eldiario.es

9

ARAGÓN

Giro a la izquierda en la Europa del Sur… y Sanders

La irrupción de un candidato socialista en las primarias del Partido Demócrata en Estados Unidos podría estar dando un perfil de globalidad a ese giro a la izquierda

El Sanders hípster y el senador Rubio, los otros ganadores de Iowa

El Sanders hípster y el senador Rubio, los otros ganadores de Iowa EFE

Hace un  año, cuando ganó Syriza las elecciones en Grecia, se especulaba con una posible victoria de las izquierdas en el sur de Europa. Se veía el entonces esperanzador triunfo de Alexis Tsipras como el primer movimiento de un giro a la izquierda en los países rescatados por la UE. Luego, la rendición del gobierno griego ante la Troika deshizo las esperanzas de que la agenda antiausteridad pudiera abrirse paso en la política europea. No obstante, meses después, constatamos que algo está cambiando en el mapa político. Y no me refiero solo al inesperado gobierno socialista en Portugal con respaldo parlamentario del Bloco de Esquerda y del PCP, que podría tener una réplica en España si el PSOE se atreviera a alcanzar un acuerdo a su izquierda, con Podemos y Unidad Popular. La irrupción de un candidato socialista en las primarias del Partido Demócrata en Estados Unidos podría estar dando un perfil de globalidad a ese giro a la izquierda.

Me refiero a Bernie Sanders, que aparece en las encuestas de las primarias demócratas pisándole los talones a la ex secretaria de estado Hillary Clinton, favorita a pesar entre otras cosas del escándalo de los correos electrónicos. Sanders no es un miembro del Partido Demócrata; es socialista, podríamos considerarlo a la izquierda de la socialdemocracia europea, y sin embargo ha podido ser elegido Senador por Vermont en 2006, tras ser miembro independiente de la Cámara de Representantes durante cuatro legislaturas y tras cuatro mandatos como alcalde de Burlington, la ciudad más poblada del estado. Resulta sorprendente para quien observa como espectador los comicios norteamericanos en la distancia.

Tras el caucus de Iowa, que abrió la larga carrera electoral hasta la Casa Blanca, en el que Clinton y Sanders empataron, el senador de Vermont podría resultar ganador en la próxima cita, en New Hampshire el próximo día 9, según pronostican las encuestas. Sin duda, hay un cierto resurgir de la izquierda en la sociedad estadounidense, aunque no encuentre espacio en los medios de comunicación convencionales. Si no, no se explica el auge en los apoyos del candidato socialista. Y no me refiero solo a las encuestas, sino a un medidor más tangible, más sincero. Casi ochocientos mil pequeños donantes han aportado más de cincuenta millones de dólares para la campaña de Sanders; veinte millones el pasado mes de enero. Esas cifras podrían anunciar una larga campaña en el bando demócrata entre la ex Primera Dama y el candidato socialista. ¿Os imagináis que el combate electoral definitivo lo libren el ultra Donald Trump y el rojo Bernie Sanders? ¿Quién de los dos provocará más rechazo en la compleja, multiétnica y plural sociedad norteamericana?

Tras el caucus de Iowa, que abrió la larga carrera electoral hasta la Casa Blanca, en el que Clinton y Sanders empataron, el senador de Vermont podría resultar ganador en la próxima cita, en New Hampshire el próximo día 9

En esta orilla del Atlántico el cambio parece aparentemente más sencillo. La crisis económica y, sobre todo, la receta neoliberal del austericidio han desgastado a los partidos turnantes y han movilizado nuevos sectores sociales, provocando auténticos terremotos en el mapa electoral de los países más afectados. El caso más claro ha sido el griego, donde la izquierda radical derrotó primero a los socialdemócratas y luego a los conservadores. Si no se hubiera encontrado sola en el tablero, es posible que Atenas hubiera resistido el órdago de Bruselas. Más reciente ha sido el giro de los socialistas portugueses que de reconocer la derrota en la noche del escrutinio pasaron a pactar con comunistas e izquierdistas un programa de legislatura de corte social y contrario a la austeridad impuesta. En España el hecho de que la izquierda antiausteridad (Podemos y Unidad Popular) superara en votos al PSOE ha abierto la expectativa de que pueda articularse una nueva mayoría de cambio, aunque también precisamente el mal resultado de los socialistas (que han perdido la mitad de los votos en las dos últimas elecciones generales) podría obstaculizar el acuerdo. Cualquier decisión de Ferraz, a estas alturas, parece suicida: tanto permitir por activa o pasiva un gobierno del PP como abrirse a un pacto a la portuguesa que cuestione la agenda de la austeridad. Pero ¿si al final lograra abrirse paso un acuerdo Sánchez-Iglesias-Garzón?

También hay opciones de cambio en la República de Irlanda. De cara a las elecciones recién convocadas para el 26 de febrero, las encuestas apuntan como favorito al gobernante Fine Gael (partido conservador, no nacionalista), pero su socio laborista se desploma, cayendo del segundo al cuatro puesto, lo que deja al Sinn Féin (de izquierdas, nacionalista) de Gerry Adams como segunda fuerza (aunque hace unos meses incluso aparecía como primera), enarbolando la bandera contra la austeridad, lo que le permitiría encontrar apoyos entre un nutrido grupo de parlamentarios independientes y de extrema izquierda. El complejo sistema de voto irlandés, caracterizado por la transferencia de voto (el elector ordena los candidatos por su preferencia), podría favorecer por primera vez al Sinn Féin. Una sorpresa de este calibre podría completar un nuevo mapa europeo en el que la izquierda antiausteridad gobernara en los estados rescatados y creara un contrapeso en la periferia frente a Bruselas, Berlín y el BCE.

¿Están comenzando a verse los primeros pasos de un giro a la izquierda en la UE, e incluso tal vez de alcance global? Quizá. Esperemos unos meses más.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha