eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSOE empieza mal su campaña

El PSOE tiene por delante una campaña no precisamente fácil porque su actuación ha sido confusa, si no errática, y ese antecedente hace muy difícil elaborar un mensaje claro con el que pedir el voto

78 Comentarios

- PUBLICIDAD -

La renuncia de Carmen Chacón e Irene Lozano a figurar en las listas socialistas para el 26J es un mal indicio sobre el estado de ánimo en el interior del PSOE. Probablemente el motivo que podría explicar esas decisiones sería el temor de una y otra a perder posiciones en el escalafón electoral e incluso a que se les asignara un puesto de los que no salen. Pero aún visto así, tales renuncias son demasiado sonoras como para no trascender del terreno de los intereses personales. Y no sólo sugieren que el liderazgo de Pedro Sánchez atraviesa un mal momento, sino también que el pesimismo sobre las posibilidades futuras del partido puede estar instalándose en las filas socialistas.

Lo cierto es que el PSOE tiene por delante una campaña no precisamente fácil. Porque su actuación política en los últimos tiempos ha sido confusa, si no errática, y ese antecedente hace muy difícil elaborar un mensaje claro con el que pedir el voto a la ciudadanía. Lo peor de las intentonas que Pedro Sánchez ha hecho en estos meses pasados por hacerse con la presidencia del gobierno no es que hayan fracasado, lo cual ya es un tanto bastante negativo por sí mismo, sino que han generado la sensación de que la dirección del PSOE no tenía una idea muy clara de lo que pretendía.

Es cierto que la cosa viene de atrás. Sin remontarse mucho más, lo cual, sin embargo, daría bastante luz adicional al asunto, dos meses antes del 20-D, la propuesta política que enarbolaba Pedro Sánchez se apoyaba en dos pivotes: la contestación al PP sin proponer un programa realmente alternativo al de la derecha en los asuntos cruciales de la política económica y social y la crítica radical de Podemos, la cual le llevaba, tal vez sin pretenderlo, a minusvalorar la importancia de los cambios urgentes que reclama el sector de la población más golpeado por la crisis.

De repente, de un día para otro, quién sabe si acuciado por los malos resultados de los sondeos, el PSOE cambió de discurso. Colocó una serie de reivindicaciones sociales en el frontispicio de su campaña, poco a poco dejó de ser tan agresivo con Podemos y se comprometió expresamente a no pactar un gobierno de gran coalición con el PP tras las elecciones. Más de uno piensa que ese giro le salvó de una catástrofe electoral. Y el hecho de que Pedro Sánchez valorara de "resultado histórico" que su partido perdiera únicamente 30 diputados –respecto de los 120 de 2011- podría indicar que temía que las cosas le hubieran ido mucho peor.

Falta aún tiempo para conocer al detalle cual fue el debate que se produjo en las altas instancias del PSOE sobre qué hacer a la vista de los resultados del 20-D. Pero por lo que unos y otros han dicho, aunque no sea mucho, está claro que una parte de la misma se inclinaba por llegar a un acuerdo de gobierno con el PP. Que otra rechazaba esa hipótesis porque consideraba que dar el poder a Mariano Rajoy habría sido un suicidio político. Y que Pedro Sánchez comprendió que ceder en ese terreno habría supuesto el fin de su carrera política.

Ese debate no se sustanció de manera definitiva. Ninguna de las dos partes ni las posiciones intermedias lo perdió y el acuerdo final fue un enjuague que no permitía una acción política clara. Tal vez lo mejor entonces habría sido que el PSOE optara por la repetición de las elecciones. Pero Sánchez prefirió intentar la conquista de la presidencia. Y nada más que con Podemos y con Ciudadanos al mismo tiempo.

Ese acuerdo era imposible. Porque la opción política de Podemos, aunque siga sin estar perfilada del todo, es antagónica respecto de la de Ciudadanos. Y ambos partidos lo han expresado por activa y por pasiva cada vez que han tenido ocasión de hacerlo en los últimos tres meses. No es sólo su estilo, sus formas y sus antecedentes lo que les separan. Son sus programas, su concepción de lo que es necesario hacer para cambiar España.

¿Por qué Pedro Sánchez se empeñó en seguirlo intentado hasta el final? ¿No tuvo bastante con la fracasada votación de investidura de febrero? Pues seguramente porque no se le ocurrió nada que le permitiera salir airoso tras haber cometido un error tan patente. Aunque la propaganda ha hecho todo lo posible por disimularlo, su iniciativa sólo ha beneficiado a Ciudadanos, aunque está por ver si este partido es capaz de rentabilizarlo el 26-J. Y si se mira con detenimiento, tampoco ha hecho mucho daño a Podemos.

En todo caso, lo que es seguro es que no ha mejorado la credibilidad del PSOE entre su electorado potencial. En el que hay muchos que no quieren ni oír hablar de Podemos, pero también hay otros muchos a los que no les gusta para nada la música de Ciudadanos. Y, lo que es más importante, en uno y otro colectivo abundan los que han visto con desagrado que su partido haya perdido tan claramente una partida sin haber entendido nunca con qué intención había salido a jugarla. ¿Cuántos de ellos creyeron de verdad que Pedro Sánchez podría llegar a ser presidente?

Tampoco muchos los que lo pensaran seriamente en la dirección socialista. De ahí que quepa suponer que estos meses que quedan para el 26J vayan a ser difíciles para Pedro Sánchez. Decir que se equivocó cuando llamó indecente a Rajoy no es precisamente un buen comienzo. ¿Es esa su manera de decir que quiere llevarse mejor con el PP? ¿Pero por y para qué ahora? ¿Sólo para confundir y confundirse más?

Cabe también esperar que el espíritu de partido, la necesidad de apretar las filas ante el desafío electoral suavice las tensiones. Sin embargo, las renuncias de Carmen Chacón y de Irene Falcón indican que ese no es el espíritu que prevalece en estos momentos. En todo caso el PSOE no volverá a la normalidad mientras no decida cuál es su camino, su propuesta política de verdad, aunque eso le haga perder alguna pluma. Pero puede que sea ya demasiado tarde para eso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha