eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los fantasmas del #15M

Los mismos medios que no se enteraron de lo que estaba pasando te explican ahora con la misma suficiencia por qué del 15M solo quedan buenos recuerdos y acaso la sombra de un fantasma con la que meter miedo a los niños

39 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Hace cuatro años, cuando las calles y las plazas se llenaron de gente deseando meterse en política y buscando un sitio donde hacerlo, ya estaban allí los que quisieron enterrar el #15M nada más nacer y los que quisieron apropiárselo y rentabilizar la franquicia. Siguen ahí, como el dinosaurio. Hoy, como entonces, sigue habiendo poca gente dispuesta a escuchar, pero todo lo demás ha cambiado y no se entiende o se entiende mal sin el #15M.

Quienes le declararon muerto nada más nacer ahora pretenden cancelarlo por baja audiencia, como si fuera 'Cuéntame' o 'Águila Roja' en sus actuales horas bajas en el prime time. Otros se pelean por quedarse con lo mejor de su legado, como si se estuvieran repartiendo la herencia de la Casa de Alba.

Los mismos medios que no se enteraron de lo que estaba pasando hasta que les estalló en las narices te explican ahora con la misma suficiencia por qué del #15M solo quedan buenos recuerdos y acaso la sombra de un fantasma con la que meter miedo a los niños.

Seguramente tengan razón. Son gente preparada y con muchos estudios e información. Pero yo, que no fui #15M y siempre me resultaba algo cargante aquel tono a lo señorita Rottenmeier que se empleaba para explicarnos la diferencia entre la democracia real y la ilusión donde seguíamos viviendo engañados todos los demás, siento un vivo agradecimiento por toda la gente que salió y sale a la calle para recordarnos que la democracia es debate y deliberación además de ganar o perder una votación, que lo público es de todos y eso lo convierte en nuestra responsabilidad y que la política la hacemos nosotros y por eso siempre tenemos los políticos que nos merecemos.

Pero bueno, no hagan mucho caso porque uno va un poco a contrapié. Casi nunca acierta a estar donde se debe estar. La Constitución del 78 me tocó demasiado joven para poder votarla, aunque fuera en contra. Los pelotazos de los noventa me pillaron siempre en un concierto de Siniestro Total. Cuando el #15M ya me había vuelto algo socialdemócrata, que es lo que ahora es tendencia. No hace ni dos días Albert Rivera me ha declarado no apto y demasiado viejo para la democracia y la regeneración. Lo tengo crudo. Cuanta razón tenían los Sex Pistols: No future for you.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha