eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Benjamín Pulido Navas

Ni calvo ni con dos pelucas.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4

El dilema de Thelma y Louise (II)

Pero no vale la pena mirar atrás. Se echaron los polvos y aquí están los lodos. Y ahora es cuando el PP, que prendió la cerilla sobre la lata de gasolina, teniendo la posibilidad de intervenir y de buscar salidas para ahogar el fuego, se queda estratégicamente inmóvil acogiéndose a la legalidad más exquisita y espera que una providencial llovizna apague el incendio y disuelva la mala baba que lo genera. El PSOE lo apoya. En el otro lado, los partidos catalanes partidarios de la consulta soberanista no han conseguido que el gobierno cambie la estrategia de responder al problema exclusivamente con lo que dice la letra de la ley, pero precisamente gracias a esa negativa si han logrado echar a su vez algo más de gasolina a la hoguera y hacer crecer el afán y el número de independentistas como nunca en la historia.

Y llegado este momento del partido, cuando falta poco tiempo para lo que sea y los ánimos están más caldeados que nunca, las instituciones catalanas siguen adelante a través de una trocha peligrosísima, Mas firma la Ley de Consultas, y desde toda España -incluidas aquellas voces que desde el principio pidieron que se escuchase a los catalanes y se buscase una solución- se insta al presidente de la Generalitat a que pare de una vez este asunto porque ya ha ido demasiado lejos. ¿Y eso cómo se hace?, ¿cómo se para ese tren ahora? Es cierto, CiU y ERC lo pusieron en marcha, pero tenían apoyo popular que ha ido creciendo según se iban adentrando en el berenjenal, un berenjenal que ni el caso Pujol ha desenmarañado. Insisto, ¿cómo se para eso? Thelma y Louise no lo sabían, y por eso pasó lo que pasó en la peli.

Seguir leyendo »

El dilema de Thelma y Louise (I)

No sé si les pasará como a mí, pero el tema de Cataluña ¡me tiene tan podrido, tan cansado, tan aburrido! Además, sobre el asunto ya se ha dicho todo lo que se podía decir, y sin embargo algunos no paramos de dar vueltas a la cosa, de explorar nuevas líneas argumentales, de rescatar otras usadas pero con una orientación novedosa. En fin, seguro que lo que argumentamos y discutimos será en vano, el caso es que en mi caso me resulta inevitable hacerlo aunque -repito- me tenga podrido, cansado y aburrido. 

Hace unos días hablaba con mi suegra de la consabida cuestión catalana, y se lo dije muy claro: la culpa la tiene el PP. Dicen del presidente Rajoy que en muchas ocasiones, cuando ha de tomar una decisión clave, la decisión que toma es no tomar ninguna decisión, dejar quieto el problema que hay que atajar, que se pudra y desaparezca o que reviente. Esa parece ser la estrategia para el asunto de Cataluña, seguir la ley a pies juntillas, respetar hasta la última astilla el sagrado armazón de la Constitución y no ofrecer ninguna alternativa a una realidad social que existe en Cataluña, que es poderosa y cada vez está más mosqueada. Sin embargo en la raíz del actual problema catalán, el germen de estos lodos no está en la apatía del PP, sino en su exceso de celo, y por eso digo que la culpa la tiene el partido de Rajoy, porque fueron los populares los que mandaron el proyecto del Estatuto del Tripartito al Tribunal Constitucional. Si dicho proyecto, muy consensuado en las Cortes Catalanas, refrendado por el pueblo de Cataluña y aprobado en el Parlamento, no hubiera sido denunciado por el PP, hoy no existirían los problemas que tenemos. 

Seguir leyendo »

Fucking envidia!!!!

La Pérfida Albión da ejemplo pese a que el azul de la Union Jack esté a punto de desteñirse; en algo ha de notarse que es uno de los sistemas parlamentarios más antiguos del mundo. Un partido escocés que propugna la independencia del Reino Unido durante las elecciones se hace con la mayoría en las highlands. El primer ministro, tras hablar con el resto de partidos, tras valorar la situación y analizar los asuntos legales, decide permitir una consulta no ya a los  escoceses/as, sino a los residentes en Escocia, y dentro de pocos días, los mencionados “residentes” decidirán si quieren permanecer o no en el ámbito estatal del Reino Unido. Sencillo. Democrático. Directo.

Estamos de acuerdo en que la tradición legal en la Gran Bretaña no tiene que ver con la nuestra, que  no hay una Selección Británica de fútbol sino que cada reino histórico tiene la suya, que su sistema electoral no es proporcional sino mayoritario (lo que ahora quiere el PP); ignoro si habrá muchas cortapisas legales para la desmembración del Reino Unido, si sus leyes históricas serán laxas o rígidas a la hora de interpretarlas y aplicarlas, si la reina despedirá a los gaiteros en caso de que triunfe la independencia. De lo que estoy seguro es de que la Gran Bretaña ha sido y es un país con una estructura más centralista que la nuestra en donde la tradición pesa muchísimo y la costumbre se hace ley, una gran potencia colonial que se desmoronó y sin embargo el germen estatal original formado por Inglaterra, País de Gales, Escocia e Irlanda del Norte ha seguido unido encarnado en su monarquía, en James Bond, en el té de las cinco, en el parlamento de Londres y en las horas que marca el Big Ben. Pues bien, nada de todo esto -tan rancio, tan tradicional, tan conservador- ha impedido que el gobierno británico, ante los peros de una parte importante de su población, decida darles la palabra...a ellos y ellas, a los ciudadanos británicos que plantean la duda y no a los demás, que parecen mostrarse seguros de seguir queriendo permanecer  en el país que están.  Me pregunto por qué los británicos son capaces de estas cosas y nosotros no.

Seguir leyendo »

Sistemas electorales a medida

Sin embargo, con lo que me siento verdaderamente preocupado es con la reforma que el PP pretende hacer respecto de los ayuntamientos: que gobierne la lista más votada. Y digo que me preocupa porque estamos ante un cambio verdaderamente significativo en lo que concierne a las reglas más básicas de la representación del poder popular, de la transmutación de la soberanía en poder político a través de la gestión democrática de la cesión que cada ciudadano/a hace de su libertad. Es decir, cambiar las leyes laborales, castrar el sistema de bienestar, cargarse la educación pública y olvidarse de la investigación y la cultura es algo gravísimo, pero tocar el reglamento de juego electoral por el que nos hemos estado rigiendo desde la transición me parece de UVI, es jugar con las cosas de comer, tanto más cuando se hace por necesidades espurias del partido en el poder.

No soy de los que consideran que existen esencias sacrosantas intocables que mejor no menear, como la constitución o ciertas leyes. Es cierto que al Estado y sus cosas hay que dotarlos de mecanismos que los protejan y le den estabilidad, pero pasado un número determinado de generaciones, pasado el tiempo, lo lógico es, al menos, hacer un análisis critico y ver que piezas inamovibles del sistema han de seguir siéndolo, cuales necesitan recambio y cuantas hay que requieran de una simple reparación. Puede ser que el sistema electoral sea una de esas piezas, yo no digo que no, pero lo que me llena de estupor es la forma y el fondo que el PP utiliza para determinar que es necesaria una reforma “ipso facto”, ahora, ya.

Seguir leyendo »

El tamaño de los enemigos

Un recuerdo que tengo grabado de la infancia es que cuando alguien, en la calle o en el patio del colegio, quería pegar a un crío más pequeño, siempre había un compañero/a que le decía la frase mágica: “oye, medio padre, métete con alguien de tu tamaño”. Sin embargo al crecer nos dimos cuenta de que la realidad no era de las dimensiones que creíamos, que por desgracia la frase mágica fue perdiéndose por falta de uso y frente a la circunstancia injusta y desequilibrada de la diferencia de tamaño, evidente para un niño, existía otra frase, de adultos, como no, más confusa, más obtusa, más ambigua y, por tanto, abierta a muchas interpretaciones y matices, que se había inventado para usar en ámbitos futboleros y, también en caso de conflicto armado, o lo que es lo mismo, la guerra: “no hay enemigo pequeño”.

No son precisamente los enanos los que utilizarían sin ambages esta sentencia, porque ellos a priori lo tienen todo perdido, sino los gigantes, que a priori también se saben ganadores si nada raro lo impide. Es cierto que a veces los planetas se alinean y el Atlético de Madrid gana una liga o David derriba de un pedruscazo a Goliat, pero todos sabemos a ciencia cierta que eso son excepciones que ocurren muy de vez en cuando, que son los grandes, los poderosos y los gigantes los que ganan las guerras y los partidos frente a los pequeños, y como resulta antiestético a la vista y bochornoso para la ética cuando desde lejos cualquiera sin un juicio previo puede ver la escandalosa diferencia de tamaño existente entre el ciclópeo vencedor respecto de la hormiga vencida, para esconder su vergüenza el grandote se sacó de la manga la útil frase de marras y su penosa justificación: ¡eh, eh, no crean que soy un abusón, que aunque aquí mi enemigo parezca un microbio en realidad pega unos picotazos que no veas, es súper molesto, y ya saben, “no hay enemigo pequeño”!, es decir, que está justificado plenamente que lo machaque aunque ustedes vean en la contienda un ejercicio supino de extralimitación.

Seguir leyendo »

PSOE: No tenemos sueños baratos

Ya ha pasado casi una semana desde que terminó el congreso federal PSOE. El lunes leía las noticias en los periódicos, y confieso que con cierta esperanza, con deseos de que marcharan bien las cosas para dicho partido, sin duda necesario en nuestra democracia. Tras la debacle en las europeas todo parecía perdido, pero la ejecutiva saliente tomó la decisión de hacer cambios en las primarias y el panorama del ánimo acusó cierta mejoría. 

El resultado parece más que correcto: un proceso de primarias transparente y completamente abierto a los militantes, pero sin abandonar la tradición y la liturgia del congreso, con sus negociaciones, sus pasteleos y los asuntos normales que acontecen en un cónclave de este tipo. Salió el más “bonico” de los tres candidatos, Pedro Sánchez, y atrás quedaron el presuntamente heredero del aparato, Madina, y el catedrático de universidad Pérez Tapias. No son tan guapos, que le vamos a hacer. Se observa en la portada de El País del domingo pasado una foto cenital de Sánchez, mirando a cámara con la mejor de sus sonrisas y levantando el puño mientras los militantes le rodean.

Seguir leyendo »

Los aforados y la coraza de la marea republicana

Ayer, en las páginas de opinión de La Tribuna, Enrique Belda escribió un artículo llamado “Aforamiento. Otro falso debate”. El autor, frente a los ríos de tinta que se han desatado recientemente en cuanto a la decisión de aforar por las prisas a media familia real, incluidos el rey saliente y su consorte, nos explica en qué consiste este peliagudo asunto y defiende que no es un privilegio sino todo lo contrario, pues al sustraer a los tribunales ordinarios los asuntos de representantes y altos cargos, nos aseguramos un mejor conocimiento de sus casos y de paso se protege al pueblo y a sus instituciones porque los encausados tienen menos posibilidades de revisión de sus causas y se evitan gastos superfluos. Ya. Vale. Gracias.

Vamos, que los ciudadanos/as no nos enteramos de nada, que nos envenenan el entendimiento con cosas como estas del aforamiento, que no tienen importancia alguna, para desviar la atención de lo que sí la tiene, que los aforados no están más protegidos que cualquiera ni por asomo, y que en todo caso se encuentran más expuestos a los medios de comunicación que un ciudadano vulgar, etcétera. Menos mal que artículos como el de don Enrique ayudan a despejar las dudas, porque si no, andaríamos aún entre tinieblas.

Seguir leyendo »

Súbita aparición de Juan Perro en Toledo

Santiago Auserón, al modo del músico ambulante que Radio Futura describiera en su canción “El Canto del Gallo”, apareció en escena de improviso, como si, en su eterno deambular a través de su naturaleza nómada, fuese una casualidad el hecho de que pasara por allí y nosotros resultásemos ser unos afortunados por encontrarnos en tan apropiado sitio.

Con los años, Santiago Auserón se ha ido disolviendo sobre la personalidad esquiva y misteriosa de Juan Perro. Ser Juan Perro no es ser sólo un personaje, un disfraz para salir a escena, interpretar y huir de manera escurridiza y silenciosa hasta el próximo concierto, allá donde este sea. No. Juan Perro en realidad es una especie de ente que ha ocupado el cuerpo musical de Santiago. De hecho Santiago Auserón ahora se dedica a investigar, a escribir libros; yo dudo que exista ya como músico.

Seguir leyendo »

El rey de la República española

La semana pasada, un tal Enrique Belda en una columna de opinión en el Diario La Tribuna venía a decir que no tenía sentido pedir que España se transformara en una república porque en lo básico ya lo era. Fundamentaba su opinión en el tan manido “el rey reina, pero no gobierna”, y en que la estructura del estado y el sistema político que gozamos eran esencialmente de naturaleza republicana. Añadía además que los países más modernos y con mayor calidad de vida de la UE eran monarquías parlamentarias, y en un alarde de sapiencia coronaba su texto preguntándonos que si a caso no sabíamos que en países tan respetables como Canadá o Australia, la reina Isabel II de Inglaterra seguía ejerciendo como graciosa majestad?

Bueno, yo si lo sabía; de hecho creo que es, al menos desde un punto de vista simbólico, reina de todos los países de la Commonwealth. ¿Y qué significa Commonwealth en inglés? Riqueza o bien común, o sea, que es un equivalente del termino latino “res publica”... Me encantan las ironías del destino y el lenguaje.

Seguir leyendo »

Stockholm y la monarquía

Esta mañana me he levantado triste. Lo más probable es que se deba a que anoche en casa nos vimos “Stockholm”, y esa peli deja planchado al más pintado; sin embago trato de engañarme a mí mismo, intento autoconvencerme de que, en realidad, lo que me ha hundido fue una encuesta que publicó ayer El País.

Venía a decir que en España ahora mismo se prefiere el reinado de Felipe VI a un presidente de la república elegido entre personalidades del país ¿?, y que una mayoría de los encuestados opinaba que en algún momento habrá que consultar la forma de estado a los españoles... ¿en algún momento?

Seguir leyendo »