eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Miguel A. Martín González

Profesor de EEMM y prehistoriador. Licenciado por la Universidad de La Laguna, ha intervenido en campañas de investigación arqueológica, articulista en diversas publicaciones, autor de varios libros dedicados a la Historia Antigua de Canarias, fundador del proyecto Iruene y autor y director de la revista Iruene, pionera en España, abarcando los campos de la ideología, la cultura y las cosmovisiones de los antiguos canarios.

 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

¿Es el arte rupestre geométrico de La Palma el mayor complejo insular del mundo?

Para la gestión de un paraje arqueológico es imprescindible el estudio y la interpretación de grupos interdisciplinares de profesionales trabajando en conjunto para desentrañar los misterios del pasado y que reviertan en un mejor conocimiento para las generaciones presentes y del futuro. Por ello, es necesario tener en cuenta que el patrimonio arqueológico esté en manos de personas preparadas y cualificadas en gestionar esos espacios al ser de una riqueza cultural frágil y no renovable.

En Canarias, la gestión de un modelo brillante sobre la conservación y la investigación arqueológica tan sólo la encontramos en la isla de Gran Canaria, gracias al manejo administrativo y diligencias tuteladas por su Cabildo Insular. Los mejores ejemplos los encontramos Cueva Pintada, Fortaleza de Ansite y Risco Caído.

Seguir leyendo »

La arquitectura religiosa como elemento de aculturación en la Isla de La Palma

Una exploración sistemática por numerosas iglesias y ermitas de Canarias, así como la búsqueda de documentación escrita nos condujo a revelar, por el momento, una decena de santuarios cristianos que muestran claros indicios de asiento indígena. Esto nos motivó a elaborar un ensayo que publicamos en la revista Iruene (2017) y del que vamos a extraer, a continuación, un esbozo para el caso de la Isla de La Palma.

Una vez concluido el episodio de conquista y colonización (siglos XV-XVI), el proceso de cristianización fue relativamente rápido debido a una brutal aculturación y un plácido sincretismo. Algunas celebraciones y ciertos lugares debieron sufrir un proceso de adaptación y conversión a la ideología cristiana transformando enclaves indígenas en ermitas y cultos cósmicos en ritos católicos, señalando el final para unos y el principio para otros. Los recién llegados imponen los nuevos preceptos que consiguen utilizando elementos iconográficos como pequeñas tallas de vírgenes con niño (La Virgen de Las Nieves) o santos cuya onomástica se superpone a las celebraciones de los indígenas (San Blas y San Juan de Belmaco en Villa de Mazo). De este modo, se logra sincronizar las creencias y las emociones de los dos ámbitos religiosos en una sola epístola. No es nada improvisado, se trata de seguir los preceptos evangélicos.

Seguir leyendo »

Los ancestros, la montaña y el cielo se ensamblan en el Camino de los Tijaraferos (La Caldera de Taburiente)

"Hoy, antes del alba, subí a las montañas, miré los cielos llenos de luminarias y le dije a mi espíritu: ‘Cuando conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduría que contienen, ¿estaremos tranquilos y satisfechos?’ Y mi espíritu dijo: ‘No, ganaremos esas alturas sólo para seguir adelante" Walt Whitman. 

El pasado domingo 7 de enero recibimos uno de los mejores regalos de Reyes que podía imaginar. En compañía de Esteban, Tiyaye, Fernando y Javier llegamos a penetrar en una de las moradas de los ancestros y espíritus de nuestros antepasados awara que más nos han impresionado. En medio de los gigantescos paredones de La Caldera de Taburiente, entre abruptas cumbres con imponentes desniveles que incitan a la admiración, a las emociones, a pesar de los terrenos escarpados y las dificultades de los pasos, la verticalidad del terreno conquistó nuestros sueños y superó nuestras expectativas. Arriba disfrutamos con cada paso dado, sentimos una mirada limpia y serena, pero las mayores emociones afloraron cuando nos mezclamos “entre los dioses que danzan” (Javier Díaz), grandes conjuntos de grabados rupestres que representan cuerpos humanos figurados tallados sobre el “jabrusco” (toba volcánica).

Seguir leyendo »

¿Puede una administración pública saquear un vestigio arqueológico?

El patrimonio arqueológico de la isla de La Palma es muy rico, conjuga numerosas cuevas de habitación, sepulcrales, importantes restos cerámicos, líticos, malacológicos, óseos, amontonamientos de piedras, canales, cazoletas… y un particular conjunto de más de 400 estaciones de grabados rupestres, considerado como uno de los prodigios más relevantes de la Historia Antigua de Canarias. Forman parte de nuestro Patrimonio Histórico y goza por tanto del máximo grado de protección (Bien de Interés Cultural) que insta a los poderes públicos a garantizar su protección, conservación y transmisión a las generaciones futuras.

Este tipo de manifestación cultural conlleva un régimen singular de protección y tutela que obliga a la Administración Pública a impedir su deterioro, expolio o cualquier otra afección. Cualquier intervención arqueológica realizada sin las preceptivas autorizaciones se considera una infracción grave al régimen jurídico del Patrimonio Histórico Canario (artículo 68 de la Ley de Patrimonio Canario, 1999).

Seguir leyendo »

La Historia Antigua de La Palma: Las representaciones antropomorfas awara

Es sabido que el ser humano va dejando huellas de su paso por los lugares más recónditos del mundo. Graba y pinta sobre superficies rocosas innumerables representaciones con formas variadas. Es capaz de plasmar imágenes realistas y/o esquematizaciones y abstracciones de conceptos iconográficos, símbolos y signos que reflejan vivencias, pensamientos y creencias. En nuestra vida cotidiana nos vemos rodeados de signos y símbolos de los que casi nada sabemos de sus orígenes y razones de su existencia. Uno de ellos es la tipología que semeja una cruz, motivo muy representado y extendido entre las culturas pretéritas no cristianas, considerada un signo universal. Su sencillo trazo se ajusta a lo que conocemos como estilo figurativo, pues reproduce los elementos gráficos básicos, convirtiéndolos en meros esbozos, pero sin perder los rasgos mínimos de identificación humana.

La figura humana es uno de los motivos más pródigos usado por los antiguos, cimentado en un trazo vertical (el tronco) con brazos extendidos. Desde el Neolítico se redujeron sus imágenes mediante formas estilizadas, en las cuales solamente se representan las fisionomías básicas de cada figura sin perder sus detalles identitarios. En la isla de La Palma las muestras de arte rupestre esquemático de carácter antropomorfo han ampliado enormemente su catálogo. Actualmente, unos 30 lugares exhiben formas aparentemente humanas que escapan a la iconografía general geométrica que identifica a la Isla y representan ya el 7 % del total de las manifestaciones rupestres.

Seguir leyendo »

Los pilares del cielo se encuentran en el recinto cultual del Llano de Las Lajitas (Garafía)

La isla de La Palma es un gran volcán en el mar, un territorio plagado de montañas desde donde podemos contemplar la virtud de lo eterno. Subir a lo más alto de la Isla es “tocar” el cielo, es admirar la grandeza del desgarrado paisaje de La Caldera de Taburiente, es respirar la pureza, es sentir el frescor, el sosiego, es escuchar el silencio de vez en cuando roto por ecos de grajidos de córvidos, es percibir la felicidad y un aprendizaje de verdaderas lecciones de vida.

Hace 2.000 años, a más de 2.100 metros de altitud, un grupo de individuos, atraídos por una motivación espiritual y una necesidad perentoria de ordenar el mundo, construyeron un recinto sagrado mediante 18 mojones de piedras y los colmaron de símbolos que tallaron sobre lajas en una inmejorable localización. El lugar fue seleccionado, medido e investido -consagrado- al permitirles observar el cielo y la evolución de los astros sobre el horizonte terrestre más cercano, haciendo coincidir las principales luminarias celestes con la orografía más destacada de acuerdo a fechas inexcusables en sus calendarios rituales, religiosos y festivos. El espacio ahora adquiere sintonía con el tiempo cíclico y todo está en orden y armonía, forjando el mejor icono místico de la Isla. Así mismo, la arquitectura tenía que guardar un orden con el cosmos, ser un arquetipo celeste.

Seguir leyendo »

En la Zarza y La Zarcita (Garafía), donde el arte rupestre se armoniza con el cosmos

Nos desplazamos a un lugar mágico situado en las medianías del municipio de Garafía (isla de La Palma), entre los pagos de La Mata y San Antonio del Monte, a una cota de unos 1.000 metros de altitud. Un rincón de frondosa vegetación, de brumas y musgos, donde uno se puede deleitar con el verdor y del canto de los pájaros. Lugar para disfrutar de la relajación y la tranquilidad que nos brinda la naturaleza y, cómo no, de la espiritualidad que desprenden sus piedras. Para acceder a la zona arqueológica debemos realizar un agradable paseo bajo un exuberante manto vegetal de transición con elementos de la laurisilva y el pinar hasta llegar a una fuente de agua al pié de los símbolos sagrados del caboco de La Zarza.

La primera referencia escrita que tenemos de los grabados rupestres data de 1941; sin embargo, debemos esperar hasta la década de 1970, para que los investigadores Luis Diego Cuscoy, Antonio Beltrán y Mauro Hernández realicen los primeros estudios tipológicos y descriptivos. A finales de la década de 1990, el profesor Ernesto Martín dirigió una excavación en dos zonas de las covachas que se encuentran en la base del caboco, descubriendo abundantes restos cerámicos de la fase IV, utillaje lítico, dos fragmentos correspondientes a un recipiente elaborado en madera y restos humanos de un maxilar y fragmentos del frontal y parietal derecho de un solo individuo joven. Otras aproximaciones a este emblemático lugar siguen sin dar una respuesta coherente a su ubicación. Sin embargo, nuestra propuesta se puede medir, comprobar y, por lo tanto, demostrar.

Seguir leyendo »

Tindaya (Fuerteventura), la montaña cósmica

Uno de los lugares más emblemáticos de Canarias se encuentra en la isla de Fuerteventura y se llama Montaña Tindaya, lugar donde los antiguos mahos construyeron el orden del mundo y del cosmos. El universo reducido a una montaña y, por ello, el estudio de las cumbres y de las ruinas que en ellas se encuentran se torna imprescindible para la comprensión de muchos aspectos de sus creencias.

La posición geoestratégica que ocupa la Montaña Tindaya es doblemente inmejorable tanto para la observación del cielo como para correlacionar los astros con elementos destacados de la topografía de campo visual, especialmente durante la estación de lluvias (de octubre a abril).

Seguir leyendo »

Historia Antigua de La Palma. El Bejenao bajo el tránsito de las constelaciones

Existe un principio básico entre los científicos y es que no puede entenderse el funcionamiento del todo sin tener en cuentas cada una de las partes, el ámbito de aplicación y el contexto preciso. Por ello, nos vamos a trasladar a un lugar emblemático en la isla de La Palma, el Bejenao, para intentar desentrañar alguno de los secretos mejor guardados por seres humanos de otros tiempos que buscaron en las alturas las respuestas a su existencia.

Lo que para nosotros no es más que un hito geográfico, un estratovolcán o elevación volcánica compuesta por la superposición sucesiva en diferentes períodos de episodios eruptivos de capas de lava, o de lavas y cenizas, con un millón de años de antigüedad alzado directamente sobre el Complejo Basal, para los awara (antiguos habitantes de la isla de La Palma) representaba un lugar simbólico, el paraje privilegiado donde se manifiesta lo sagrado, el santuario donde el cielo y la tierra se unen, la imagen predilecta del centro del mundo. La montaña perfecta.

Seguir leyendo »

La Virgen de Las Nieves de La Palma en tiempos de los awara

Existen numerosos casos en Canarias o en América de utilizar imágenes de la Virgen, y no de Cristo, como modelo de conversión al cristianismo, sabedores de que la sociedad y las creencias de los indígenas insulares manifestaban un claro carácter matriarcal.

Serían los franciscanos los que experimentaron el método y las introdujeron en Canarias durante el siglo XV. Los intrusos se afanaron por lograr la dominación ideológica y se esmeraron en destruir y suplantar la espiritualidad ancestral con una nueva simbología mariana (imágenes de vírgenes con niño como distintivo de madre y señora ligada a la fertilidad y a la adoración de la naturaleza). Los misioneros, a la vez que difundían los principios del Evangelio, inculcaban en el espíritu de los nativos la devoción a la Virgen.

Seguir leyendo »