eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Economistas Sin Fronteras

Somos una Organización no Gubernamental de Desarrollo (ONGD), fundada en 1997 por un grupo de profesores y catedráticos universitarios, activamente comprometidos y preocupados por la desigualdad y la pobreza.

Nuestro objetivo principal es contribuir a generar cambios en las estructuras económicas y sociales que permitan que sean justas y solidarias.

Nuestros fines son la realización de programas y proyectos para contribuir al desarrollo de zonas y sectores de la población especialmente vulnerables, tanto en España como en los países del Sur; el fomento de una nueva cultura económica a través de la promoción de la Responsabilidad Social Corporativa y las Inversiones Socialmente Responsables y la realización de acciones de sensibilización y educación para el desarrollo de la sociedad civil.

Perdidas entre "alternativas económicas"

En los últimos tiempos parece que pudiéramos hablar de "economía" en un sentido cada vez más plural. Nos encontramos así con economías con todo tipo de apellidos, entre los que podemos hacer referencia a la economía colaborativa, directa, verde, circular, ecológica, feminista, de los cuidados, del bien común, del procomún, comunitaria, social y solidaria, anticapitalista, etc.; e igualmente se le han añadido por extensión otros tantos apellidos a las demás actividades o procesos que asumimos como parte de ese universo que definimos como "lo económico". Véase el caso del consumo colaborativo o responsable, del comercio justo, de las finanzas éticas o las empresas sociales, entre otros ejemplos posibles. 

Con todos estos calificativos se plantea y se reivindica incluso, el reconocimiento de unanueva diversidad de economías e imaginarios económicos posibles. O lo que es lo mismo, la posibilidad de entender y hacer economía de formas diversas, frente una "economía" a secas, entendida de manera formal y abstracta, tal como lo plantea la teoría económica neoclásica u ortodoxa. Ahora bien, podríamos preguntarnos hasta que punto estas llamadas "economías alternativas o trasformadoras" conforman realmente diversos imaginarios a partir de los que pensar nuestras relaciones económicas –de producción, intercambio y consumo– en un sentido amplio. En esa misma línea, también cabría preguntarsehasta qué punto dan pie anuevas formas de entendernos como agentes económicos en la sociedad, y por ende, de actuar y relacionarnos como tales. En ese sentido se han volcado muchas expectativas sobre algunas de estas propuestas para contestar el planteamiento reduccionista de la visión ortodoxa que mencionaba antes. Sin embargo, creo que debe evaluarse más a fondo la capacidad real de estas iniciativas de ampliar o cambiar efectivamente este imaginario económico. Por ello, lo que propongo aquí es recoger algunas reflexiones críticas sobre varias de las propuestas antes citadas, con el fin de que pueda –al menos en cierta medida– ayudarnos a encontrar salida al bucle de reproducción de la lógica capitalista y neoliberal que –lo quieran o no– también impregna éstas "alternativas económicas". 

Seguir leyendo »

El futuro y la justicia social a la hora de buscar socios de investidura

Debido al punto en el que el mundo se encuentra, los retos que tendrá el nuevo Ejecutivo no son los referidos a los próximos cuatro, sino cuarenta años. Y sus socios de gobierno serán decisivos para que sus políticas vinculen futuro y justicia social.

Pasadas ya las elecciones generales y con unos resultados claros en cuanto al partido ganador, llega ahora el mapa de pactos y las combinaciones plausibles. Tras una última década vertiginosa con una gran crisis financiera, una salida de ella con mareante inestabilidad política, ejecutivos débiles y el gran cisma territorial catalán, los partidos han dedicado poco tiempo a pensar qué quiere ser España en el siglo XXI. Dejando a un lado necesarios debates de Estado como el de su propia organización y forma, el país tendría un respiro si el próximo mes se lleva a cabo una investidura limpia y sólida, que asegure una legislatura de largo recorrido, en la que se disponga del espacio para desarrollar políticas que aborden el estado de la situación a la que el país se enfrenta en los próximos años. Dónde esta hoy España y dónde se ve a sí misma en los próximos 40 años no son cuestiones que se respondan adecuadamente sin realizar una apuesta política acerca de cómo va a ser el mundo dentro de cuatro décadas. Lo hizo Estonia, por ejemplo, apostando por un Estado digital en los noventa; un país post soviético prácticamente en la ruina que tuvo una visión a futuro y orientó sus políticas en ese sentido. Hoy en día el país báltico se sitúa a la vanguardia de los avances digitales con una economía basada en servicios de alto valor añadido. No sé ustedes, pero con sus luces y sombras yo veo más futuro ahí que en el modelo de turismo cultivado en las últimas décadas en nuestro país.

Seguir leyendo »

La cooperación como terapia. ¿Quién coopera con quién?

Hace dos semanas recibí una visita. Estaba intentando dormir la siesta cuando de repente sonó el timbre. Me desperecé y me acerqué a la puerta, con los ojos entreabiertos y el tejido de la almohada todavía tatuado en la mejilla. Miré por la mirilla antes de abrir, y al hacerlo me sorprendió encontrar a dos personas vestidas con ropa algo inusual.

Se presentaron, me contaron que formaban parte de una asociación de cooperación al desarrollo y que venían a verme para ayudarme a tener una vida mejor. Se trataba de un hombre y una chica joven. La chica tenía la piel tostada y llevaba una trenza muy larga que le rozaba la cadera, sobre la que descansaba un bebé enrollado en una tela llena de colores.

Seguir leyendo »

El juego del Brexit

Las negociaciones del Brexit han llegado a un punto muerto. La frontera del Reino Unido en Irlanda sigue siendo un escollo insalvable, y hay profundas divisiones en la Cámara de los Comunes de GB. ¿Es posible un acuerdo para la salida de GB de la UE?  En este contexto de extrema incertidumbre, la teoría de juegos puede ayudarnos a comprender las acciones de los actores en función de sus intenciones y las consecuencias del juego que están jugando. 

Consideremos el Brexit como un juego de dos jugadores: GB y UE. Para simplificar, diremos que la UE tiene dos posibles estrategias que puede seguir: por un lado podría ofrecer un buen acuerdo a GB, lo que se conoce como Brexit suave, o bien, podría ofrecer un mal acuerdo a GB, también conocido como Brexit duro. Por otro lado, consideraremos también de manera muy simplificada que GB tiene dos estrategias: tendría la posibilidad de aceptar el acuerdo propuesto, o podría rechazarlo y salir de la UE sin acuerdo: Brexit a las bravas. 

Seguir leyendo »

Tirar el bebé con el agua sucia

Hablar hoy de religión genera sentimientos encontrados. Sin embargo, este artículo trata de poner una mirada positiva a la religión para identificar prácticas que nos pueden ayudar en la transición a otro modelo que ponga en el centro, como dice Yayo Herrero, la sostenibilidad de la vida, de la humana y la no humana.

Ya imagino que según va leyendo le van a salir un montón de peros. Deme un poco de bola a ver si consigo explicarme. Es indudable que la religión tiene también una dimensión organizativa con prácticas corruptas e ilícitas. Y, sin duda, una dimensión individual teñida de los mismos problemas. Es también obvio que la religión es empleada como palanca en diferentes conflictos y, en nuestro país, es apropiada por algunos- no sé bien con qué derecho- como parte esencial de una identidad política. Pero esta visión de la religión no agota el conjunto. 

Seguir leyendo »

Pivotando a la derecha

¡Ojalá vivas tiempos interesantes! Puede parecer mentira pero esto es una famosa maldición china y sinceramente me pregunto si realmente no hemos sido maldecidos por un chino porque verdaderamente vivimos tiempos sumamente interesantes. La actualidad nos sacude con una marea de acontecimientos que pueden llegar incluso a desorientarnos, pero que sin duda, nos brindan la gran oportunidad de vivir tiempos interesantes. 

Permíteme sin embargo, y una vez superada esta pequeña introducción, que te presente el verdadero motivo de este artículo, que no es otro que tratar de entender por qué la extrema derecha ha ido ganando posiciones en más y más países. Para ello, lo primero que debemos hacer es despojarnos de nuestros propios prejuicios y sumergirnos en las siguientes líneas con la mente abierta. Destierra las palabras populismo e ignorancia si quieres llegar a capturar el fenómeno, porque éste no tiene nada de lo anterior, y si alguna vez lo llegaste a pensar es porque seguramente tú mismo estabas siendo un poco populista. 

Seguir leyendo »

Ciudad en venta, oportunidad para empresas simpáticas

"Los que quieran un mundo sin empresas no pueden gobernar Madrid". 

Esta afirmación no viene de José Luis Martínez-Almeida ni, aunque podría, tampoco la ha dicho Begoña Villacís. Esta simplificación de la política municipal en el contexto de la economía capitalista es la respuesta de la alcaldesa Manuela Carmena a las relevantes informaciones que eldiario.es ha publicado en las últimas semanas sobre la Operación Chamartín; ese pelotazo inmobiliario en suelo público concebido por algunas mentes brillantes en la gestión de negocios y que, si llega, lo hará para engrosar la cuenta de beneficios del BBVA. 

Seguir leyendo »

¿Sueles pillar Uber u hospedarte en un Airbnb? La realidad de la falsa economía colaborativa

Seguramente has usado los servicios de Uber, Deliveroo, Lime, Airbnb, Cabify o Glovo. Si no las has usado, al menos te sonarán de algo. Sobre todo recientemente, por controversias referentes al granito de arena que estas empresas ponen para acentuar la precariedad laboral que caracteriza nuestro triste mercado de trabajo. Pero, ¿cómo llegamos a esta polémica?

En 2006 la revista Time te nombró a ti como persona del año. Sí, a ti, no pongas esa cara. Quizá lo recuerdes, la portada mostraba un ordenador con pantalla amplia y versaba: “Persona del año. Tú, sí, tú. Tú controlas la Era de la Información. Bienvenido a tu mundo”. Llegaba el momento del ciudadano de a pie. Internet, las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) nos daban poder, voz y acceso al mundo desde cualquier rincón. La web 2.0 nos colocaba en un papel activo, interactivo y con nuevas vías de ingreso a la red como los móviles. No sólo se nos abría una vía de expresión, sino también de realización incluso económica, con unos clicks se presentaba la posibilidad de convertirte en prosumidor: productor u oferente de servicios y contenidos, a la vez que consumidor o demandante con poder de opinión pública de los productos o servicios de los demás prosumidores.

Seguir leyendo »

¿Adónde va este barco?

El 1989, Francis Fukuyama irrumpió como un huracán en los debates sobre el orden mundial. En su atrevido análisis sobre el mismo, publicado bajo el no menos atrevido título de El fin de la historia,  Fukuyama pronosticó el triunfo definitivo del liberalismo económico y político, como consecuencia de la derrota que con sus éxitos había infligido a sus supuestos rivales totalitarios, fascismo y comunismo, y, en otro plano, los nacionalismos. ¡Qué tiempos aquellos!

Echando un vistazo a la actualidad, parece dudoso que el análisis fuera correcto. Sin entrar en la creciente importancia de los movimientos nacionalistas, o el regreso de las ideas autoritarias como ideología política “salva pueblos” que cuestionan el liberalismo político, hoy, también, se extienden las dudas sobre la capacidad del mercado libre para resolver los problemas que se han de encarar con cierta urgencia. Por simplificar, ha llegado el momento en el que hay que resolver el muy divulgado trilema de Rodrik. Este autor, en 2011, planteó como paradoja de la globalización la imposibilidad de intensificar la globalización económica, la democracia política y la soberanía nacional, siendo imprescindible la elección de dos de las tres opciones posibles por la incongruencia de forzar las tres. Una debe ser sacrificada: la democracia, la soberanía nacional o la globalización.

Seguir leyendo »

Susto o muerte

Cuando tengo un mal día pienso que mis problemas mundanos de hoy me darán risa si, o más bien, cuando se cumplan las predicciones de Naciones Unidas. Cuando la temperatura suba, la sequía será prolongada, habrá más inmigrantes climáticos, la comida será insuficiente. Entonces la cosa se va a poner realmente mal porque los países militarizados no se van a quedar quietecitos resignados a su destino; más bien parece que lucharán con uñas y dientes por los recursos.

No quiero ser tremendista, sino realista. Ya no es susto. Ahora es muerte.

Seguir leyendo »