eldiario.es

9

La 'Tercera Huelva': los asentamientos olvidados en la pobreza y la exclusión

La existencia de los asentamientos chabolistas en la provincia de Huelva se ha seguido perpetuando con el paso de los años hasta convertirse en una endemia crónica para la que las administraciones públicas no han sido capaces de aportar soluciones duraderas y efectivas. Los asentamientos se han terminado convirtiendo en parte de la identidad de Huelva. Lugares en los que cientos de personas sobreviven cada año. Y decimos sobrevivir, con todo el sentido de la palabra, pues nadie que conozca de primera mano la realidad de los mismos se aventuraría a calificar la subsistencia entre plásticos, palés y basura con la palabra “vida”. No al menos como una vida digna, y sin dignidad, uno de los Derechos Humanos más fundamentales, no podemos en ningún caso hablar de vida.

Cualquier cosa que pueda escribirse sobre las condiciones en las que habitan las personas asentadas quedaría alejada de la realidad, pues palabras como inseguridad, insalubridad, exclusión económica y social (y un largo etcétera) no podrían reflejar los sentimientos que se despiertan en el interior de uno mismo al entrar en contacto con esta realidad.

En uno de mis primeros contactos con una persona asentada durante mis prácticas como trabajador social, él sacó de una mochila un plastiquito mugriento para recibir orientación jurídica de la abogada de la entidad. Contenía numerosos papeles, muchos de ellos desgastados y hechos jirones, que manipulaba con excesivo mimo y cuidado. Allí se encontraba toda su documentación, y las ansiadas “pruebas” que iba recopilando durante años para poder solicitar algún día el arraigo social (se exige documentación acreditativa de la permanencia continuada en España durante un periodo mínimo de tres años). Yo aún no sabía muy bien que podían significar esos papeles, pero se desprendía la gran importancia que tenía para él ese plastiquito lleno de papeles desvencijados. Era su mayor tesoro, su oportunidad. Su esperanza. Poco después, leía en el diario acerca de un incendio en el asentamiento (son frecuentes, debido a la precariedad de las infraestructuras), dónde se decía que decenas de personas habían perdido su documentación. Y consternado, no podía dejar de pensar en aquel hombre, y aquel plastiquito. Es muy frágil el lugar donde se guardan los sueños.

Seguir leyendo »

Hacer frente al miedo infundado

Hacer frente al miedo infundado.

El próximo 20 de junio se conmemora el Día Mundial de las Personas Refugiadas, dándonos la oportunidad a quienes trabajamos en este ámbito, de acercar este tema a la población, y de que los medios de comunicación se hagan eco de los problemas existentes para que se conozca mejor la realidad de estas personas y se exija a los gobiernos que tomen medidas.

Además, es fundamental que aprovechemos este día para romper posibles prejuicios y estereotipos basados en el desconocimiento y la desinformación y que sólo generan miedo infundado. Este miedo provoca que a estas personas se les ataque, se les criminalice y sigan aumentando los mensajes xenófobos y discursos de odio. Al escuchar la palabra refugiado, a muchas personas se les viene a la cabeza la imagen de la guerra de Siria y, según la edad, la de aquellos españoles que abandonaron España huyendo de una Guerra Civil o por motivos políticos. Pero este concepto es mucho más amplio de lo que abarca el imaginario colectivo ya que hace referencia a personas que pertenecen a minorías perseguidas en un determinado país como el colectivo LGTBI+, personas albinas, minorías étnicas e incluso, refugiados climáticos. En este último caso la Unión Europea publicó un informe en 2018 que cifraba en 258 millones de personas forzadas a migrar por razones medioambientales. 

Teniendo esto en cuenta, merece la pena preguntarse si la ciudadanía sabe quiénes son las personas refugiadas, si se usa adecuadamente el término o, por el contrario se tiende a generar confusión y a diluir sus especiales circunstancias.

Seguir leyendo »

Un cambio de enfoque en nuestros municipios

Con los resultados de las elecciones municipales del pasado domingo es más necesario que nunca promover y abrir un debate sobre un nuevo modelo de sociedad, partiendo de los principios de igualdad de derechos y deberes, diversidad e inclusión, como pilares de la construcción de la sociedad española del siglo XXI.

Los ayuntamientos tienen por delante todo un reto cuyo punto de partida es que la residencia debe ser la base de la ciudadanía, abandonando políticas que sólo ponen el foco en la inmigración como fenómeno puntual, sin entender que se trata de una característica propia de nuestra sociedad vinculada a la imagen actual de nuestros barrios, pueblos y ciudades. Este cambio de enfoque permitiría a nuestros municipios aprovechar el potencial de toda su población para el desarrollo de los territorios.

La inmigración es un rasgo de nuestra sociedad, independientemente de la valoración individual que se haga de la misma. La única gestión municipal sostenible es la que lleve a la inclusión ciudadana de toda la población, ya que la alternativa es la generación de la exclusión social y con ella la devaluación de las condiciones de vida para el conjunto de los vecinos y vecinas del territorio.

Seguir leyendo »

Ocho recomendaciones para sobrevivir a la desinformación en campañas electorales

Aún a riesgo de que el spoiler te haga dejar de leer, me gustaría compartirte una de las conclusiones finales de este artículo, “tus acciones te sitúan como parte de la solución o del problema”, eres una pieza clave en la difusión o la lucha contra las mentiras, así que te toca decidir.

Algunas personas que hemos decidido pasar a la acción y que pertenecemos a estrategias antirrumores de toda España, nos reunimos el pasado mes de enero en Madrid. En ese encuentro se crearon una serie de recomendaciones básicas para los partidos políticos y para la ciudadanía, que buscaban mejorar la forma de hacer frente a los rumores y las desinformaciones que están minando la convivencia en nuestro país.

De ese trabajo inicial nacen los dos decálogos de los que consta la campaña #cuidaesaboquita. El primero, que es el que da nombre a la campaña, va dirigido a los grupos políticos apelando a su responsabilidad a la hora de trasladar sus mensajes en los diferentes procesos electorales que se van a vivir en España.

Seguir leyendo »

La inmigración en los medios: un relato incompleto

Dibujo hecho por un estudiante en los talleres de Stop Rumores en Málaga en la actividad que 'Dibuja otra inmigración'

La imagen pública de la inmigración y de las personas migrantes es simplificada, tópica y homogénea. Y es así, en gran parte, debido al relato incompleto trabado por los medios de comunicación. Las informaciones muestran sólo la punta del iceberg de un fenómeno de enorme complejidad hecho de distintas historias de hombres, mujeres, niños y niñas en movimiento. Sus voces diversas faltan en las noticias pese a ser sus protagonistas, al tiempo que sobran términos alarmistas y deshumanizadores como “oleada” “asalto”  o “avalancha” que sólo crean desinformación y deforman la realidad.

Entre tantas textos centrados en los rescates de pateras, donde las cifras ocultan los rostros, se echa de menos que se ponga el foco en qué pasa con las personas tras su llegada a nuestras costas, en qué ocurre antes de que decidieran emprender el camino. ¿De dónde son? ¿Por qué viajaron? Los medios de comunicación apenas cuentan el devenir de las personas migrantes con las que compartimos hace tiempo nuestro día a día en barrios y ciudades: la mujer argentina dueña de la tienda de la esquina, el hombre marroquí, padre del compañero de clase de nuestro hijo con el que coincidimos algunas tardes en el parque…No, por el contrario, la inmigración se reduce a balances frente a historias y se presenta mayormente como un problema al que hay que enfrentarse siendo pocas las noticias que abordan aspectos positivos sobre las personas en movimiento.

Estas son algunas de las conclusiones que Málaga Acoge ha extraído de dos estudios realizados en 20172018 sobre el tratamiento informativo de la migración y el refugio en la prensa local, concretamente en los periódicos La Opinión de Málaga y Diario Sur. Con estos análisis hemos querido reflejar qué publican estos medios sobre la inmigración y el refugio en Málaga y cómo lo hacen. También, propiciar la reflexión y el debate con periodistas sobre este tema dada la gran responsabilidad que tienen en la percepción social de la inmigración.

Seguir leyendo »

La realidad de las migraciones y la frontera sur, a debate

Las costas andaluzas han visto en los dos últimos años un incremento significativo de llegada de personas migrantes que se juegan la vida en el Mediterráneo, en su desesperación por encontrar una futuro mejor.

Esta realidad, lejos de ser una sorpresa, era algo que podría haber sido mejor gestionado por las administraciones competentes.

La cifra de llegadas por la frontera sur de España ha alcanzado su récord en 2018 con la llegada de 65.325 personas. Siendo real este dato, no parece tan importante si lo miramos en términos relativos: no llenaríamos ni el Santiago Bernabéu ni el Camp Nou y la cifra palidece si la comparamos con la capacidad de acogida de nuestro país para más de 82 millones de turistas en 2018.

Seguir leyendo »

Derribando barreras de intolerancia

“Hay que salvar a la humanidad de quienes levantan barreras”, así hablaba Charles Aznavour, francés de origen armenio, en uno de sus últimos conciertos en Madrid, en plena ofensiva de Trump contra la libre circulación de personas.

La historia se sigue repitiendo de manera incansable. Desde tiempos inmemoriales, los seres humanos siempre se han movido en busca de una condición de vida mejor para sí mismos y para sus hijos. Es evidente que el fenómeno de la migración es imparable, y que, si en el momento en que el hombre comenzó a moverse, se lo hubieran impedido, hoy en día muchos de nosotros no estaríamos aquí.

Ser una persona migrante supone tener que aprender a vivir con el miedo de ser identificada, de ser detenida, de ver reducidos los derechos y quizás algún día ser expulsada. Cada persona que deja su país para establecerse en otro, quizá vive la experiencia más fuerte de su vida: tener que dejar su tierra, sea cual sea el motivo; tiene casi siempre motivaciones dolorosas tanto para el migrante como para sus seres queridos. Emprenden un camino largo, ligero de equipaje, dejando atrás su vida, intentando alejarse del hambre y de la violencia con la esperanza de poder llegar a un destino desconocido y empezar una nueva vida. La inmensa mayoría de estas personas tienen truncadas injustamente sus posibilidades de desarrollo en sus países de origen y lo peor de todo es que su identidad se ha reducido para siempre.

Seguir leyendo »

30 años de muertes: 30 años de improvisación

El 1 de noviembre se conmemoraba el 30 aniversario del primer fallecimiento de una persona migrante registrado en las costas españolas. Han pasado tres décadas desde que la opinión pública pudo hacerse una idea de la cara trágica de la inmigración. Desde entonces los políticos de turno pudieron comenzar a adoptar medidas para dar buena respuesta al fenómeno migratorio. Es un periodo suficiente para haber pensado en formas de evitar que las personas tengan que arriesgar sus vidas en el mar - como la apertura de vías legales- y así enfrentar la crisis humanitaria que empezaba a vislumbrarse. Ha habido tiempo de crear espacios de acogida dignos para atender a los sobrevivientes de los naufragios en nuestras costas.

La situación ha sobrepasado a las Administraciones y se responsabilizan unas a otras de la mala gestión. Pero lo cierto es que la improvisación ha sido la regla en  la atención a personas migrantes llegadas en pateras cuando la previsión de aumento de llegadas estaba clara simplemente acudiendo a las cifras de años anteriores o comprobando lo que estaba ocurriendo en países vecinos como Grecia e Italia.

La carencia de recursos para la primera acogida de las personas migrantes no es por su número sino porque ha faltado previsión. Es cierto que llegan más, pero también lo es que no ha habido voluntad de crear espacios adecuados para recibirles. Hasta la semana pasada los hombres, mujeres, niños y niñas rescatadas del mar que llegaban al puerto de Málaga han recibido la primera atención en carpas, prácticamente a la intemperie.

Seguir leyendo »

Que gane la convivencia

Manifestación en Barcelona el Dia Internacional del Migrante

Como estaba previsto Andalucía ha empezado el ciclo electoral en España. Un ciclo que acabará con unas elecciones generales que, se adelanten o no, ya marcan todo el proceso que viviremos a partir del 2 de diciembre próximo.

En este escenario que llaman de post crisis muchas cosas han cambiado. Los más de diez años de ruptura del crecimiento han traído una opinión pública menos previsible y con más opciones por las que decantarse en las urnas. Una opinión de personas que en su gran mayoría viven peor que hace diez años y que después de una década de esfuerzo constante por mantener sus proyectos, ilusiones y expectativas vitales acusan la frustración de no ver claro el final del túnel.

Esta crisis tiene sus raíces en un modelo económico que genera desajustes tan increíbles en el reparto de la riqueza como que el número de personas con grandes fortunas haya crecido significativamente durante el mismo periodo de tiempo que alcanzamos un paro histórico en el país.

Seguir leyendo »

La migración también crece en el Sur

La historia de la humanidad es también la de la movilidad de las personas. Desde los primeros homínidos originarios de África que se expanden por el planeta, pasando por los imperios que dominaron territorios ultramarinos hasta la más reciente globalización que ve el planeta como una gran aldea en la que todos estamos interconectados. Gracias a ella nos comunicamos más y mejor, intercambiamos productos y servicios, compartimos producciones culturales y aspiramos a conocer, visitar y -como no– también a vivir en lugares seguros en los que poder acceder a las ventajas que ofrece el desarrollo.

A esa gran fiesta del desarrollo y el consumo no están invitados todos los habitantes del planeta. Los miembros de estos clubes de avanzada se han vuelto cada vez más selectivos y se reservan el derecho de admisión. Mientras tanto, millones miran desde la vereda del frente y no se resignan a seguir excluidos de esa celebración. En todo el mundo la presión migratoria sobre las fronteras va en aumento.La pobreza y la falta de expectativas, la inestabilidad política y los conflictos, las crisis económicas y el desplazamiento por motivos ambientales o desastres naturales han disparado el número de personas dispuestas a moverse. Ya lo han hecho 258 millones (OIM) y un estudio de Gallup indica que en 2017 unos 710 millones de adultos (el 14% de la población adulta mundial) desearían migrar a otro país si tuvieran la oportunidad, 66 millones de ese total tienen planes de hacerlo, pero sólo 23 millones están preparando su partida.

Los deseos de migrar y la intención de controlar o detener esos flujos han dado pie a un negocio muy rentable. Están las mafias que prestan dinero para el viaje, facilitan el paso de fronteras o falsifican documentos. Pero también hay constructoras de muros y alambradas, oferentes de pasaportes biométricos, empleadores beneficiados por trabajadores sin visado (temerosos de ser deportados y, por lo mismo, resignados al abuso y la explotación), arrendadores de espacios inhabitables, agencias de viajes y aerolíneas que se responsabilizan sólo del traslado, empresas que envían remesas y un largo etcétera. La movilidad genera el 9% del PIB mundial y el 15% de los ingresos se destinan a remesas según la OIM.

Seguir leyendo »