eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Konteh, el sacerdote que intenta paliar el estigma del ébola en Sierra Leona

- PUBLICIDAD -
Konteh, el sacerdote que intenta paliar el estigma del ébola en Sierra Leona

Konteh, el sacerdote que intenta paliar el estigma del ébola en Sierra Leona

Durante la epidemia de ébola muchas mujeres se infectaron por "la incapacidad de resistirse a tocar a sus hijos infectados por el virus", recuerda hoy el director de Cáritas Freetown, Peter Konteh, que intenta que Sierra Leona supere el estigma que ha dejado el brote epidémico.

Konteh ha venido a España para que no se olvide que Sierra Leona sigue necesitando ayuda y a pesar de ir solo con una mochila, en ella guarda el sufrimiento que provocó el virus del Ébola en este país de apenas siete millones de habitantes.

Se estima que un total de 13.575 personas han sobrevivido al ébola, y Konteh ha tenido recuerdo hoy para todas ellas y especialmente, para el colectivo de mujeres durante una charla organizada por Manos Unidas.

Ha rememorado casos que le llegaron muy dentro como el de un catequista que visitó la casa de un fallecido por el ébola, se contagió y falleció tras contagiar a su vez, a su esposa y a su hijo.

Con más de 20 años de servicio, el padre Peter, como es llamado por sus allegados, fue ordenado sacerdote en 1996, en el punto más álgido de la guerra civil que asoló a este país ubicado en la parte noroeste de África.

Tras la proliferación del brote de ébola en Sierra Leona, Konteh se volcó en esta causa y ha conseguido llevar a cabo el proyecto de Plan de Prevención y Fortalecimiento de servicios sanitarios y psicosociales para los afectados en la Provincia Oeste, en colaboración con Manos Unidas y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).

Pese a que el proyecto (dotado con 360.000 euros) finalizó el pasado marzo, la clínica móvil que incluía para tratar a los enfermos, sigue recorriendo de manera semanal las zonas más afectadas y atiende a una media de 400 personas, según datos de Manos Unidas.

Además, ofrece apoyo psicosocial a aquellos grupos de mujeres más vulnerables: viudas, cabezas de familia, víctimas del ébola o mujeres que sufren aislamiento o que han sido maltratadas.

"Las mujeres son las que más sufrieron y por ello son las destinatarias", ha argumentado Konteh.

También ha recordado el número de huérfanos que ha dejado este virus (6.499 según datos de Cáritas Freetown), aunque paradójicamente, el cierre de las escuelas provocó en la zona oeste de Sierra Leona donde trabaja un aumento del número de embarazos a los pocos meses.

Konteh ha denunciado que Sierra Leona solo cuente con 136 médicos, es decir, 0,2 profesionales sanitarios por cada 10.000 habitantes.

"No podemos pedir ayuda sin fin -reconoce este sacerdote- y tenemos que ser capaces de salir adelante".

El padre Konteh ha querido lanzar un mensaje positivo a pesar de la cruda realidad que asoló el país, y ha recalcado: "veo el futuro con optimismo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha