Sobre este blog

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cuenta con 23 institutos/centros de investigación, propios o mixtos, en Andalucía. En este espacio de divulgación, las opiniones de los autores expresadas en este blog son de exclusiva responsabilidad de los mismos.

El CSIC navega con las tortugas bobas por todo el Mediterráneo

tortuga csic

Adolfo Marco

Estación Biológica de Doñana (EBD/CSIC) —

En el mes de junio del año pasado, una familia que pasaba la noche en la almeriense playa de San Juan de los Terreros observó como una tortuga boba (Caretta caretta) salía del agua y presentaba un comportamiento extraño, por lo que decidieron avisar al 112. La tortuga construyó un nido y desovó un total de 80 huevos. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía (CMAOT) tomó la decisión de extraer los huevos de su nido para poder incubarlos en un entorno más seguro. En todo este proceso se contó con la participación y asesoría científica de la Estación Biológica de Doñana (EBD), centro del Consejo superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Nuestro trabajo comenzó la misma noche en que el nido fue descubierto, y continuó con su posterior traslado a la EBD para la incubación de los huevos y todo el proceso de desarrollo de las crías en el Acuario de Sevilla.

Ya en el mes de junio el personal de la CMAOT logró liberar en el mismo lugar, la playa de San Juan de los Terreros, unas 12 tortugas procedentes de este nido, que habían alcanzado más rápidamente las condiciones óptimas para su suelta; y más recientemente, el pasado 28 de septiembre, se liberaron otros 13 ejemplares. Desde el equipo de investigadores del CSIC hemos coordinado científicamente, tanto en la suelta de junio como en la de septiembre, que algunas de las tortugas liberadas contaran con un emisor satelital que nos permitirá estudiar su supervivencia, navegación y rutas de dispersión y zonas de alimentación en el mar.

En el grupo de junio fueron cuatro las tortugas que llevaron el emisor satelital, y en el grupo de septiembre fue el turno de otras cinco. Las primeras liberaciones han sido un éxito. Las cuatro tortugas han sobrevivido hasta el momento y han viajado miles de kilómetros en diferentes direcciones. Esto contradice las teorías que sugerían que la dispersión de juveniles de tortuga de pequeño tamaño era pasiva siguiendo las corrientes. Hemos observado como cada tortuga tomaba sus propias decisiones y rumbo. Una se ha ido hacia el norte, pasando por las Islas Baleares y el Levante hasta llegar a aguas de Cataluña, donde se encuentra ahora. Otra ha viajado hasta el Estrecho de Gibraltar y retornado a Almería en dos ocasiones. Las otras dos han navegado por el Mar de Alborán tanto en aguas españolas como marroquíes y argelinas.

La velocidad de navegación y las distancias recorridas, en muchos momentos a contracorriente, indican la salud de las tortugas y el éxito del programa de cría en cautividad durante un año como herramienta para reforzar a las poblaciones amenazadas y favorecer la dispersión de la anidación. Estos resultados también nos indican que las liberaciones de más de mil tortugas de un año procedentes de Cabo Verde, realizadas durante cinco años en Andalucía por el CSIC y la CMAOT, muy probablemente han tenido éxito, pues se usó la misma metodología. En su momento no se pudo hacer el seguimiento satelital de estas tortugas pues la tecnología aún no lo permitía.

Actualmente usamos unos emisores muy pequeños con alimentación solar que no superan el cinco por ciento del peso de las tortugas liberadas (entre 800 gramos y un kilogramo). Esta nueva tecnología permitirá mayores avances en el estudio, seguimiento y protección de esta especie amenazada que habita en mares y océanos cálidos y que puede superar el metro de longitud. Las tortugas bobas son omnívoras y se alimentan principalmente de algas, bivalvos, crustáceos y medusas. A lo largo de su vida realiza grandes migraciones acercándose únicamente a las playas de nacimiento para el desove, generalmente en los meses de junio y julio.

Este nido de tortuga boba rescatado corresponde al primero de Andalucía y del litoral español que se estudia en detalle y cuyos ejemplares se crían durante un año para aumentar sensiblemente su supervivencia. De esta forma, se aumenta muchísimo la probabilidad de que algunas tortugas de este nido sobrevivan hasta la madurez y retornen a desovar a la playa de nacimiento en el futuro. Es la mejor técnica que conocemos para ayudar a las tortugas bobas a colonizar nuevos hábitats reproductivos en respuesta al calentamiento del clima.

Sobre este blog

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cuenta con 23 institutos/centros de investigación, propios o mixtos, en Andalucía. En este espacio de divulgación, las opiniones de los autores expresadas en este blog son de exclusiva responsabilidad de los mismos.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats