Andalucía Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
El búnker judicial: quién es quién en el gobierno de los jueces del PP
La semana en que Lesmes echó un pulso al Gobierno y arrastró a Felipe VI
OPINIÓN | Una conjura para los necios, por Elisa Beni

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Tiempos de francotrumpismo

Los dirigentes del PP Teodoro García Egea (i), Cayetana Alvarez de Toledo y Pablo Casado, durante la segunda jornada del debate.

Madrid está rebosando, más las inmediaciones de la Carrera de San Jerónimo. La gente se pone en todas las colas que haya, triunfan las de bocadillos de calamares. No parece que estén muy preocupados por lo que pasa en el Congreso, a lo más que llegan es a curiosear y preguntar el porqué de tantas cámaras y furgones de policía. Pero pasa y mucho.

En el hemiciclo de la soberanía popular se debate si se inviste o no al aspirante Pedro Sánchez como presidente de un nuevo gobierno progresista, el primero desde que empezó la joven democracia.

La gente, la mayoría, desconocen, no digo entienden, el deterioro de la política, el gamberrismo institucional y la crispación, el milenarismo, catastrofismo de la derecha española ante la posibilidad de que haya un gobierno progresista. El único vínculo umbilical entre lo que se dice en el Congreso y la gente que espera la cabalgata de los magos de oriente es una prensa, en su mayoría, igual de crispada, irreverente y poco respetuosa con la voluntad de los españoles expresada en las recientes elecciones.

A la expresión de crispación e inoculación de miedo se han añadido espontáneos de todo tipo, agitadores profesionales e institucionales, desde periodistas, a políticos vintage pensionados en sus empresas de postín, organizaciones empresariales y, si faltaba poco, los obispos de la Santa madre Iglesia que han pedido a sus creyentes que recen por España, sin que hayan pedido nunca que recen por sus hermanos por los que Jesús predicó, o por sus propios pecadores, que son legión.

Y sin embargo, a pesar del gamberrismo de la derecha, la primera fase de la investidura ha concluido. El aspirante ha obtenido la mayoría de apoyos de la Cámara pero no la mayoría absoluta que exige la Constitución. Habrá que esperar hasta el martes a partir del mediodía. Si los números se repiten, habrá gobierno progresista. Pero la inquietud está en el ambiente. Llamadas al transfuguismo, presiones y chantajes a los diputados, descalificaciones e insultos, todo ello indicativo claro de la falta de cultura democrática y respeto de una derecha que solo encuentra la paz cuando gobierna y controla todas las instituciones democráticas para su solaz y disfrute de lo ajeno que es lo de todos.

Un gobierno progresista no gusta a la derecha, por eso llevan semanas intentando dinamitarlo y seguirán haciéndolo con la complicidad, silencio y deslealtad de sonoros nombres de la historia del socialismo. Han intentado que no haya gobierno pero, si acaso se constituyera, amenazan con una oposición trochista, milenarista. Sin ellos se acabará el mundo, y España, todo se hundirá con un gobierno progresista.

Pero si el filibusterismo institucional, las presiones y chantajes, el transfuguismo mendicante y otras armas de perversión masiva fallan, habrá gobierno de coalición, progresista y moderado. Esas han sido las últimas palabras pronunciadas por Sánchez.

Habrá un gobierno progresista moderado. España, por desgracia, al mismo tiempo, constatará que se ha quedado si una derecha moderada, homologable a cualquier derecha europea. Constará que lo que antes era la derecha de unos españoles moderados, hoy ha sido invadida por la ultraderecha que ha dejado sumida en la irrelevancia a cualquier atisbo de una derecha democrática, moderna, alternativa.

La ultraderecha se ha apoderado de la derecha española, ahora zombi. La ha retrotraído a los años treinta, pero con la técnica del siglo XXI, es decir, con una estrategia francotrumpista, creando el caos, la desafección, la catástrofe, sembrando miedo para crear el caldo de cultivo que solo favorecerá el fortalecimiento de la extrema derecha.

El Partido Popular se ha suicidado, lo dicho en un tuit, en un mitin, en una verbena, pasa pero lo dicho en la sede de la soberanía popular permanece en la memoria y en el diario de sesiones del Congreso.

Pablo Casado le ha arrebatado el discurso a la extrema derecha, pero la extrema derecha acabará arrebatándole sus votantes. Y todo esto, haya o no haya gobierno progresista.

Sobre este blog

Desdeelsur es un espacio de expresión de opinión sobre y desde Andalucía. Un depósito de ideas para compartir y de reflexiones en las que participar

Etiquetas
Publicado el
5 de enero de 2020 - 20:02 h

Descubre nuestras apps

stats