eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Gerardo Pisarello

Profesor de Derecho Constitucional de la Universitat de Barcelona, actualmente es primer teniente de alcaldía en el Ayuntamiento de Barcelona

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 345

Un Marx para municipalistas

Llega, como otras tantas efemérides, el segundo centenario del nacimiento de Karl Marx. Podría ser una fecha más, pero no lo es. Porque un nombre como el suyo nunca deja de interpelar. De interrogarnos críticamente sobre los tiempos que nos están tocando vivir.

He seguido de cerca a Marx desde que era adolescente. Siempre de manera laica y libre. Como se sigue y se quiere a un clásico. He sido de Marx como he sido de Montaigne y de Tom Paine, de Bertrand Russell y de Simone de Beauvouir, de Cortázar, de Rita Levi-Montalcini o de Nina Simone. Y me he sentido, como se sentía él, de la piara de Epicuro.

Seguir leyendo »

Mujeres, ciencia y ciudad

Hace dos años, las Naciones Unidas decidieron instaurar el 11 de febrero como Día de las Mujeres y Niñas en la Ciencia. Con ello, se consagraba una conmemoración, pero también una denuncia y un llamado de atención. El año pasado, ni una sola mujer fue galardonada con un premio Nobel en Ciencia. Tampoco el anterior. Desde su primera entrega en 1901, solo el 3% de los casi 600 premios Nobel científicos han recaído sobre mujeres. En Física, los hombres han sido distinguidos en 205 ocasiones y las mujeres solo en 2. En Medicina, se han premiado 202 hombres y 12 mujeres. En Química, 174 hombres y 4 mujeres.

Estas cifras no se justifican por la falta de aportaciones de las mujeres a la ciencia. Mujeres científicas ha habido muchas. Y muy buenas. Comenzando por Hipatia, brillante matemática, astrónoma y filósofa en la Alejandría del siglo IV. Muchas de estas mujeres fueron invisibilizadas, discriminadas y silenciadas por el pensamiento de su época (la propia Hipatia fue asesinada por fanáticos religiosos). Pero su contribución al progreso científico y social ha sido decisiva.

Seguir leyendo »

Salir del limbo con una plusvalía justa

Hace ya siete largos meses que los ayuntamientos reclamamos que una reforma justa y negociada de la plusvalía, un impuesto que recaudan pero no regulan los municipios. Son los meses que han pasado desde que el  Tribunal Constitucional anuló aquellos artículos de la Ley de Haciendas Locales que someten a tributación situaciones en las que no se registraba aumento de valor de un terreno entre el momento en el que el titular lo adquirió y el momento de su venta.

Desde esa decisión judicial el pasado mes de mayo, los ayuntamientos se encuentran en una situación muy complicada: por un lado están viendo cómo los juzgados y tribunales están anulando la recaudación del impuesto (sin valorar, siquiera, si en cada caso existe o no incremento de valor). Y, por el otro, se ven obligados a paralizar las solicitudes, recursos y declaraciones de los ciudadanos en las que se invoca la inexistencia de incremento de valor.

Seguir leyendo »

Contra el fariseísmo constitucional, nuevas palancas para el cambio

El aniversario de la Constitución ha pasado con más pena que gloria. Como en el viejo chiste, no puede decirse que la situación sea seria, pero no grave. Al revés: es grave, y poco seria. Como se ha visto recientemente en el Congreso, el fariseísmo constitucional del PP no reconoce límites. Pero si lo puede exhibir con impunidad es porque no ha estado solo en la demolición de los elementos más garantistas del texto del 78. Sacrificó los derechos sociales a los intereses del poder financiero reformando el artículo 135 junto al PSOE. Ha encubierto su propia corrupción gracias a la inhibición de Ciudadanos. Y ha dinamitado la Constitución territorial  activando de manera abusiva el artículo 155 con el visto bueno de Coalición Canaria, Ciudadanos y los propios socialistas. 

Esta instrumentalización del texto de 1978 ha deteriorado profundamente la cultura de la legalidad. Si desde la cúspide del Estado se la vulnera de manera sistemática, la sensación es que todo vale y la anomia social e institucional crecen.

Seguir leyendo »

Votar: un gest d’afirmació democràtica

Fa uns dies, vaig assistir a un acte organitzat a la Universitat de Barcelona a favor de la participació l'1-O. Va ser un acte emotiu. Portava temps sense tornar a la Universitat que em va acollir fa gairebé quinze anys, quan vaig arribar a la ciutat després de viure’n quatre a Madrid. Els estudiants i docents que organitzaven aquest acte venien de xerrades i concentracions festives contra l'escalada repressiva del PP i en defensa del dret a votar i a expressar-se lliurement. En aquestes últimes setmanes, en realitat, hem assistit a Catalunya a manifestacions que no havíem vist en els últims cinc anys. Manifestacions en què les consignes a favor de la independència continuen sent majoritàries. Però a les que darrerament s'ha sumat gent que no és independentista, gent de totes les edats que no comparteix el full de ruta de Junts pel Sí, però que està indignada davant del que considera un inacceptable abús de poder.

I no són només els universitaris. El que es veu als carrers de Barcelona i en molts pobles i ciutats de Catalunya és una eclosió de gent molt diversa que s'ha sentit ofesa, atacada: per la prepotent entrada de policies en diaris i impremtes, per la innecessària requisa de paperetes, de cartells, pel creuer de Piolín ple de guàrdies civils. I parlo, insisteixo, de gent molt diversa: estibadors del port, bombers, artistes, associacions de mares i pares d'escoles, treballadors del món rural, científiques, sindicats de tot tipus, joves que es van implicar en el 15-M.

Seguir leyendo »

Votar: un gesto de afirmación democrática

Hace unos días, asistí a un acto organizado en la Universidad de Barcelona a favor de la participación en el 1-O. Fue un acto emotivo. Llevaba tiempo sin regresar a la Universidad que me acogió hace casi quince años, cuando llegué a la ciudad tras vivir otros cuatro en Madrid. Los estudiantes y docentes que lo organizaban venían de charlas y concentraciones festivas contra la escalada represiva del PP y en defensa del derecho a votar y a expresarse libremente. En estas últimas semanas, en realidad, hemos asistido en Catalunya a manifestaciones que no habíamos visto en los últimos cinco años. Manifestaciones en las que las consignas a favor de la independencia continúan siendo mayoritarias. Pero a las que últimamente se ha sumado gente que no es independentista, gente de todas las edades que no comparte la hoja de ruta de Junts pel Sí, pero que está indignada ante lo que considera un inaceptable abuso de poder.

Y no son solo los universitarios. Lo que se ve en las calles de Barcelona y en muchos pueblos y ciudades de Catalunya es una eclosión de gente muy diversa que se ha sentido ofendida, atacada: por la prepotente entrada de policías en diarios e imprentas, por la innecesaria requisa de papeletas, de carteles, por el crucero de Piolín repleto de guardias civiles. Y hablo, insisto, de gente muy diversa: estibadores del puerto, bomberos, artistas, asociaciones de madres y padres de escuelas, trabajadores del mundo rural, científicas, sindicatos de todo tipo, jóvenes que se implicaron en el 15-M.

Seguir leyendo »

Barcelona i nosaltres que l’estimem tant

La por és un sentiment humà. Massa humà. I en aquests dies ens ha assaltat implacable, com un cop de puny ferotge a la boca de l'estómac. La por a no entendre res. De veure les cares espantades corrent sense rumb per les Rambles, per uns carrers que eren els nostres carrers. La por a li hagués passat alguna cosa a un ésser estimat. La por a no poder plorar, a no poder posar paraules al que estava passant. A quedar-nos sols en una ciutat amb por.

I no obstant això, el mateix cop atroç que ens pretenia paralitzar ens va despertar. Va activar a la ciutat una reacció si de cas imprevista, que va començar amb alguns gestos petits, senzills, i que la van ajudar a mantenir-se en peu. Els de les desenes de dones i homes, policies, bombers, treballadores dels serveis d'emergència, de neteja, que de manera immediata van guanyar les Rambles per socórrer les víctimes. Els de les veïnes i veïns que es van afanyar a obrir les portes de les seves cases, dels seus bars, dels seus comerços, per atendre-les. Els dels que es van amuntegar davant dels hospitals per donar sang i fer sentir a les persones ferides i les seves famílies que no estaven soles.

Seguir leyendo »

Barcelona y nosotros que la queremos tanto

El miedo es un sentimiento humano. Demasiado humano. Y en estos días nos ha asaltado implacable, como un puñetazo feroz en la boca del estómago. El miedo de no entender nada. De ver los rostros despavoridos corriendo sin rumbo por las Ramblas, por unas calles que eran nuestras calles. El miedo de que le hubiera ocurrido algo a un ser querido. El miedo a no poder llorar, a no poder poner palabras a lo que estaba pasando. A quedarnos solos en una ciudad con miedo.

Y sin embargo, el mismo golpe atroz que pretendía paralizarnos nos despertó. Activó en la ciudad una reacción acaso imprevista, que comenzó con algunos gestos pequeños, sencillos, y que la ayudaron a mantenerse en pie. Los de las decenas de mujeres y hombres, policías, bomberos, trabajadoras de los servicios de emergencia, de limpieza, que de manera inmediata ganaron las Ramblas para socorrer a las víctimas. Los de las vecinas y vecinos que se apresuraron a abrir las puertas de sus casas, de sus bares, de sus comercios, para atenderlas. Los de quienes se agolparon frente a los hospitales para donar sangre y hacer sentir a las personas heridas y a sus familias que no estaban solas.

Seguir leyendo »

Pablo Neruda ve volant

Aquest 12 de juliol es va complir un nou aniversari del naixement de Pablo Neruda. Per celebrar-ho, l'Ajuntament de Barcelona ha rebatejat la recentment renovada Plaça de la Hispanitat, al barri de Sagrada Família, amb el nom del poeta xilè. En termes culturals i memorials és un canvi important. Per justícia i pels profunds vincles que uneixen Neruda i Xile amb la nostra ciutat.

Tot i que és poc sabut, Neruda va arribar a ser cònsol de Barcelona i Madrid durant la II República. El seu compromís amb el règim que va acabar amb la monarquia d'Alfons XIII va ser absolut. Igual que la seva amistat amb els grans poetes republicans: Alberti, Cernuda, Aleixandre o García Lorca, l'assassinat del qual el va commoure profundament (“si pudiera llorar de miedo en una casa sola, si pudiera sacarme los ojos y comérmelos, lo haría por tu voz de naranjo enlutado y por tu poesía que sale dando gritos”).

Seguir leyendo »

Pablo Neruda viene volando

Este 12 de julio se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento de Pablo Neruda. Para celebrarlo, el Ayuntamiento de Barcelona rebautizó la recién renovada Plaza de la Hispanidad, en el barrio de Sagrada Familia, con el nombre del poeta chileno. En términos culturales y memoriales es un cambio importante. Por justicia y por los profundos vínculos que unen a Neruda y a Chile con nuestra ciudad.

Aunque es poco sabido, Neruda llegó a ser cónsul de Barcelona y Madrid durante la II República. Su compromiso con el régimen que acabó con la monarquía de Alfonso XIII fue absoluto. Lo mismo que su amistad con los grandes poetas republicanos: Alberti, Cernuda, Aleixandre o García Lorca, cuyo asesinato lo conmovió hondamente (“si pudiera llorar de miedo en una casa sola, si pudiera sacarme los ojos y comérmelos, lo haría por tu voz de naranjo enlutado y por tu poesía que sale dando gritos”).

Seguir leyendo »