo intención de quedarme en el Gobierno cuando no tengo la mayoría", sentenció ante los parlamentarios, para advertir a continuación de que "será interesante ver cómo funciona el nuevo Gobierno".

El político se despedía así ante la Cámara con acusaciones hacia la oposición de haber conspirado contra él y de no haber valorado su gestión, en especial un acuerdo "histórico" de cooperación con China para aliviar la tradicional dependencia de su otro vecino, la India.

El consejero de prensa de la jefa de Estado, Madhav Sharma, aseguró a Efe que Bhandari aprobó la dimisión para "abrir el camino a la formación de un nuevo Gobierno".

Sharma añadió que la presidenta iniciará el proceso para intentar un nuevo Ejecutivo "de consenso" y, en caso de que no fuera posible, encargaría su formación al partido con mayor apoyo parlamentario.

La caída de Oli se venía temiendo desde tiempo antes, pero se precipitó cuando el pasado 12 de julio su principal socio, el Partido Comunista de Nepal-Maoísta Centro (CPN-MC), de su posible sucesor, Dahal, anunció que le retiraba el apoyo.

El anuncio ya lo había hecho en mayo, pero rectificó para dar un margen a que el gobernante presentara un programa político y los presupuestos anuales, a condición de que seguidamente dejaría el poder a los maoístas o le retirarían definitivamente su respaldo.

Al día siguiente de formalizar la retirada, el Congreso Nepalí, mayoritario en el Parlamento pero relegado a principal partido de la oposición por el Gobierno de coalición, presentaba la moción con apoyo del CPN-MC, que de prosperar dejaría en minoría al Partido Comunista Marxista Leninista (CPN-UML), de Oli.

Los maoístas ya pidieron entonces a Oli que dimitiera y le ofrecieron participar en un nuevo Gobierno, en el que el CNP-MC podría alternarse con el Congreso Nepalí.

La moción habría obtenido al menos 281 de los 595 votos posibles, frente a los 225 del CPN-UML y los escasos aliados fieles, al perder no solo a su principal socio y tercera fuerza parlamentaria, sino también a la mayor parte de formaciones políticas menores que le había apoyado desde octubre del año pasado.

El CPN-UML no hubiera llegado a los 298 votos necesarios para derrotar la moción y su líder prefirió dimitir.

Al primer ministro bajo la nueva Constitución aprobada en septiembre del año pasado, tras una espera de casi una década, podría sucederle Dahal, conocido popularmente como Prachanda, un exguerrillero que ya fue primer ministro entre 2008 y 2009.

Además del Congreso Nepalí, contaría con el apoyo de partidos como los Madhesi del sur del país, contrarios sin embargo a la Constitución al reclamar, durante meses con violentas protestas, un mapa federal distinto al diseñado en el país del Himalaya.

Un país en el que los vaivenes políticos han conllevado que, tras el terremoto que el 25 de abril de 2015 acabó con la vida de casi 9.000 personas y provocó más de 21.000 heridos, apenas se haya iniciado la reconstrucción, una tarea pendiente que heredará el próximo Gobierno.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha