eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Irán clama contra el genocidio de los rohinyás en protestas y cartas oficiales

- PUBLICIDAD -

Irán clamó hoy contra el "genocidio" que sufre la minoría musulmana rohinyá en Birmania durante protestas populares en el centro de Teherán y en declaraciones de los dirigentes políticos y militares.

En el rezo del mediodía del viernes, el más importante para los musulmanes, celebrado en la Universidad de Teherán, el discurso religioso estuvo plagado de referencias a la crisis de los rohinyás.

Cientos de personas marcharon tras el rezo por la avenida Engelab, una de las principales arterias de la capital, para pedir el fin de la persecución a esta minoría musulmana.

Los manifestantes portaron pancartas en las que se leía en farsi e inglés "Stop al genocidio en Birmania", mientras numerosos niños entonaron canciones revolucionarias.

A nivel político, el ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, pidió hoy en una carta dirigida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que el organismo internacional tome "rápidamente las medidas necesarias" para solventar la crisis.

Zarif calificó de "alarmante" la situación de los rohinyás y describe en su misiva "ataques sistemáticos" contra esta minoría que exacerban "una historia de discriminación injusticia y desesperación".

El jefe de la diplomacia iraní pidió asimismo al Gobierno birmano que reconozca a los rohinyás como ciudadanos, frene "inmediatamente" la actual violencia contra esta minoría musulmana y permita la distribución de ayuda humanitaria.

Por su parte, los Guardianes de la Revolución de Irán indicaron anoche que están preparados para apoyar a los rohinyás y denunciaron un "complot antiislámico" que de no terminar puede convertirse en "otro genocidio en la historia de la humanidad".

Las autoridades iraníes están llevando a cabo contactos con otros países islámicos y ya han anunciado gestiones para enviar ayuda humanitaria.

Según informó hoy el Ministerio de Exteriores, se han puesto en contacto con el Gobierno birmano para distribuir la citada ayuda humanitaria a través de la Media Luna Roja, pero las gestiones todavía no han dado sus frutos.

La violencia contra los rohinyás también ha sacudido el mundo del deporte, con la renuncia del entrenador iraní de la selección de fútbol sala de Birmania, Reza Kordi.

La crisis comenzó el pasado 25 de agosto, tras un ataque de un grupo insurgente rohinyá contra puestos policiales y militares en el estado de Rakhine, en el noroeste de Birmania, que fue respondido con una operación militar en la zona.

De acuerdo con cifras oficiales birmanas, el número de muertos supera los 400, pero testigos y organizaciones de derechos humanos hablan de tiroteos indiscriminados contra la población y el incendio de pueblos enteros.

La ola de violencia de estas dos semanas se ha saldado también con la huida a Bangladesh de al menos 270.000 miembros de esta minoría musulmana, según informó hoy la ONU.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha