eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las perlas del 'diplomático' ministro británico de Exteriores, Boris Johnson

"Napoleón, Hitler y otros han intentado dominar el continente, y ha acabado de manera trágica. La UE es un intento de hacer eso con distintos métodos", sentenció Johnson

Llamó a Barack Obama "el presidente medio keniano" y le acusó de practicar una "doble moral" ante la Unión Europea

Ganó un concurso británico de poesía con una quintilla sobre el amor entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y una cabra

- PUBLICIDAD -
"Tories" británicos buscan candidatos para evitar que Boris Johnson sea líder

Boris Johnson, nuevo ministro de Asuntos Exteriores. EFE

El extravagante Boris Johnson es el nuevo ministro de  Asuntos Exteriores de Reino Unido. Firme defensor del Brexit, es una de las figuras más cosmopolita del panorama político mundial, pero su comportamiento y sus críticas a otros líderes mundiales no deja indiferente a nadie.  La diplomacia nunca ha sido uno de los puntos fuertes de Johnson

A pesar de que los lazos entre Estados Unidos y Reino Unido históricamente han sido muy estrechos, Johnson se ha mostrado descontento con el presidente Barack Obama, del que dijo que "era incoherente y sí, francamente, hipócrita", en una columna en The Sun.  Incluso, durante una entrevista en el programa de David Letterman, encantadoramente irónico pero sin hacer ningún esfuerzo por ocultar la magnitud de sus astronómicas ambiciones comentó: "Supongo que podría ser presidente de Estados Unidos. Ya sabes, técnicamente hablando". Sin embargo, renunció a su pasaporte estadounidense el año pasado durante una disputa sobre impuestos con la Hacienda de EEUU. Con su pasaporte, se fue toda la esperanza –irónicamente o no– de ocupar algún día la Casa Blanca.

Tampoco le hizo demasiada gracia la retirada, por parte del presidente Obama, de un busto de Churchill de la Casa Blanca. Para Johnson, implicó "un símbolo de la aversión ancestral del presidente medio keniano al imperio británico, del que Churchill había sido un defensor ferviente".

El nuevo ministro de Exteriores provocó una gran polémica al comparar la Unión Europea (UE) y las instituciones comunitarias con un intento de dominar el continente similar al del dictador alemán Adolf Hitler. El político conservador argumentó en una entrevista con el diario The Sunday Telegraph que los últimos 2.000 años de la historia europea se caracterizan por los intentos de recuperar la "época dorada" del Imperio Romano con un gobierno único. "Napoleón, Hitler y otros lo han intentado, y ha acabado de manera trágica. La Unión Europea es un intento de hacer eso con distintos métodos", afirmó.

Johnson tiene cuerda para rato. Repartió cera al antecesor de Obama, George W. Bush, a quien llamó "belicista tejano bizco, que personifica la arrogancia de la política exterior de EEUU" y a la mujer aspirante a la Casa Blanca, Hillary Clinton, a quien describió de este modo: "Ella tiene el pelo teñido de rubio, los labios carnosos y una mirada azul, como una enfermera sádica en un hospital mental". Tampoco tiene buena relación con el rival de Clinton, el polémico Donald Trump. "La única razón por la que no volvería a algunas zonas de Nueva York es por el riego real de encontrarme con Trump", sentenció.

El político británico, educado en el mejor colegio de élite de Reino Unido, no duda en mostrar su dominio del verso. Johnson ganó recientemente el popular concurso de poemas organizado por la revista Spectator con una quintilla dedicada Reccep Tayyip Erdogan sobre el amor entre el presidente turco y una cabra:

Había un joven socio de Ankara,
era un gran idiota
Hasta que hizo locuras
Con la ayuda de una cabra
Pero ni siquiera se detuvo para 'agradecerlo'

 

Sin embargo, el dictador sirio Bashar Al-Assad parece que le produce más simpatía. "No puedo ocultar mi alegría tras la noticia que viene de Palmira en la que se informa de que el ejército sirio tiene el control de todo el terreno de la Unesco", expresó.

Antes de su carrera política, Boris Johnson se dedicaba al periodismo. En 1988 Johnson fue despedido de The Times de Londres por inventarse una cita. Puso unas palabras en boca de un catedrático de Oxford que casualmente era su padrino.  Sonia Purnell, que trabajó como su número dos en Bruselas para el Telegraph en los años 90, cuenta que "escribió execrables artículos sobre la Unión Europea". "Fue mucho más allá de los límites de la verdad. Pero en privado solía ser bastante comprensivo con el proyecto europeo y su finalidad: por intuición él nunca estuvo a favor de la salida de Reino Unido".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha