Vox pide la dimisión de Patricia Del Pozo por la retirada de la 'cruz de los caídos' de Aguilar y la consejera dice tener la conciencia tranquila

La cruz de Aguilar durante su retirada, en una imagen de archivo.

El parlamentario andaluz de Vox Benito Morillo ha pedido este miércoles la dimisión de la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, a quien ha acusado de ser "cómplice" de la retirada y posterior destrucción de la Cruz de los Caídos de Aguilar de la Frontera (Córdoba) que tuvo lugar la semana pasada. La consejera ha respondido que ella ha cumplido con la Ley y que tiene "la conciencia muy tranquila", señalando como única responsable de lo ocurrido a la alcaldesa aguilarense, Carmen Flores (IU).

Historiadores sobre la retirada de 'cruces de los caídos': "Una democracia no puede permitir que el espacio público lo ocupen símbolos franquistas"

Historiadores sobre la retirada de 'cruces de los caídos': "Una democracia no puede permitir que el espacio público lo ocupen símbolos franquistas"

Así ha ocurrido, durante la comparecencia de Del Pozo en la Comisión del Parlamento andaluz, a petición del PP, Adelante Andalucía y Vox, siendo el mencionado diputado regional de ésta última formación, Benito Morillo, junto con la parlamentaria de Adelante por Córdoba, Ana Naranjo, quienes se han mostrado más críticos con Del Pozo, a la que Morillo ha llegado a pedir que dimita, al haber sido "cómplice, por acción u omisión" de un "atropello a los sentimientos religiosos", pues "ha facilitado" el "acto vandálico" que ha constituido la retirada y destrucción de dicha cruz, sentando así un "peligroso precedente".

"Ha usado como subterfugio la Ley de Patrimonio"

Esta fue la reacción de Morillo tras la primera intervención de la consejera, quien descargó toda responsabilidad de la retirada de la cruz y de su posterior destrucción en el Ayuntamiento de Aguilar y en su alcaldesa, pues fue el Consistorio el que solicitó su supresión y sustitución por un conjunto escultórico basándose en los daños que, por filtraciones, estaba causando dicha cruz en el Convento de las Descalzas, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), razón por la que la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, en aplicación de la Ley, autorizó a que el Consistorio retirase la cruz, en el marco de sus competencias.

Pero lo que no conocía previamente dicha comisión, según ha argumentado Del Pozo, son las intenciones que tenía el Ayuntamiento de Aguilar de "tirar después la cruz a un vertedero", subrayando la consejera que en este asunto y por parte de la Junta de Andalucía "no se ha incumplido la Ley" ni tampoco se ha cometido error alguno, sino que se trata de que la alcaldesa aguilarense "ha usado como subterfugio la Ley de Patrimonio Histórico, al no poder usar la Ley de Memoria Histórica", para retirar una cruz que consideraba un símbolo franquista, ya que fue levantada en 1938 en recuerdo de los caídos franquistas. Carmen Flores, la alcaldesa, ya explicó la semana pasada que la presencia de la Cruz retirada en un vertedero fue "una imagen dolorosa" y que el Ayuntamiento no tuvo nada que ver.

Sin embargo, según ha recordado la propia consejera, en la década de los 80 del pasado siglo la propia Carmen Flores, entonces en el PCE, respaldó la propuesta de un edil del PSOE para eliminar la placa en memoria de los franquistas por otra en recuerdo de todos los caídos en la Guerra Civil, que también fue eliminada años después, y eso no le ha impedido ahora, según ha indicado Del Pozo, "eliminar una cruz sin valor patrimonial intrínseco, y por tanto sin protección, de un lugar protegido patrimonialmente, por un problema de filtraciones". De hecho, la consejera, una vez dirimido si la cruz era o no BIC, ya no tenía competencias sobre la misma.

Eso no significa que "haya que llevarla a un vertedero", ha insistido Del Pozo. De hecho, según ha resaltado, podía "haberla llevado a otro sitio", sobre todo "cuando se trata de un símbolo religioso", que tenía "valor sentimental para toda la ciudad de Aguilar de la Frontera, como bien sabía" la alcaldesa, que ha llevado todo este asunto "por la puerta de atrás", lo que ha llevado a Del Pozo a pedir que se trabaje "para que esta situación no vuelva a repetirse", a la vez que ha insistido en que, sobre este asunto, tiene "la conciencia muy tranquila", pues por la Junta se ha actuado "conforme a la legalidad" vigente en materia de patrimonio.

PP: "Una decisión revanchista"

En este mismo sentido, por su parte, se ha pronunciado el parlamentario andaluz del PP Adolfo Molina, quien también ha culpado en exclusiva de lo ocurrido con la cruz de Aguilar a la "decisión sectaria y revanchista", además de "cobarde y evitable", que tomó la alcaldesa del municipio, sobre todo teniendo en cuenta que en los años 80 del pasado siglo ya se le había "quitado la simbología franquista".

Además, según ha subrayado Molina, la resolución de la Comisión de Patrimonio de la Junta, autorizando la solicitud del Ayuntamiento aguilarense para retirar la cruz, se adoptó en base la normativa y según lo determinado por "técnicos e historiadores" que forman parte de dicha comisión, mientras que "quien decidió quitar la cruz con la radial, montarla en un camión y llevarla a un vertedero fue la alcaldesa" de Aguilar.

Cumpliendo el programa electoral

Por se parte, la parlamentaria de Adelante Andalucía Ana Naranjo ha asegurado que la alcaldesa de Aguilar, que logró mayoría absoluta en las pasadas elecciones municipales, retiró la cruz para dar cumplimiento a su programa electoral, por lo que ha lamentado la "falta de respeto" hacia Carmen Flores que, en su opinión, ha demostrado este miércoles la consejera de Cultura, que ha servido a los intereses de sus "socios de la ultraderecha".

En este sentido, Naranjo ha dicho a Del Pozo que la consejera "sabe perfectamente cuándo y por qué" se levantó la cruz de Aguilar, para "exaltar la victoria de los franquistas", con lo que las connotaciones de dicha cruz "son políticas, no religiosas", considerando la parlamentaria de Adelante que la consejera debe oponerse y "no amparar los mensajes de odio" y las "amenazas" que está recibiendo el Ayuntamiento aguilarense de parte de quienes "sostienen en el poder" al Gobierno andaluz de PP y Cs.

Al margen de los tres grupos, PP, Adelante y Vox, que pidieron la comparecencia de Del Pozo a cuenta de la retirada de la cruz de Aguilar, también han intervenido el parlamentario andaluz del PSOE Juan Pablo Durán y el diputado regional de Cs Emiliano Pozuelo.

La consejera "ha avivado la polémica"

Durán, por su parte, ha dicho lamentar que la consejera haya "mezclado sentimientos religiosos" con otras cuestiones que "llevan a la confrontación", pues, "en vez de zanjar la polémica, la ha avivado", cuando, en realidad, "ha hecho lo que legalmente le corresponde" al retirar la cruz. Por ello, ha insistido en pedir a Del Pozo que "deje los sentimientos religiosos y la Ley de Memoria Histórica, que no tiene nada que ver" con este asunto, instándole también a dejar "a los católicos en paz" y a no contribuir a "aumentar la crispación en Aguilar".

Finalmente, el parlamentario andaluz de Cs Emiliano Pozuelo ha recordado, como ya hiciera la propia consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, que en los años 80 del pasado siglo ya se retiró la simbología franquista de la cruz de Aguilar, con lo que en este caso no era de aplicación la Ley de Memoria Histórica, de ahí que la alcaldesa del municipio haya "utilizado la protección urbanística y del BIC" para quitar la cruz, pidiendo que "se diriman responsabilidades" de quienes hayan actuado "por sectarismo ideológico", pues ello sirve para "seguir generando odio".

Etiquetas
Publicado el
3 de febrero de 2021 - 13:47 h

Descubre nuestras apps

stats