eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Patricia Gea

Periodista. Siempre ligada a lo social y al servicio de las historias humanas. Antes de sumarme al freelance he pasado por las redacciones del Diario ABC y Expansión, aunque tomé contacto por primera vez con la profesión en el local Leonoticias. Me formé en la Universidad Complutense, donde aprendí a ver la vida y el periodismo con perspectiva de género. Antes, mucho antes, pensaba que quería ser psicóloga.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 86

Familias reconstituidas o cómo empezar una relación con una persona que ya tiene varios hijos

“Iba a comenzar una relación con una persona que tenía cinco hijos. Lo primero que me pregunté, fue: ¿Voy a poder lidiar con ello? Y lo segundo: ¿Cómo lo haré?”. Quien habla es Miriam Huerta. No tiene hijos, pero ha formado junto al que ahora es su marido una “familia reconstituida”, un concepto todavía tan desconocido que ni siquiera quienes viven en un hogar de estas características han oído hablar de él. Las familias reconstituidas son aquellas formadas por una pareja en la que uno o ambos miembros aportan hijos o hijas de una anterior relación. No existe un único modelo: las estructuras que se crean pueden llegar a ser realmente complejas y cada miembro vive la nueva circunstancia familiar de manera distinta a los demás.

El proceso de adaptación de una familia reconstituida “es un proceso con reglas y características específicas”, afirma Gregorio Gullón, responsable del servicio de atención a familias reconstituidas de la Unión Nacional de Asociaciones Familiares (UNAF). Atiende a diario solicitudes de parejas que se enfrentan a problemas de convivencia y de confusión de roles en el nuevo núcleo familiar. La mayoría surgen porque en el imaginario colectivo sigue habiendo un sólo modelo válido de familia ideal: el que nace de un proceso lento de convivencia, y en el que el papel de cada miembro está definido y se mantiene en el tiempo.

Seguir leyendo »

Abuelas cansadas de estereotipos: "Trabajamos, nos divertimos y no sólo vivimos para nuestros nietos"

Las abuelas ya no son como antes. No son un fantasma hogareño vestido con bata de cuadros y rulos, que monta guardia en la cocina entretenido con prensa rosa y ganchillo. No tienen tiempo, ni muchas veces quieren, para hacer guiso a toda la familia o coser bajos de pantalones. No visten de negro en el luto, no van a misa los domingos y comen carne los viernes de cuaresma. Las abuelas están desmontando discretamente los estereotipos que rodean su figura, y las obligaciones productivas y post-reproductivas que la sociedad patriarcal les tiene encomendadas, para reivindicar su posición social dentro y fuera de la familia.

La trascendencia de la emancipación de las mujeres mayores reside en que sus consecuencias alcanzan a otras generaciones y por rompen la cadena de transmisión de los roles de género tradicionales. Las “nuevas” abuelas trabajan, emprenden, viajan con amigas y tienen aficiones. También se asustan con la idea de convertirse en abuelas, y lo reconocen, aunque no deje de despertar cierto recelo que una mujer “con esa edad” use su experiencia y energía para seguir creciendo fuera del ámbito doméstico y del cuidado de los demás.

Seguir leyendo »

La paga a los hijos: cuánto dar, cómo empezar, con qué frecuencia y otras dudas frecuentes

Todos los padres y madres han escuchado o escucharán algún día esta pregunta de sus hijos: "¿Me das un euro para comprarme…?" Es la primera señal de que empiezan a tomar conciencia de que el dinero es una herramienta social indispensable: "Esto quiero, esto tengo que pagar". Es un buen momento para introducir la educación financiera en el hogar y considerar si asignarle al niño una paga antes de que la demanda del euro se produzca de manera sistemática y perdamos el control de cuánto dinero le damos.

Pero, ¿cuál es la mejor forma de enseñarles a gestionarlo? ¿Qué cantidad es la adecuada según su edad? ¿Cuándo hay que empezar? ¿Con qué frecuencia? ¿Debemos utilizar la retirada de la paga como medida sancionadora ante un mal comportamiento?

Seguir leyendo »

Cuatro familias cuentan cómo fue la elección de colegio para sus hijos

Llega el momento de elegir colegio: para muchas familias estas semanas toca ponerse al día, tomar decisiones, echar solicitudes. ¿Cómo elegir colegio?, ¿en qué fijarse?, ¿qué nos preocupa? Cuatro familias cuentan su experiencia. 

En el caso de Carla sus expectativas de llevar a su hija a un colegio público que le gustara no se cumplieron. Auditora de Sevilla, con una hija y un hijo y como tantos padres y madres, atravesó el curso pasado el tedioso camino de la búsqueda de colegio para la niña, que ahora tiene cuatro años. Salió airosa y contenta, pero habiendo tenido que renunciar por el camino a algunas de las condiciones de partida, como que fuera un centro público y laico. La oferta educativa del barrio donde vive no le daba mucho margen de maniobra: cuenta con cinco colegios, dos de ellos son concertados, uno público y otro privado.

Seguir leyendo »

Los delitos por acoso sexual a menores en Internet se cuadruplican en cuatro años

Es una práctica con nombre propio, 'grooming', acosadores sexuales que utilizan internet para captar y coaccionar a menores, que se ha multiplicado sustancialmente en los últimos cuatro años en España. Así se reconoce en una reciente respuesta parlamentaria del Gobierno al diputado socialista Míguel Ángel Heredia: los datos aportados por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado muestran que los delitos registrados por contacto mediante tecnología con menores de 16 años y con fines sexuales han aumentado de 92 en el año 2013 a 394 en el 2017. Son 300 los casos que han surgido de forma progresiva en ese periodo de tiempo. En 2014 se contabilizaron 116; 239 en 2015 y 365 (uno al día) en 2016.

En Internet hay depredadores sexuales que buscan niños con los que comunicarse para abusar de ellos. Utilizando perfiles e identidades falsos, primero granjean una amistad con la víctima y cuando ya han ganado suficiente confianza la coaccionan para obtener fotos y vídeos de carácter sexual, para que se dejen ver desnudos a través de la webcam o, en el peor de los casos, organizar un encuentro donde establecer contacto físico.

Seguir leyendo »

Menores en la era digital: cómo proteger a tus hijos sin violar su intimidad

Ciberacosadores, bullying, violencia, porno, comunidades pro anorexia, pro bulimia, terrorismo, discursos de odio. Internet abre un mundo amplísimo de posibilidades a los usuarios, pero tiene una cara B llena de peligros que es necesario saber identificar y gestionar. ¿Qué ocurre cuando los usuarios son menores? ¿Son ellos conscientes de qué o quién puede haber detrás de una pantalla? Son muchos los niños que viven conectados a la Red; que utilizan aplicaciones sin restricciones y redes sociales en las que quedan expuestos a personas ajenas a su entorno. ¿Deben los padres supervisar, o incluso espiar los móviles, ordenadores y tabletas de los hijos, y los contenidos a los que acceden desde los aparatos de los adultos?

Estamos ante un asunto complejo, aunque se tenga completamente normalizado, que va más allá de la corrección y de si es ético o no espiar a los niños. Se trata del uso de datos personales, propios o ajenos; una cuestión recogida en la legislación y que por lo tanto, en cierta medida, queda sujeta a la interpretación. Tal y como se recoge en la Carta Europea de los Derechos de los Niños y en la propia Constitución, los tutores legales de los menores tienen la obligación de velar por su seguridad y de ejercer la patria potestad, también accediendo a sus comunicaciones cuando su seguridad está en riesgo.

Seguir leyendo »

Tus hijos pueden implicarse en las tareas del hogar antes de lo que piensas

¿Qué hay de malo en que un niño pequeño asuma responsabilidades en el cuidado del hogar? Pedagogos y psicólogos consultados coinciden en que no sólo no genera ningún tipo de problema, sino que encargarles tareas desde los primeros años de vida les reporta beneficios objetivos a muchos niveles: potencia sus capacidades, mejora su autoestima y autoconcepto al ver que pueden hacer las cosas solos, les prepara para su vida en solitario y les educa en igualdad. No hacerlo, explican, puede llevarnos a criar al "niño dictador" que asume que no tiene obligaciones y que quienes le rodean están a su servicio.

"Aunque sin mala voluntad, la culpa es a menudo de los padres y las madres –explica el psicólogo infanto-juvenil Abel Domínguez-–que creen que dejar a los niños y niñas implicarse en la casa es una manera de rebajarles, que son demasiado pequeños para hacerlo, o prefieren directamente encargarse ellos porque es más rápido y cómodo que invertir tiempo en enseñarles". Pero no tienen ni siquiera por qué haber aprendido a hablar para entender que tienen que ocuparse de determinadas labores. En las primeras etapas de la vida el desarrollo de la comprensión es mucho más rápido que el del lenguaje y ya pueden, por ejemplo, a los dos años, interpretar que deben hacerse cargo de recoger sus juguetes, limpiar sus muebles o ayudar a poner la mesa. Hay métodos más o menos útiles que varían con la edad para que el aprendizaje sea eficaz.

Seguir leyendo »

Dime dónde vives y te diré la probabilidad que tiene tu bebé de sobrevivir

Cada día mueren 7.000 niños en el mundo. Pero esta media hay que leerla con matices para que se ajuste a la realidad. Mueren muchos más niños en Pakistán o en Somalia que en Japón o en Finlandia. Al parecer, la mortalidad infantil está directamente relacionada con la riqueza de los países, y en especial, con la cantidad de dinero público que éstos destinan a sanidad. Lo concluye así el informe Every Child Alive publicado este martes por Unicef y que pone en relación la renta per cápita con la mortalidad infantil, sobre todo en el momento del parto y durante el primer mes de vida.

Si bien hay que tener en cuenta que el número de muertes infantiles entre el primer mes y los cinco años se ha reducido sustancialmente en las últimas décadas, no ha sucedido lo mismo en el caso de los recién nacidos, que mantiene una altísima tasa de mortalidad. Las condiciones en las que las madres dan a luz son determinantes.

Seguir leyendo »

Deja dormir a tu hijo adolescente toda la mañana: no es consentirle, lo necesita

Al hablar de sueño siempre ponemos el foco en el descanso de bebés y niños (y es importante). Pero es el descanso de los adolescentes el que más debería preocuparnos, ya que es la única etapa de la vida en la que los ritmos del sueño cambian. Lo hace por una cuestión puramente física. Así que si tu hijo adolescente no quiere dormir antes de las doce de la noche y madrugar le supone un esfuerzo tremendo, no es porque sea vago o desobediente, es que el cuerpo se lo pide.

El descontrol hormonal que sufren durante este periodo es clave. La producción de melatonina (que regula los ciclos del sueño) se retrasa dos horas en la adolescencia, por lo que la sensación de sueño no aparece hasta después de las doce de la noche. De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, esta alteración se mantiene desde los 12 años hasta los 20, aproximadamente. "Y no sólo es el horario, también aumenta el número de horas que necesitan dormir: entre 9 y 10; mientras que a un adulto o a un niño le llega con 7", añade Jesús Martínez, pediatra asociado al Colegio de Médicos de Madrid.

Seguir leyendo »

La vida entre el centro y las familias de acogida: las historias de Raúl y Patricia

Raúl creció en un ambiente familiar turbado por unas circunstancias excepcionales. Su padre vivía en poligamia con dos mujeres y fruto de la relación con una de ellas, nació él. Convivían todos juntos en la misma casa y los problemas eran constantes. Durante su infancia tuvo que soportar a diario episodios de violencia machista y de pobreza; en un momento llegaron incluso a perder la casa. Vivió en la calle por algún tiempo, sin techo y bajo una desmesurada desprotección. Cuando los servicios sociales estuvieron al tanto de su caso le apartaron de su familia biológica e ingresó en un centro de menores casi de inmediato.

Lo primero que sintió al encontrarse por primera vez en el que fue su hogar durante los siguientes catorce años, dice, fue una soledad y un vacío abrumadores. El mundo al que pertenecía, mejor o peor, de un día para otro dejó de existir. "¿Qué es este sitio? ¿Por qué estoy aquí?", se preguntaba. Para Raúl, esa suerte ajena y desagradable se alargó más de lo que hubiera deseado y salió del centro al cumplir la mayoría de edad.

Seguir leyendo »