eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Un escándalo de webs difamatorias golpea a los socialistas días antes de las elecciones en Austria

El peso de los votantes de ultraderecha preocupa, y mucho, a las fuerzas políticas tradicionales frente a las elecciones del 15 de octubre en Austria  

El Partido Socialdemócrata se enfrenta a acusaciones de financiar sitios web con teorías conspiratorias para alejar al electorado ultra del candidato favorito en las encuestas: el ministro de derechas Sebastian Kurz

Las páginas de Facebook, aparentemente creadas por un exasesor del actual canciller socialista, difundían historias sobre las supuestas intenciones de Kurz de abrir las fronteras a los refugiados

- PUBLICIDAD -
Austria promete trabajar por más seguridad y estabilidad en la OSCE en 2017

Una de estas páginas, llamada 'La Verdad sobre Sebastian Kurz', que tenía unos 16.000 seguidores EFE

Un escándalo envuelve al  Partido Socialdemócrata de Austria  pocos días antes de las elecciones generales en ese país. Se le acusa al de financiar al menos dos sitios web de teorías conspiratorias para desacreditar al ministro de centroderecha y favorito en las encuestas,  Sebastian Kurz.

Estas páginas de Facebook, de corte xenófobo y antisemita,  promueven historias falsas acerca del candidato  del Partido Popular Austríaco, con el objetivo de erosionar su imagen en el electorado de ultraderecha. 

Una de estas páginas, llamada 'La Verdad sobre Sebastian Kurz', que tenía unos 16.000 seguidores, publicaba imágenes retocadas por ordenador y vídeos que acusaban al candidato de estar preparando en secreto el terreno para la llegada de una nueva ola inmigratoria proveniente de los países islámicos, y de ser parte de la "sospechosa red política" del especulador financiero húngaro-estadounidense George Soros.

Otra página, llamada 'Para Sebastian Kurz', se hacía pasar por un sitio creado por seguidores del candidato del Partido Popular Austríaco (ÖVP, por sus siglas en alemán) pero en realidad publicaba contenido polémico, como un sondeo sobre si el gobierno debería cerrar la frontera en el Paso del Brennero, dando lugar a un rumor de que algunas ONG estarían supuestamente amenazando con permitir el cruce de miles de inmigrantes de Italia a Austria.

Kurz, que basó su campaña en la promesa de luchar por el endurecimiento de las fronteras de la Unión Europea y poner fin al rescate de refugiados en aguas del Mediterráneo, lidera los sondeos por un margen importante y se prevé que, a los 31 años, se convertirá en el canciller más joven que haya tenido el país, después de las elecciones del 15 de octubre.

La revista de investigación periodística Profil publicó que estas dos páginas sobre Kurz no fueron creadas por activistas de derecha, sino por un exasesor del actual canciller Christian Kern, del Partido Socialdemócrata de Austria (SPÖ, por sus siglas en alemán).

Kern contrató a Tal Silberstein, un asesor político de origen israelí, por 400.000 euros para que planifique su campaña electoral. Sin embargo, Silberstein fue despedido del equipo del canciller el 14 de agosto tras ser investigado por supuesto lavado de dinero en Israel. Él niega las acusaciones. Los medios austríacos ahora dicen que el equipo de Silberstein continuó operando los sitios web incluso después de que el partido rompiera relaciones con él.

"Que se vea como un candidato sucio"

Silberstein elogió las virtudes de hacer campaña difamatoria en un documental de 2005 llamado 'Nuestra Marca es la Crisis', sobre las elecciones presidenciales bolivianas de 2002. En ese momento Silberstein, que trabajaba en el equipo asesor de la encuestadora estadounidense Stanley Greenberg, fue filmado diciéndole al candidato boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada que tenía que hacer "campaña difamatoria" contra su principal oponente, sin que se supiera que él la estaba instigando. "Tenemos que hacer que se vea como un candidato sucio. Ésa es nuestra tarea", se le oye decir.

En Austria, que tiene un sistema pluripartidista y representación proporcional, hacer campaña difamatoria siempre ha sido un tabú.

El secretario general del SPÖ y jefe de campaña, Georg Niedermühlbichler, dimitió en cuanto salieron a la luz las acusaciones sobre campaña sucia. Kern ha declarado que no sabía nada de estas páginas de Facebook, a las que describió como "inmorales e increíblemente estúpidas". El propio Silberstein apoyó la declaración del canciller.

" El canciller no tenía ni la más mínima información", le dijo Silberstein a medios austríacos. "Esta acusación contra el canciller y todo el SPÖ es parte de la propia campaña sucia de la oposición". Afirmó que a él lo habían contratado para analizar e interpretar datos estadísticos.

En entrevistas con medios austríacos, Silberstein no negó estar detrás de los sitios web, y aseguró que su propósito no era hacer campaña difamatoria sino juntar información y probar diferentes mensajes. "Lo extraño es que los otros partidos son conocidos por robar información, pero todos se escandalizan por unas páginas de Facebook", dijo.

Ya el pasado julio, el ÖVP de Kurz le había pedido a Facebook que borrara publicaciones de ambas páginas, pero ninguna de ellas fue dada de baja hasta las revelaciones de la prensa.

Una tercera página, llamada 'La Verdad sobre Christian Kern', ataca al actual canciller, aunque un analista de redes sociales citado por el periódico Die Presse afirmó que es improbable que esta página fuera dirigida por las mismas personas que las otras dos.

Hasta ahora, Facebook no ha hecho comentarios sobre el escándalo que podría influir en el resultado de las elecciones austríacas, declarando solamente que existen "procesos en operatividad" para presentar quejas.

Traducido por Lucía Balducci

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha