eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

A los votantes indios se les acaba la paciencia

- PUBLICIDAD -
A los votantes indios se les acaba la paciencia

A los votantes indios se les acaba la paciencia

El "indignado" Arvind Kejriwal logró una arrolladora victoria electoral en Delhi, cortó la racha de triunfos del primer ministro indio, Narendra Modi, y hundió aún más al Partido del Congreso, en un volátil escenario cada vez más dominado por la impaciencia de los votantes ante el incumplimiento de promesas.

Ocho meses después de que Modi, del nacionalista hindú Partido Bharatiya Janata (BJP), consiguiese la primera mayoría absoluta nacional en 30 años y ganase varios comicios regionales, el electorado delhí ha virado hacia el activista anticorrupción Kejriwal, al frente del Partido Aam Aadmi (AAP, Partido del Hombre Común).

El AAP, una formación con dos años de historia surgida en unas protestas con similitudes con el 15-M que surgió en España con el movimiento de "los indignado"; sin fondos y formado por activistas, logró 67 de 70 escaños del Gobierno de Delhi en los comicios adelantados celebrados el pasado sábado, arrollando al BJP, que obtuvo sólo 3.

El Partido del Congreso de la dinastía Nehru-Gandhi, que ha gobernado la India 54 de sus 68 años de historia independiente, ratificó su mal momento y no consiguió ningún representante tras dejarse por el camino los ocho escaños de las últimas elecciones, de 2013, cuando perdió el Gobierno de la capital que había ostentado durante 15 años.

La magnitud del triunfo causó estupor hasta al exfuncionario de Hacienda, reconvertido en activista y político.

"Esto es aterrador. Estoy asustado por el gran resultado", afirmó ayer ante centenares de seguidores tras conocer el veredicto de las urnas.

"La espectacular victoria del AAP representa una esperanzadora tendencia en la política india. Los votantes buscan agentes de cambio antes que inmovilidad, esperanza en lugar de cinismo, aspiraciones en lugar de miedo, positivismo en vez de derrotismo y el futuro antes que el pasado", escribió el analista Pratap Bhanu Mehta en una columna en el diario "The Indian Express".

Si Modi representó muchas de esas cualidades en las generales de mayo, en las regionales de Delhi mostró una actitud arrogante ante Kejriwal, quien durante la campaña se ha sentado con los vecinos de los barrios delhíes para escuchar sus problemas.

El analista político y periodista Rasheed Kidwai, autor de varios libros de referencia sobre el Partido del Congreso y la dinastía Nehru-Gandhi, dijo a Efe que uno de los puntales de Kejriwal es la "honestidad y la transparencia que transmite, algo que escasea en la política india".

Kejriwal gobernó fugazmente Delhi tras lograr en los comicios de 2013 el segundo puesto, con 28 escaños, y con el apoyo del Partido del Congreso frente al BJP, que obtuvo 32 diputados.

Pero dimitió tras 49 días al no lograr aprobar una ley anticorrupción, lo que provocó el descontento entre sus votantes e hizo que se ganara el apodo de "bhagoda" (el que huye).

Kejriwal hizo algo que no suelen hacer los políticos en la India: pidió perdón por su dimisión y aseguró que ha aprendido de sus errores.

La creciente impaciencia de los votantes por resultados tangibles, como electricidad, agua y carreteras, también ha jugado en favor de Kejriwal.

"No hay una razón para que el partido de Modi consiguiese unos resultados tan malos. No ha cometido grandes errores desde su elección el pasado mayo. Pero es cierto que no ha hecho grandes cosas. Prometió buenos tiempos (su eslogan) y estos no han llegado", incidió Kidwai.

"Los votantes se están mostrando muy impacientes. Quieren resultados. En mayo se votó en masa a Modi tras el mal Gobierno del (Partido del) Congreso y ahora se ha votado en masa a Kejriwal en Delhi. Los dos representan un cambio profundo con lo anterior", aseguró Kidwai.

El mayor perjudicado por la victoria de Kejriwal es el Partido del Congreso, que acumula seis derrotas electorales consecutivas y ha visto cómo en Delhi el AAP ha ocupado su espacio político.

El partido de los Gandhi "tiene que reinventarse. No tiene un mensaje articulado, no tiene visibilidad, ni presencia en las redes sociales y, a diferencia de otras crisis anteriores, ahora ha perdido toda la confianza", afirmó Kidwai.

El analista consideró que la espectacular victoria de Kejriwal es un mensaje para todos los partidos políticos, incluido el AAP: "Hay que ofrecer resultados".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha