eldiario.es

9

Miguel A. Martín González

Profesor de EEMM y prehistoriador. Licenciado por la Universidad de La Laguna, ha intervenido en campañas de investigación arqueológica, articulista en diversas publicaciones, autor de varios libros dedicados a la Historia Antigua de Canarias, fundador del proyecto Iruene y autor y director de la revista Iruene, pionera en España, abarcando los campos de la ideología, la cultura y las cosmovisiones de los antiguos canarios.

 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

La senda de los orantes del Barranco del Atajo (Garafía)

Vamos a presentar y dar a conocer uno de los espacios de perfil sagrado (en este caso de simbología antropomorfa) más importante de la Historia Antigua de Canarias, localizado en la isla de La Palma, en el Barranco del Atajo (Garafía). Supone una fuente de información excepcional, una aportación estratégica y un extraordinario instrumento para el conocimiento.  

En este territorio insular estamos muy acostumbrados y adiestrados a enfatizar los grabados rupestres de tipología geométrica (espirales, círculos, meandros… y un sinfín de combinaciones), sin reparar en otro tipo de motivos, cada vez más visibles.

Seguir leyendo »

Lo sagrado. La visión del mundo desde los grabados rupestres de La Fajana de El Paso

Nuestra concepción racional del mundo nos impide comprender la memoria de nuestros ancestros. Ahora bien ¿podemos recuperar, al menos, una parte de esa evocación perdida? ¿Cómo redescubrir y reconstruir el pensamiento indígena? Desde la más remota antigüedad, la curiosidad por el cielo estimuló la memoria científica que, si lo unimos a la naturaleza de las creencias, configuró una concepción y transformación del mundo que sobrepasaba lo cotidiano, sumergiéndonos irremediablemente en el espectro del simbolismo. El pasado se nos revela como real y es capaz de atrapar a todo aquel que no solo se conforma con la apariencia sino con encontrar respuestas solventes.

Seguir leyendo »

Adoraban a un Dios levantando las manos al cielo. Las representaciones antropomorfas de Barranco Seco (Puntallana)

El descubrimiento de un conjunto rupestre en la isla de La Palma casi deja de ser noticia, a no ser que se trate de un lugar vacío de este tipo de elementos o por sus anómalas características. Aunque esto último también está dejando de ser original al existir en la Isla más de 40 sitios al aire libre con grabados rupestres de tipología macroesquemática antropomorfa y, en algunos casos como este, combinados con canales, cazoletas y cúpulas. Representan casi el 10% del total de manifestaciones rupestres de la isla de La Palma. Un espacio físico de dimensión espiritual, un arquetipo o modelo insular localizado en la ladera del naciente de Barranco Seco (Puntallana). 

El hallazgo fue toda una sorpresa. Tres amigos de Gran Canaria (Laura Palenzuela, Yeray Estévez y Epifane García), de visita en la isla de La Palma, nos esperaba para visitar algunos lugares de significativo valor patrimonial. Antes nos alertaron de la existencia de “unas cruces” que encontraron casualmente. Acudimos de inmediato al lugar para apreciar lo que, sin duda, eran vestigios de nuestros ancestros cincelados en la roca. Así que este artículo está dedicado a ellos, por el amor y el aprecio a nuestros valores identitarios.  “Teniendo respeto y reverencia por la vida, entramos en una relación espiritual con el mundo” (Albert Schweitzer). 

Seguir leyendo »

¿Podían ordenar el tiempo los antiguos canarios con el posicionamiento de horizonte de las estrellas?

El mundo moderno ha desacralizado el cielo, la mera y simple contemplación ha perdido importancia, con la excepcionalidad de la ciencia y el turismo de estrellas. A los astros no se les presta atención, el exceso de luz concentrada (contaminación lumínica) tiene como consecuencia  que millones de personas que viven en entornos urbanos no vean las estrellas. Y sin embargo, en otros tiempos de total oscuridad parecía inevitable levantar la mirada hacia el cielo. Existía una cultura cósmica donde la bóveda celeste era la gran referencia, lo más sagrado y la que regía la vida cotidiana y ritual de las personas. 

¿Qué importancia tenía el cielo para los antiguos? Cada noche la bóveda celeste, con sus infinitos luceros, debía impresionar al ser humano de tal manera que resultó ser un revulsivo muy atractivo para su pensamiento cultural simbólico. Espontáneamente, la persistente observación les permitió descubrir la regularidad de su movimiento, la aparición y desaparición de determinadas estrellas y constelaciones en diferentes períodos de tiempo. Poco a poco, nuestros ancestros fueron ampliando su conocimiento y perfeccionando de manera obsesiva sus cálculos hasta dar origen a importantes efemérides festivas y rituales como base de sus calendarios. 

Seguir leyendo »

Asteheyta: la fábula que emerge de la historia

La necesidad, en una tierra agreste y sedienta, comprometió a los antiguos pobladores de la isla de El Hierro (los bimbache), a forjardestrezas, mitos e ilusiones capaces de compensar todo tipo de carencias y penurias a las que estaban sometidos. Consolidados en una estrategia  económica de subsistencia eminentemente pastoril, se adaptaron a la oferta de pastos que la Isla ofrecía tanto en los distintos espacios o pisos de vegetación como en los tiempos de sus disposiciones gracias a un sistema de trasterminancia (desplazamientos cortos de los rebaños) de costa a cumbre. 

..”Y, como el principal sustento de los herreños era el ganado, ya que por la sementera no les pusiese cuidado la falta del agua, poníanles por los yerbajes y pastos para el ganado. Y así, cuando veían tardar las aguas en el invierno, juntábanse en Bentayca, donde fingían estar sus ídolos, y alrededor de aquellos peñascos estaban sin comer tres días, los cuales con la hambre lloraban y el ganado balaba, y ellos daban voces a los dioses ídolos, que les mandasen agua”… (Abreu Galindo, 1977) *1. El origen de algunos relatos sobre lugares míticos, de topónimos extinguidos, de ideas veladas, de alguna manera se mimetizaron y ocultaron en algún lugar de la montaña. El recuerdo quedó registrado en la memoria de las letras de un relato verdadero, de un significativo valor, más allá de cualquier sentido de ficción o ilusión que el fraile franciscano Abreu Galindo recopiló a finales del siglo XVI, siendo la única referencia de la que disponemos para desenmascarar el rostro vivo o el emplazamiento de aquella mistérica y sagrada morada llamada Asteheyta. 

Seguir leyendo »

Historia Antigua de Canarias. El equilux o la harmonía del tiempo. El modelo del Caldero del Ventero de Barlovento

Los avances en la comprensión del pasado es el resultado, entre otras cuestiones, de la aplicación de una estrategia metodológica flexible cuyos resultados deben validar la idea y construir conocimiento mediante la interpretación de la realidad contextualizada, experimentada de una manera holística; esto es, en su totalidad. Partiendo de esta premisa, el ser humano, desde muy antiguo, tomó consciencia de pertenecer a un lugar y de formar parte de un tiempo. Mediante la experiencia conectó con los elementos básicos de la naturaleza que los envolvía e instauró un mundo de creencias para dar sentido a lo que no lograba comprender, lo que no estaba a su alcance.

Los fenómenos astronómicos ofrecen regularidades permanentes que pueden utilizarse para fijar patrones estacionales y, de este modo, tratar de entender el mundo, hacerlo predecible e incluso dominarlo mediante la repetición constante de mitos y rituales. Ahora bien ¿quién o qué determinaba el tiempo? Parece muy fácil la respuesta, pues el principal protagonismo lo disfruta el Sol. Solo basta con observar pacientemente y establecer señales y límites terrenales en relación a los movimientos del Astro Rey, siempre transitando hasta completar un ciclo de 365 apariciones. Cuando alcanza sus posiciones extremas Norte y Sur (principio y/o final del ciclo) se determinan los solsticios, determinando la polaridad de la luz máxima (verano) y mínima (invierno) en el Hemisferio Norte. Por su parte, cuando el Sol se encuentra en la mitad se concretan los equinoccios donde supuestamente los días y las noches duran lo mismo.

Seguir leyendo »

La cosmogonía indígena se oculta en los orígenes de la Virgen de Candelaria de Tijarafe

La iglesia católica estableció la festividad de la Candelaria el 2 de febrero para sustituir, a partir del siglo V, las celebraciones paganas romanas de fecundidad y purificación. Sin embargo, la advocación mariana de la Candelaria tiene su origen en las Islas Canarias, extendiéndose luego por numerosos lugares de América, allí donde los canarios llegaron y se establecieron.

Los primeros monjes que arribaron a las Islas a mediados del siglo XIV se percataron rápidamente de la importancia de los cultos astrales que practicaban los aborígenes. Existen muy pocas pero contundentes citas, coetáneas a ese siglo, que confirman un culto al Sol y la Luna como se muestra en la Bula Ad hoc Semper del Papa Urbano V (1369). Poco después son más abundantes las (citas) que confirman la adoración a determinadas estrellas. Con el éxito del cristianismo, el Sol, la Luna y las estrellas pierden la condición de deidades y adquirieron, eso sí, una dilatada serie de interpretaciones acorde a la teología católica.

Seguir leyendo »

¿Es el arte rupestre geométrico de La Palma el mayor complejo insular del mundo?

Para la gestión de un paraje arqueológico es imprescindible el estudio y la interpretación de grupos interdisciplinares de profesionales trabajando en conjunto para desentrañar los misterios del pasado y que reviertan en un mejor conocimiento para las generaciones presentes y del futuro. Por ello, es necesario tener en cuenta que el patrimonio arqueológico esté en manos de personas preparadas y cualificadas en gestionar esos espacios al ser de una riqueza cultural frágil y no renovable.

En Canarias, la gestión de un modelo brillante sobre la conservación y la investigación arqueológica tan sólo la encontramos en la isla de Gran Canaria, gracias al manejo administrativo y diligencias tuteladas por su Cabildo Insular. Los mejores ejemplos los encontramos Cueva Pintada, Fortaleza de Ansite y Risco Caído.

Seguir leyendo »

La arquitectura religiosa como elemento de aculturación en la Isla de La Palma

Una exploración sistemática por numerosas iglesias y ermitas de Canarias, así como la búsqueda de documentación escrita nos condujo a revelar, por el momento, una decena de santuarios cristianos que muestran claros indicios de asiento indígena. Esto nos motivó a elaborar un ensayo que publicamos en la revista Iruene (2017) y del que vamos a extraer, a continuación, un esbozo para el caso de la Isla de La Palma.

Una vez concluido el episodio de conquista y colonización (siglos XV-XVI), el proceso de cristianización fue relativamente rápido debido a una brutal aculturación y un plácido sincretismo. Algunas celebraciones y ciertos lugares debieron sufrir un proceso de adaptación y conversión a la ideología cristiana transformando enclaves indígenas en ermitas y cultos cósmicos en ritos católicos, señalando el final para unos y el principio para otros. Los recién llegados imponen los nuevos preceptos que consiguen utilizando elementos iconográficos como pequeñas tallas de vírgenes con niño (La Virgen de Las Nieves) o santos cuya onomástica se superpone a las celebraciones de los indígenas (San Blas y San Juan de Belmaco en Villa de Mazo). De este modo, se logra sincronizar las creencias y las emociones de los dos ámbitos religiosos en una sola epístola. No es nada improvisado, se trata de seguir los preceptos evangélicos.

Seguir leyendo »

Los ancestros, la montaña y el cielo se ensamblan en el Camino de los Tijaraferos (La Caldera de Taburiente)

"Hoy, antes del alba, subí a las montañas, miré los cielos llenos de luminarias y le dije a mi espíritu: ‘Cuando conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduría que contienen, ¿estaremos tranquilos y satisfechos?’ Y mi espíritu dijo: ‘No, ganaremos esas alturas sólo para seguir adelante" Walt Whitman. 

El pasado domingo 7 de enero recibimos uno de los mejores regalos de Reyes que podía imaginar. En compañía de Esteban, Tiyaye, Fernando y Javier llegamos a penetrar en una de las moradas de los ancestros y espíritus de nuestros antepasados awara que más nos han impresionado. En medio de los gigantescos paredones de La Caldera de Taburiente, entre abruptas cumbres con imponentes desniveles que incitan a la admiración, a las emociones, a pesar de los terrenos escarpados y las dificultades de los pasos, la verticalidad del terreno conquistó nuestros sueños y superó nuestras expectativas. Arriba disfrutamos con cada paso dado, sentimos una mirada limpia y serena, pero las mayores emociones afloraron cuando nos mezclamos “entre los dioses que danzan” (Javier Díaz), grandes conjuntos de grabados rupestres que representan cuerpos humanos figurados tallados sobre el “jabrusco” (toba volcánica).

Seguir leyendo »