Los vecinos de Seira, en Huesca, denuncian que las obras de la carretera dejan aislados a los 60 habitantes de la localidad

Una de las vecinas del pueblo en la protesta contra el cierre

Los vecinos y vecinas del municipio oscense de Seira, formado por Abi, Barbaruéns y Seira, han alertado que cuando se retomen las obras en la N-260 en los tramos Campo-Seira y Seira-Congosto de Ventamillo, se quedarán prácticamente aislados, ya que solo podrán salir y entrar del municipio en dirección hacia Castejón de Sos en tres tramos horarios, durante 6 horas al día en total.

Según explica Valentino Fievet, vecino de la localidad, "la empresa constructora de la obra ha tenido a bien cortar la carretera por los dos lados, tanto parte sur como parte norte del municipio y estamos aislados. Nos han propuesto unas franjas horarias con las que para nada estamos de acuerdo porque nos imposibilitan hacer cualquier cosa". Estas franjas horarias son de 07:00 a 09:00, de 14:00 a 16:00 y de 20:00 a 22:00 y están pensadas para que los niños y niñas de la localidad puedan acudir a los centros escolares. Sin embargo, "si tienes que hacer cualquier gestión o ir a algún comercio tienes que marcharte a las 09:00 y hasta las 14:00 no puedes volver, porque no hay nada abierto antes de las 09:00", explica.

Desde el 18 de octubre a mediados de diciembre de 2021 tendrán cortada esta comunicación con la parte baja de la comarca como ocurrirá a través de esta carretera a todos los habitantes de la Alta Ribagorza. Los habitantes del municipio de Seira no tienen ninguna otra alternativa de comunicación, y el proyecto contempla que "no tendrán cortados de forma simultánea los dos accesos como va a ocurrir".

Fievet es ganadero y, aunque realiza su actividad en el pueblo, los cortes en la comunicación le pueden ocasionar problemas en el acopio de comida para el invierno o si alguno de sus animales precisa asistencia veterinaria. "Luego nos llenamos la boca con la despoblación, esta se combate teniendo en cuenta el medio rural y a las gentes del medio rural", expone.

Esta situación no es nueva, la pasada primavera ya sufrieron cortes similares, aunque en esa ocasión estaba "medio justificado" porque se produjeron derrumbes. "Por la buena fe de los vecinos se aguanto, pero ahora nos parece una tomadura de pelo que en diciembre entre semana estará cortado y el fin de semana para que suban los turistas a esquiar se abrirá", denuncia Fievet.

Sensación de "agobio y malestar"

Mario Suari, otro vecino de la localidad, define el corte en el tráfico de primavera como "un calvario". Trabaja fuera del pueblo en turnos rotativos. "Cuando se pusieron los horarios solo se contó con los horarios escolares, entonces yo tenía que ir todas las mañanas antes de las 06:00 a pedirles por favor que me dejaran pasar, a veces tenía que esperar o ayudar a apartar algún carretillo". Ante las quejas de Suari se permitió la entrada y salida hasta las 06:00, pero cuando trabajaba en turno de noche llegaba pasada la hora y "tenía que ir andando desde las obras hasta mi casa, a un kilómetro y medio y dejando el coche en la cuneta".

Explica que les dijeron que esta situación no volvería a pasar y que la sensación de los habitantes es de "agobio y malestar" al sentirse encerrados. "Han dicho que iban a cortar el día 18 de octubre, no nos dan soluciones, los que tengamos que ir a trabajar ya nos espabilamos. Y los niños aunque vayan al colegio no podrán hacer ni extraescolares ni nada porque no podrán volver a casa".

Recalca también que no entienden que en el mes de diciembre los fines de semana la carretera vaya a permanecer abierta para el turismo pero no entre semana para la gente que habitualmente vive allí, "son más importante los turistas que la gente que tenga que hacer el día a día".

CHA lleva el asunto al Senado

Ambos vecinos explican que, si no se da una solución, emprenderán acciones legales ya que esta situación va en contra del proyecto que se presentó. Chunta Aragonesista ha exigido atender las peticiones de movilidad de los vecinos ha observado que "evidentemente se está incumpliendo este compromiso" y por ello trasladarán al Senado este asunto, por medio del senador de Compromís, Carles Mulet, para solicitar diálogo y un acuerdo entre las partes para facilitar la movilidad de los habitantes del municipio, en la medida de lo posible durante los meses venideros", ha explicado el secretario territorial de CHA-Alto Aragón, José Ramón Ceresuela.

"Evidentemente algo se ha hecho mal, no puede ser que los habitantes de este municipio se enteren de las fechas de cierre y de las condiciones por medio de los medios de comunicación sin haber podido alcanzar soluciones intermedias", ha lamentado Ceresuela.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats