La portada de mañana
Acceder
Las leyes trans, 'mordaza' y de vivienda ponen a prueba el pacto de legislatura
¿Puede permitirse China abandonar de golpe la política de Covid Cero?
OPINIÓN | "¡Arriba las manos!, esto es un banco", por Esther Palomera
Sobre este blog

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cuenta con 23 institutos/centros de investigación, propios o mixtos, en Andalucía. En este espacio de divulgación, las opiniones de los autores expresadas en este blog son de exclusiva responsabilidad de los mismos.

¿Por qué participo hoy en La Noche Europea de los Investigador@s?

JAS2241

0

Dicen que la curiosidad mató al gato. «Curioso», ¿no creéis? ¿Cómo es que algo tan noble osaría matar algo? A mí no me cabe en la cabeza. Nuestro diccionario define la «curiosidad» como el «deseo de saber o averiguar una cosa». Y es que, ¿qué nos hace más humanos que querer saber el porqué de todas las cosas?

Se dice que el ser humano es un ser curioso por naturaleza. De hecho, algunos afirman que es la mayor y más importante de todas las cualidades de nuestra singular especie. Ese pequeño niño que se mueve en la cuna se lleva cosas a la boca apelando a una intransigente y pura curiosidad. Explora, investiga y siente el entorno. A medida que va creciendo se va haciendo muchísimas preguntas. Unas se las podría hacer él mismo, pero otras le surgirán de interaccionar con el resto de personas de su entorno. ¿Por qué cae agua del cielo? ¿Por qué existe el día y la noche? ¿Por qué las plantas son verdes? ¿Por qué está dulce la fruta? ¿Por qué el fuego quema? ¡Ay, la curiosidad!

Nos hacemos mayores y, a veces, las cosas cambian. Atosigados por una vida complicada, llena de asuntos aparentemente trascendentales, dejamos de hacernos preguntas. Sin embargo, cuando escapamos de nuestra rutina, nuestra mente vuelve a bullir llega de incógnitas. Porque nuestras mentes no están preparadas para estar en silencio. Porque constantemente tratan de hacerse oír entre un sinfín de cosas sin importancia. Y eso, si lo piensas, es mágico. ¿Qué hay más maravilloso que el placer de hacerse preguntas y el aciago mundo de tratar de darles respuesta? Seguro que no puedes negar la realidad: que tú te haces muchas preguntas. A todas horas. Quizás aquí y ahora te estés planteando muchas cosas distintas. No es que yo esté dentro de tu mente. Es que, a mí, me pasa.

Constantemente, cuando buceo en el mundo que me rodea, observo mi entorno. Y son muchas las cosas que tratan de asolar mi mente. Intentan penetrar en mi córtex cerebral, incitando a unas neuronas u otras a reaccionar. Y, por arte o por desgracia, se me ocurre una idea. Siempre he sido alguien inquieto que, inconformista con el mundo, tenía curiosidad por casi todo. Esa curiosidad innata es lo que me llevó a hacerme científico. Porque la ciencia implica observar, explorar e inspeccionar lo que te rodea. Hacerte preguntas. Tiene como objetivo buscar respuestas sencillas o complejas. Pero también busca relacionar distintas ideas, conectar cuestiones, encadenar respuestas y sentir la satisfacción por llegar al fin de un camino que nosotros mismos hemos abierto.

En esta noche, muchos trataremos de acercarte algunas de las preguntas más complejas que el ser humano ha tenido la suerte de hacerse.

Es por eso por lo que estamos aquí, en este punto, ahora mismo. Porque hoy es un día especial. Hoy es la «Noche Europea de los Investigadores». En esta noche, muchos trataremos de acercarte algunas de las preguntas más complejas que el ser humano ha tenido la suerte de hacerse. ¿Cómo es que las semillas son capaces de viajar miles de kilómetros sin ser capaces de volar? ¿Cómo es que hay personas más proclives a padecer una cierta enfermedad que otras? ¿Por qué esta especie de piojo sólo vive sobre el pelaje de un carnívoro en todo el mundo? ¿Por qué no podríamos vivir sin todas las abejas solitarias que pueblan nuestro mundo? ¿Es posible que exista vida más allá de nuestro planeta tierra? ¿Qué es una planta transgénica? ¿Cómo han llegado a construirse algunas de las obras arquitectónicas más importantes de la historia de la humanidad? ¿Cuántas especies de homínidos poblaron la tierra? ¿Podremos llegar a encontrar algún mineral nuevo que podamos aprovechar para obtener energía? Todo lo que se te ocurra, está al alcance en esta noche.

Solo tu mente es el límite. Bueno, me corrijo. Solo tu mente es el límite y la curiosidad es su único jinete. Quizás haciéndonos preguntas lleguemos a resolver algunos de los últimos enigmas que nos asolan. ¿Podremos detener el irrefrenable cambio climático que se cierne sobre notros? ¿Cómo podemos tratar de salvar la degradación de los ecosistemas de todo el mundo? ¿Seremos capaces de detener el descontrol celular que ocasiona el cáncer? ¿Llegaremos por fin a descifrar los escritos dejados por todas las razas humanas que han poblado nuestro planeta? En fin. Preguntas. Respuestas. Dos palabras que, como dos amantes, no se entienden por separado. Una siempre va de la mano de la otra. Son como Romeo y Julieta. Si no tuviésemos curiosidad, esta obra de teatro no existiría. Por lo tanto, te invitaría a cultivar siempre este noble arte.

No hay nada más maravilloso que dejar a tu mente divagar. Aunque no sea «tu trabajo», tu visión siempre importa. Porque la curiosidad debe entretejerse entre todos nosotros para poder entender cada vez más todo lo que nos rodea. Quizás, por esto mismo, participo yo hoy en la «Noche Europea de los Investigadores». Porque siempre me ha encantado hacerme esas preguntas. Hoy me gustaría acercaros muchas de las mías a todos vosotros. Para que las hagáis vuestras. Para que participemos juntos en la misión de buscarles la respuesta. Porque juntos conseguiremos más que solos. Y porque solo con nuestro tesón y curiosidad conseguiremos responder cosas que verdaderamente necesitan respuestas. Otras las resolveremos por el mero placer de conocer. Pero otras tantas serán porque nuestra mente imperiosa necesita una solución. Para mí, es poético pensarlo. Por favor, acompáñanos esta noche en una de las cosas que más nos gusta y fascina a los investigadores. Pero por favor, ayúdanos. Sólo si tú nos haces dudar podremos seguir avanzando en el sinfín de las preguntas sin respuesta. Recuérdalo. No existe ninguna pregunta que sea tonta. Sólo existen dudas que se quedaron en el tintero porque la curiosidad no tuvo la suficiente fuerza para tratar de sacarlas a la luz. Si dicen que la curiosidad mató al gato, dejemos que esta noche sea nuestro verdugo.

Sobre este blog

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cuenta con 23 institutos/centros de investigación, propios o mixtos, en Andalucía. En este espacio de divulgación, las opiniones de los autores expresadas en este blog son de exclusiva responsabilidad de los mismos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats