Del primer caso de coronavirus en La Gomera a la declaración del estado de alarma: así afecta la pandemia a Canarias

Los parques infantiles y zonas de ejercicio de Las Palmas de Gran Canaria han sido precintadas este viernes por el coronavirus. EFE/Ángel Medina G.

El 31 de enero, más de un mes después de que el coronavirus empezara a propagarse desde Wuhan (China), el Ministerio de Sanidad confirmaba el primer caso positivo en España. Un ciudadano alemán contagiado en su país viajó a La Gomera, donde permaneció aislado durante dos semanas hasta recibir el alta médica. 44 días después Canarias tiene 62 casos activos, siete altas y un fallecido hasta este 13 de marzo, cuando el Gobierno central ha anunciado la declaración del estado de alarma después de más de 4.000 positivos y 120 muertos y de que la Organización Mundial de la Salud haya considerado al COVID-19 una pandemia. En el mundo se han confirmado más de 135.000 casos en 127 países.

Aquella primera experiencia en La Gomera propició la creación en Canarias de un comité ejecutivo y otro científico para dar respuesta a situaciones de emergencia sanitaria, además de programar acciones formativas para preparar a los trabajadores sanitarios frente a nuevos posibles casos. También, el 2 de febrero se activó un número de teléfono de información sobre el coronavirus.

Pero doce días después de que el turista alemán saliera del Hospital General de La Gomera, tras un fin de semana en el que Canarias se vio sumida en la mayor calima de los últimos 40 años, la Consejería de Sanidad comenzaba a vigilar y controlar el hotel H10 Costa Adeje Palace en el sur Tenerife, al confirmar el segundo positivo en el Archipiélago. Un turista italiano que llegó a la Isla junto a un grupo de diez personas; horas más tarde se ratificaron tres positivos más y todos fueron aislados en el Hospital de La Candelaria. El Gobierno regional tomó la decisión entonces de poner en cuarentena a más de 1.000 personas, entre huéspedes y personal.

El 26 de febrero una mujer residente daba positivo en La Gomera tras viajar a Italia entre el 4 y el 8 de ese mes, aunque recibió el alta a los pocos días. En el hotel se detectaron tres nuevos positivos, sumando un total de siete casos entre los alojados en la infraestructura turística de Adeje, todos de nacionalidad italiana y muy cercanos al primer huésped que dio positivo excepto una, procedente de Reino Unido. El Gobierno de Canarias, gradualmente, fue permitiendo la salida de los clientes que no presentaran síntomas y que cumplieran determinados requisitos hasta que el 10 de marzo pudieron abandonar el recinto todas las personas aisladas tras 16 días de cuarentena.

“Después de varias medidas restrictivas hoy el hotel actúa con absoluta normalidad, está abierto, recibe clientes y algunas de las personas que dieron positivo están dadas de alta (cuatro de los seis turistas italianos y la mujer británica). Es decir, Canarias superó ese episodio al igual que el del primer caso de España, en La Gomera”, afirmó el presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres en la rueda de prensa del pasado jueves.

Casos en aumento

Durante el aislamiento del hotel de Adeje por posible contacto con el grupo de italianos afectados, también se produjo un caso en La Laguna. Fue un ciudadano tinerfeño que había viajado a Italia. El pasado 7 de marzo se contabilizaban ya 15 casos activos por coronavirus en Canarias y tres altas. Y es que tres ciudadanas italianas, que intentaban tomar un vuelo a Bérgamo desde el aeropuerto de Gran Canaria después de que su compañera de vacaciones en la isla diera positivo al coronavirus, también resultaban contagiadas.

A lo largo de esta semana los casos han ido en aumento. El 9 de marzo se confirmaba un nuevo positivo en Tenerife y al día siguiente se ratificaban otros dos de turistas holandeses en Gran Canaria; el día 11 ya eran 28 los casos activos en Canarias, por lo que se adoptó la decisión de suspender todos los actos culturales, deportivos y sociales en las Islas durante 14 días. Se trata de una medida que afectaría a aquellos actos que con una afluencia masiva, de más de 1.000 personas. La decisión supuso además que quedase suspendido este fin de semana el Carnaval Internacional de Maspalomas (en el que se esperaba la participación de 300.000 personas), así como el del sur de Tenerife o Fuerteventura.

Este jueves la situación se agravaba al ascender a 46 casos los positivos por coronavirus en las Islas. La situación obligó a que el Gobierno de Canarias decidiera suspender las clases para 303.873 estudiantes de todas las etapas educativas y por la que se ve afectado en mayor medida el alumnado que se beneficia de la gratuidad del comedor. Por ello, ya se están buscando soluciones para estas personas en colaboración con los ayuntamientos.

Otra de las medidas que ha tomado el Gobierno de Canarias es la de restringir las visitas a los hospitales y centros de mayores. Decisiones que, en cualquier caso, son de carácter preventivo y buscan proteger, principalmente a los grupos de riesgo: personas mayores, enfermos y personal sanitario. Conscientes además de las repercusiones económicas que está generando esta crisis en el Archipiélago, el presidente del Ejecutivo Regional anunció además este jueves una serie de medidas como el aplazamiento del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) para las empresas afectadas. Así mismo, también añadió que pedirá al Estado que permita el uso del superávit para destinarlo a servicios básicos esenciales, como "más profesionales para la Sanidad, mejores medios, más recursos, más camas o más espacios".

Torres subrayó también que trasladará a Pedro Sánchez "las singularidades" de un territorio que depende del turismo. "Expedientes reguladores temporales de empleo, que es una fórmula para evitar la pérdida de trabajo, también de reducción horaria con inyección pública o solicitar a través de modificación legislativa que tengamos más plazo para la reserva de inversiones de Canarias y que se puedan hacer con más tiempo", son algunas de las iniciativas que se plantean.

Aún se desconoce en qué medida afectará a Canarias la decisión anunciada por el presidente de Gobierno de España, Pedro Sánchez, de declarar el estado de alarma en todo el país a partir del sábado ante el nivel de expansión de la epidemia del coronavirus, pero permitirá, entre otras cosas, "garantizar el abastecimiento", limitar movimientos o intervenir fábricas.

A pesar de que la crisis del coronavirus está generando preocupación en la sociedad, que se ha precipitado a acudir a los supermercados, el Gobierno y los establecimientos han mandado mensajes de tranquilidad a la ciudadanía. "Canarias no va a tener problemas de abastecimiento de alimentos y mercancías, por lo que no es necesario el acopio". Con esta contundencia se han manifestado la consejera de Turismo, Industria y Comercio, Yaiza Castilla, y los representantes de las patronales de la distribución alimentaria, Asuican y Asodiscan, que instaron a la población a realizar sus compras deben con normalidad.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats