eldiario.es

Menú

Diario Turing

Sarah Harrison y la estatua al coraje en Berlín: "El próximo paso tiene que venir de la ciudadanía”

La periodista de Wikileaks fue una de las primeras personas en ocupar la cuarta silla de la escultura a tamaño real erigida en Berlín en honor a tres iconos de la historia moderna de las filtraciones: Assange, Manning y el propio Snowden

“El resto de países del mundo tienen que decidir si van a ofrecer apoyo para que Snowden pueda viajar, particularmente a Alemania, donde hay una investigación en marcha y para la que se ha solicitado su presencia como testigo”, denuncia Sarah Harrison

- PUBLICIDAD -
Un monumento al coraje en Berlín, también llamada "la santísima trinidad de los whistleblowers"

Un monumento al coraje en Berlín, también llamada "la santísima trinidad de los whistleblowers"

Vestida completamente de negro con una sudadera de capucha, la periodista de Wikileaks Sarah Harrison pasa desapercibida entre la multitudinaria audiencia a la última charla de Jacob Appelbaum durante Re:publica, la mayor conferencia europea sobre Internet y Sociedad, celebrada hace unos días en Berlín.

La capital alemana se ha convertido en su particular exilio desde donde continúa su lucha por la libertad de expresión y la protección a quienes filtran ilegalidades como miembro de la Fundación Courage, por lo que para ella "la estatua es un excelente recordatorio para el mundo, no solo como muestra de apoyo a esta gente que ha realizado un gran acto de valentía sino también para urgir a que el siguiente paso tiene que venir por parte de la ciudadanía, para que también seamos valientes", comenta a eldiario.es.

El 1 de mayo, mientras Berlín celebraba una de sus fiestas en la calle más representativas y populares, una enorme estatua de bronce acaparaba todas las miradas en la turística plaza de Alexanderplatz. A tamaño real, Chelsea Manning, Edward Snowden y Julian Assange se alzaban erguidos y desafiantes sobre sus respectivas sillas, mientras una cuarta silla vacía está dispuesta para ser ocupada para quien tenga "algo que decir". 'Anything to say' es el título original de la instalación del artista italiano Davide Dormino y el autor estadounidense Charles Glass.

Anything to say? a public art project for freedom from NUfactory on Vimeo.

No es de extrañar que Harrison fuera una de las primeras personas en subirse a esa cuarta silla, tomar el altavoz y gritar al mundo entero que la estatua es "un excelente recuerdo de los actos heroicos que realizaron estas tres personas, que siguen demostrando su valentía al no redimir ante las presiones en los tribunales, al seguir contribuyendo al debate público que ellos mismos comenzaron y al seguir publicando a pesar de que su derecho de asilo siga siendo bloqueado".

El impacto que las revelaciones de Snowden han tenido en nuestras vidas y tendrán en nuestra sociedad "está aún por ver" opina Harrison. "Muchos de los cambios que veremos tendrán que ver con modificaciones en la legislación y puede llevar años, pero sobre todo creo que el verdadero cambio vendrá por parte de la comunidad informática, que están creando las herramientas necesarias para que todo el mismo pueda protegerse por sí mismo" en lo que respecta a seguridad y privacidad como usuarios. 

Pero la periodista no ha sido la única cara conocida en tomar la palabra. Junto a otros muchos ciudadanos anónimos y referentes de la libertad de expresión como Michael Rediske, responsable de la sección alemana de Reporteros Sin Fronteras, se pronunció otra histórica de la defensa de la figura del whistleblower, Annie Machon. La extrabajadora de los servicios de inteligencia británica MI5, y también presente en Re:publica, quiso compartir su experiencia de huida y exilio tras denunciar en 1996 el intento de asesinato del presidente libio Gadafi por parte de los servicios de seguridad nacional. Machon dijo:

"La escultura honra la valentía de los whistleblowers modernos y aquellos que les ayudan, y anima a todo el mundo a que denuncien públicamente de la forma que sea. Esto sólo puede resultar en una mejora en el funcionamiento de las democracias".

Este proyecto de arte público para la defensa de la libertad, que ya ha sido bautizado como " la santísima trinidad de los whistleblowers", ha contado con el apoyo de figuras prominentes de distintos ámbitos como Noam Chomsky, Daniel Ellsberg o Roberto Saviano, así como de cientos de personas anónimas a través de la campaña de crowdfunding lanzada el pasado año en la plataforma Kickstarter con el objetivo de recaudar 100.000 libras para la realización de la obra.

Anything to say que sigue expuesta en Berlín, en otra localización menos turística (ufaFabrik, Viktoriastraße 18) tiene previsto comenzar una gira mundial por distintos lugares, pero para Harrison resulta especialmente significativo que haya sido presentada en la capital alemana "por la investigación que el país tiene abierta" contra las prácticas de vigilancia de la NSA dentro de sus fronteras.

Una fundación de apoyo para 'whistleblowers' de todo el mundo

Harrison alaba la valentía de estos informadores, pero ella misma ha pasado a formar parte en cierto modo de ese reducido grupo de personas que arriesgan su vida para denunciar irregularidades o ilegalidades de las que son testigos.

Un 23 de junio de 2013 la vida de la joven periodista británica cambió por completo cuando tomó la decisión de subirse a un avión en Hong Kong rumbo a Moscú para acompañar y asesorar legalmente a Edward Snowden en su proceso de asilo. Su vinculación con Wikileaks –es una de las personas de máxima confianza de Julian Assange— y Snowden en su huida tras la gran filtración, le han convertido también en "una amenaza" para el Gobierno del Reino Unido, por lo que no puede regresar a su país, tal y como denuncia la propia periodista en una columna publicada en el diario británico The Guardian.

Sin embargo, desde la capital alemana Harrison se ha convertido en un pilar indispensable en la defensa del 'derecho a saber' como una de las fundadoras de la  Courage Fundation. Esta es una organización que nace para apoyar a aquellas personas que ponen en riesgo su vida o su libertad para denunciar irregularidades de calado significativo, ofreciéndoles financiación para su defensa legal y pública.

Sarah Harrison, de pie en la silla vacía en la estatua de los whistleblowers en Berlín

Sarah Harrison, de pie en la silla vacía en la estatua de los whistleblowers en Berlín

"Es muy nueva, no tiene ni un año, y ya hemos tenido tres beneficiarios, y otros que han solicitado nuestra ayuda y haremos público pronto. Desde la fundación trabajamos muy duro por seguir dando a conocer las historias de nuestros beneficiarios en los medios y asegurarnos que tienen apoyo económico para sus defensas legales", ha recordado la británica.

Harrison,  clave en la protección de Snowden

"La primera vez que se le concedió asilo a Snowden fue cuando estuve con él en Rusia, sólo para un año. Con la fundación hemos trabajado para conseguir una renovación, que se ha conseguido y ahora tiene residencia legal para tres años. Pero obviamente la pregunta es qué pasará cuando acabe ese plazo", explica Harrison. "Y es una pregunta que principalmente tienen que hacerse el resto de países del mundo: si van a ayudar a Rusia y ofrecer apoyo para que Snowden pueda viajar, particularmente a Alemania, por ejemplo, donde hay una investigación en marcha y para la que se ha solicitado su presencia como testigo", reclama.

El gobierno alemán decidió bloquear en 2014 la comparecencia ante el parlamento de Edward Snowden como testigo en la investigación que el Alemania tiene abierta por el espionaje de la NSA en el país. Miembros de Die Linke y el partido de los verdes presentes en la comisión de investigación habían insistido en que el extrabajador de la NSA es un testigo clave y por ello debía comparecer en persona, para evitar posibles injerencias de Rusia en su testimonio. Esta sería una oportunidad única para que Snowden pudiera entrar en el país en calidad de testigo y realizar su solicitud de asilo en persona en el país, razón esgrimida por Alemania para denegar dicha tramitación en junio de 2014.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha