eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Raúl Solís Galván

Raúl Solís (Mérida, 1982) es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Está especializado en asuntos europeos, en comunicación política y en temas sociales. Ha colaborado con andalucesdiario.es con reportajes en profundidad sobre pobreza, exclusión y precariedad laboral. Ahora trabaja como periodista freelance para diferentes entidades culturales y sociales de Andalucía, y colabora con eldiario.es/andalucia y otros medios andaluces.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 158

Mis librerías, mis libros y mis libreros

En mi casa nunca hubo libros, salvo una enciclopedia con muchos tomos que los niños nacidos en los 70 y principios de los 80 usábamos para hacer trabajos de clase en los tiempos en los que no existían la Wikipedia ni el corta y pega. Mi madre compró la enciclopedia a plazos y le limpiaba el polvo con esmero cada domingo, pero nunca supo qué decían esos libros mastodónticos porque no tuvo la oportunidad de aprender a leer. La sacaron de la escuela a los nueve años para ponerla a fregar de rodillas en casa de unos señoritos. Mi madre ha hecho en su vida muchos oficios y muy duros, pero nunca la recuerdo leyendo un libro. Tampoco a mi padre, ni a mis hermanos mayores. Ya les hubiera gustado haber podido leer libros y trabajar menos y en mejores condiciones.

Los libros no formaron nunca parte del mobiliario de mi familia, una estirpe sencilla que, sin embargo, soñaba con que sus vástagos leyeran, se formaran y tuviéramos herramientas para defendernos de la inmundicia que acarrea la ignorancia, de la que se aprovechan los ‘listos’ de siempre para tiranizar a la gente sencilla. Yo podría explicar mi vida a través de mi relación con los libros, con las librerías y con mis libreros y libreras. Los libreros, la parte más débil de la cadena de distribución del libro, esos héroes que resisten como jabatos a la crisis, a los e-books y que se reinventan cada día para seguir dándole vida al libro y a nuestras ciudades introduciendo tartas y cafés en sus establecimientos para invitar a la gente a la lectura. Los libreros, esos autónomos indomables, que con sus recomendaciones nos salvan de la tristeza, de la indiferencia, de la soberbia, de la derrota, del sectarismo de las verdades absolutas y nos empujan a preguntarnos para qué vivimos y a qué sitio queremos llegar con los principios que cargamos.

Seguir leyendo »

"La pornografía es la pedagogía de la prostitución"

Rosa Cobo Bedía (Cantabria, 1956), directora del Centro de Estudios de Género de la Universidad de A Coruña, llegó a defender la regulación de la prostitución pensando que así las mujeres prostituídas ganarían derechos y mejoras en sus condiciones sociales. Ese mundo de defensa de la regulación se le vino abajo hace 10 años, cuando la feminista andaluza Charo Luque, activista destacada de la Plataforma de Mujeres 8 de Marzo de Sevilla, la invitó a una charla sobre prostitución. En aquel foro, Rosa Cobo entendió la implicación directa que existe entre capitalismo neoliberal y la explotación sexual de las mujeres.

Desde hace una década, Cobos centra su labor investigadora en desgranar los entresijos de la industria del sexo como un sector transversal e internacional que no sólo hace caja en los clubes con luces de neón. Rosa Cobos ha estado en Sevilla presentando su último libro, 'La prostitución en el corazón del capitalismo', que la ha tenido varios años introduciéndose en los canales internacionales del tráfico sexual de mujeres, en los prostíbulos occidentales y hablando directamente con las víctimas de este engranaje que, según afirma, en España se nutre en un 90% de mujeres procedentes de países empobrecidos y que en Holanda, donde se legalizó la prostitución en 2001, representa el 5% del producto interior bruto.

Seguir leyendo »

Tres madres para una Constitución feminista

Con la mirada puesta en una reforma constitucional de la que mucho se habla pero que no termina de llegar, el Centro de Estudios Andaluces (CEA) ha reunido, en el salón de grados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, a la constitucionalista Blanca Rodríguez, a la filósofa del Derecho Josefa Jiménez y a María del Mar González, profesora de Psicología y comisionada para el Polígono Sur, para debatir sobre una reforma constitucional con perspectiva de género, más allá del encaje territorial: “No sólo de la plurinacionalidad viven la sociedades”, dijo la directora del CEA, Mercedes de Pablos, al presentar el debate.

¿Será posible que en una futura reforma constitucional que España se constituya en un Estado social, paritario y democrático de derecho? ¿Será suficiente con que el texto constitucional sea feminista para que las leyes también lo sean? ¿Es una sociedad feminista únicamente por denominarse feminista o hace falta algo más? ¿Se puede ser feminista sin mirar a las mujeres más empobrecidas, a las racializadas, a las que viven en barrios abandonados o se dedican a los trabajos de cuidados, que son los más precarios?

Seguir leyendo »

La revolución feminista de los 20 años

No saben quién es Simone de Beauvoir, la madre del feminismo moderno, y les suena de lejos Clara Campoamor: "¿Una diputada?, ¿una feminista, ¿una política?", responden Margarita, Marta y Paula en medio de una marabunta de gente en la que no tienen espacio nada más que para hacer fotos con su móvil. Están en la Plaza Nueva de Sevilla, el lugar de partida de la manifestación convocada este 8 de marzo en la capital andaluza por el movimiento feminista hispalense. Hora y media después del comienzo de la marcha, prevista para las 19 horas, estas tres jóvenes aún no han podido comenzar el recorrido de la que ha sido la primera manifestación a la que acuden en sus apenas veinte años de vida.

Mujeres más mayores dicen entre ellas, al lado de Marta, Paula y Margarita, que no recuerdan nada igual: “Bueno, sí, yo creo que esto se parece a la manifestación del 4 de diciembre”, dice una histórica militante feminista. A las tres jóvenes, estudiantes universitarias, la fecha les suena a chino, tanto como Simone de Beauvoir. No saben que el 4 de diciembre de 1977 es a Andalucía lo que este 8 de marzo de 2018 será para las mujeres, una fecha que marcará un antes y un después y que será señalada en el calendario como un día sagrado para sus derechos.

Seguir leyendo »

Quiero ir a la huelga pero no puedo: cuatro mujeres

Ángela se ha levantado esta mañana a las 6.30 horas para "dejar recogida mi casa", en la que vive con sus tres hijos, antes de salir a limpiar oficinas, casas y escaleras por algo más de cinco euros la hora. Aunque trabaja diariamente entre diez y doce horas, sólo cotiza dos horas por jornada y al mes cobra 500 euros. A las 8 de la mañana ha entrado a limpiar una oficina durante dos horas; a las 10.30, otra por tres horas; a las 14.30, ha llegado a una vivienda en la otra punta de Sevilla para echar cuatro horas más. Entre cada lugar de trabajo hay más de tres cuartos de hora de trayecto que no le computan como tiempo de trabajo. Por supuesto, la empresa para la que trabaja no le paga tampoco el transporte público. "Me fundo los bonobuses y hay muchos meses que no me queda dinero ni para renovarlo", admite esta mujer de 37 años que cría en solitario a sus hijos en un barrio popular de la capital andaluza y a los que deja después de salir del cole con una amiga que le hace un "favorcito". 

"Sólo descanso el sábado y el domingo por las tardes", dice la víspera de la convocatoria internacional de la huelga feminista. “No me puedo quejar porque ya me he quejado dos veces y me han dicho en la empresa para la que trabajo que ahí tengo la puerta”, se lamenta mientras relata que la comida que entra en su casa es gracias a la obra social de una hermandad que le da un vale de alimentos para su prole por la noche y los fines de semana, porque los niños, de lunes a viernes, almuerzan y meriendan en el colegio.

Seguir leyendo »

Empresas que animan a la huelga del 8 de marzo: el caso de Manuel García

Emiral, empresa andaluza con una veintena de trabajadores en plantilla que se dedica a la organización de congresos y prestación de servicios integrales a las sociedades médicas y científicas españolas, quiere que sus empleadas secunden la huelga que el movimiento feminista ha convocado para este 8 de marzo de 2018. Así lo ha expresado el director y propietario de Emiral Congress Bureau, S.L, Manuel García, a través de una circular interna dirigida a las catorce trabajadoras, el 70% de la plantilla, que integran esta empresa con sede en Córdoba y Madrid. 

"Como conocéis, esta empresa está comprometida con varios de los puntos fundamentales de la convocatoria de la huelga feminista", empieza diciendo el empresario Manuel García a sus empleadas en la circular a la que ha tenido acceso  eldiario.es/andalucia y que finaliza recordándole a las trabajadoras que "aquellas compañeras que quieran hacer la huelga no verán ese día disminuida su nómina".

Seguir leyendo »

'En Sevilla hay que morir’, una santa comedia sobre la religiosidad popular convertida en fenómeno teatral

Santa Justa y Santa Rufina fueron dos hermanas sevillanas, alfareras trianeras, nacidas en el seno de una familia cristiana clandestina durante el último tercio del siglo III, cuando el cristianismo aún era una secta perseguida por el Imperio Romano y los cristianos vivían clandestinamente a riesgo de ser martirizados por su fe. El prefecto de Sevilla, Diogeniano, mandó encarcelar a las niñas Justa y Rufina para que renegaran de la religión monoteísta que un siglo más tarde se convertiría en la fe oficial del Imperio Romano y atravesaría hasta nuestros días la cultura occidental. Las dos trianeras se negaron y ello les valió ser torturadas y posteriormente asesinadas cuando tenían 19 y 17 años de edad, respectivamente. Este martirio es el motivo por el que estas dos mujeres de Híspalis, la Sevilla romana, son las santas patronas de la capital andaluza.

Esta historia es el hilo conductor de la obra teatral En Sevilla hay que morir, producida por la compañía Lapava Teatro y dirigida por la dramaturga sevillana Charo Urbano, una comedia desternillante de hora y media de duración que caricaturiza la relación de las mártires con otros símbolos religiosos que marcan la identidad de la ciudad de Sevilla, en la que las dos trianeras son santas patronas aunque el día festivo lo tiene San Fernando, Fernando III de Castilla, para unos santo y para otros matamoros, el rey que sembró el terror durante la conquista de la Sevilla andalusí en el siglo XIII.

Seguir leyendo »

‘El oficio de resistir’, un viaje literario por la España que resistió al franquismo

En marzo de 1962, Rossana Rossanda, una intelectual comunista italiana, miembro del Comité Central de Partido Comunista Italiano (PCI), realiza un viaje a España para comprobar in situ la salud de la oposición democrática al franquismo y trasladar posteriormente un informe en el encuentro internacional contra el franquismo que se celebraría en Roma unos meses más tarde. Se encuentra con un páramo, con un país que había integrado el fascismo en sus vidas y que se conformaba con los pequeños avances desarrollistas que estaban incluyendo en la clase media a cada vez más capas de la población a costa de renunciar a la libertad.

En 1984, Rossanda, que fue directora del diario comunista italiano ‘Il Manifiesto’, publicó ‘Un viaje inútil’, en el  que relató su experiencia sobre la España de los años sesenta que ella se encontró tras reunirse con diversos intelectuales antifranquistas y tocar con sus manos la situación política del país. La comunista italiana ve con sus propios ojos el crecimiento de la urbe industrial, calles sin asfaltar y sin alcantarillado, familias que vivían hacinadas y zonas caóticas y desordenadas del extrarradio de Madrid en las que podía prender cualquier polvorín social. Obreros que ganaban 36 pesetas cuando los mismos informes del franquismo decían que para vivir con una mínima dignidad se necesitaban 110 pesetas.

Seguir leyendo »

Los mensajes de Miss Perú no son una revolución feminista

Antes que nada, reconozco que he visto entero el certamen de Miss Perú. Del mismo modo que veo todos los años Miss Venezuela y que seguía los concursos de Miss España, hasta que la corrupción y la especulación urbanística, en los tiempos que atábamos los perros con longaniza, se cargaron el formato. Lo frívolo no es ver los certámenes de misses, sino considerar una frivolidad certámenes que, especialmente en Latinoamérica, siguen millones de personas y que congrega delante de los televisores a cifras que para sí quisieran partidos de fútbol reseñables o el mismo Eurovisión.

El certamen de Miss Perú comenzó con los alegatos de sus 23 candidatas contra la violencia de género, que en Perú sufre un 68% de las mujeres. Cifras terroríficas, escalofriantes y estremecedoras que no se solucionan en un concurso televisado en el que, justo después de lanzar sus proclamas contra la violencia de género, el realizador enfocó el culo de las concursantes. No nos equivoquemos, la televisión es negocio y el feminismo, por suerte, está de moda.

Seguir leyendo »

El 28F andaluz y el ‘procès’ tienen más en común de lo que le gustaría a Susana Díaz

Una sociedad puede sobrevivir al nepotismo e incluso a la corrupción, pero no a la indigencia intelectual de sus líderes políticos, a la falta de formación de éstos, a políticos orgullosos de su ignorancia o a tener dirigentes en puestos de responsabilidad que no conozcan la historia o, en el peor de los casos, que la retuerzan por puro beneficio oportunista para sus tesis políticas. Estos días, a raíz de unas declaraciones de Pablo Iglesias en las que afirmó que "si la ley no sirve, hay que adaptar la ley a la democracia, que es lo que el pueblo andaluz obligó a hacer a las instituciones hace 40 años", Susana Díaz está intentando reescribir la historia del proceso autonomista andaluz para atacar al líder de Podemos y vincularlo con el independentismo catalán.

Susana Díaz acusa a Pablo Iglesias de reescribir la historia, por decir el líder de Podemos una obviedad: si Andalucía hubiera cumplido la legalidad vigente en la Transición no tendría hoy autonomía política. La presidenta andaluza señala con el dedo acusador a Iglesias por "mala fe" y confundiendo estar a favor con el derecho a decidir para resolver el conflicto catalán con ser favorable a la independencia. Da igual que no conozcan la historia o que truquen la verdad histórica, lo importante es disparar contra Podemos que propone algo tan sensato y democrático como la vía andaluza para resolver el conflicto catalán.

Seguir leyendo »