CIE de Barranco Seco

La Policía Nacional frustra un nuevo intento de fuga en el CIE de Gran Canaria

Imagen de archivo del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barranco Seco, en Gran Canaria

La Policía Nacional ha frustrado este jueves un nuevo intento de fuga en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barranco Seco, en Gran Canaria. Desde el cuerpo de seguridad no han sabido especificar cuántas personas estuvieron a punto de escapar del edificio, donde los migrantes pasan un máximo de 60 días a la espera de su deportación.

El 2 de mayo otro grupo de 20 personas logró huir de este edificio durante la noche. La Policía Nacional logró localizar a once personas, de las cuales tres tuvieron que ser ingresadas en centros hospitalarios al presentar lesiones provocadas por escalar muros para salir del CIE.

Además de para evitar la expulsión, los migrantes escaparon entonces de Barranco Seco como respuesta a la ''mala gestión de las comidas durante el Ramadán'', que comenzó el 1 de abril y se prolongó durante un mes. Durante esos días, las personas musulmanas ayunan desde que sale el sol hasta que se pone. Algunos internos denunciaron en el CIE que no se respetaba el horario de comidas para que pudieran cumplir con esta tradición.

Estas carencias llevaron a un grupo de quince personas a iniciar una huelga de hambre el fin de semana. La Asamblea de Apoyo a Migrantes de Tenerife aseguró además que la comida que recibían los internos estaba en mal estado, por lo que muchos terminaron sufriendo diarreas.

Falta de asistencia médica

Los colectivos de apoyo a personas migrantes han denunciado durante años las carencias de este CIE. Incluso el antiguo juez de control del centro, Arcadio Díaz Tejera, lo describió como una ''ratonera'' que recordaba a ''una cárcel de la dictadura''.

El último informe del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura recoge las recomendaciones que el Defensor del Pueblo realiza a este centro después de varias visitas. La principal versa sobre las carencias en cuanto a la asistencia médica de los internos.

Los técnicos del Defensor del Pueblo formularon el año pasado un ''recordatorio de deberes legales'' para que se garantizara la realización del reconocimiento médico a los migrantes al llegar al centro, así como también en los momentos ''inmediatamente anteriores'' a la salida, ''aun cuando esta tuviera lugar fuera del horario de asistencia sanitaria''.

El informe recoge también que los ruidos ocasionados por la Unidad Canina situada en dependencias contiguas al centro ''perturban gravemente el descanso de los internados'' y que ''no existe una verdadera voluntad'' para buscar soluciones por parte de la Administración.

Por estas razones, el Defensor del Pueblo ha planteado la necesidad de habilitar un buzón de peticiones y quejas y ha informado a los migrantes de la posibilidad de dirigir escritos a este órgano, garantizando la confidencialidad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats