Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Exponerse a la polución durante embarazo sube la presión sanguínea de bebés

Exponerse a la polución durante embarazo sube la presión sanguínea de bebés
Barcelona —

0

Barcelona, 12 nov (EFE).- Vivir durante el embarazo o la infancia en un entorno urbano con altos niveles de contaminación, ruido y una elevada densidad de edificios puede contribuir a aumentar la presión arterial en la infancia, según un estudio liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

La investigación, que publica la revista Environment International, ha profundizado en el impacto que tiene el entorno urbano sobre la salud cardiovascular infantil analizando los datos de 4.279 menores participantes en el proyecto europeo HELIX y pertenecientes a seis ciudades europeas, Bradford (Reino Unido), Poitiers y Nancy (Francia), Sabadell y Valencia (España) y Heraclio (Grecia).

Los investigadores del ISGlobal, centro impulsado por la Fundación La Caixa, evaluaron diversos elementos del entorno urbano a nivel prenatal, es decir, en el lugar de residencia de las madres durante el embarazo y postnatal.

Los factores contemplados incluyeron el entorno construido, los espacios naturales, el tráfico, la contaminación del aire, el ruido, la meteorología y el índice de privación socioeconómica.

La presión arterial de niños y niñas se tomó cuando estos tenían entre cuatro y cinco años, para poder observar el efecto a largo plazo de los factores analizados.

Así, el estudio concluyó que los niveles más altos de contaminación atmosférica se relacionan con un aumento de la presión arterial infantil, sobre todo si la exposición se da durante los dos primeros trimestres del embarazo.

Según el estudio, un incremento de 9,1 mg/m³ del NO2 del aire se asoció con un aumento de 0,9 mmHg en la presión arterial diastólica de los menores (la presión arterial diastólica infantil sana ronda los 50-80 mmHg).

El valor que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido para proteger a la población de los efectos nocivos del NO2 es de 40 mg/m³, una cifra que ciudades como Barcelona o Madrid superan de manera habitual.

Los investigadores también han concluido que una densidad elevada de edificios se relaciona con una presión arterial más alta y que una buena conexión de transporte urbano se vincula con una presión arterial más baja.

"Estas asociaciones, que podrían reflejar cómo se mueven las personas por la ciudad, tal vez nos indican que una conectividad mayor promueve la actividad física en la población", ha comentado la investigadora del ISGlobal Charline Warembourg.

Según el trabajo, la exposición al ruido también parece relacionarse con un incremento en la presión arterial de los hijos.

Teniendo en cuenta estos resultados y, según concluye la investigación, uno de cada cinco niños viven en un entorno urbano con unos niveles de contaminación atmosférica, ruido, y de densidad de edificios que se relacionan con una presión arterial más elevada que los otros.

"Numerosos estudios demuestran que los niños con presión arterial elevada tienen más probabilidades de desarrollar hipertensión en la edad adulta", ha advertido Martine Vrijheid, líder del estudio y directora del programa de Infancia y Medio Ambiente de ISGlobal.

Vrijeheid ha destacado que este estudio ha evaluado por primera vez el efecto que tienen sobre la salud cardiovascular infantil numerosos factores relacionados con la urbanización.

"La apuesta por mejorar el diseño urbano y la planificación del transporte para mitigar las exposiciones ambientales adversas tiene el potencial de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta", han concluido los investigadores.

Etiquetas
Publicado el
12 de noviembre de 2020 - 11:27 h

Descubre nuestras apps

stats