eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

A los lectores

¿Votamos a Podemos como si fuera un melón?

177 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Una cosa es predicar y otra dar trigo, ya lo sabemos. A mí, francamente, que Podemos sea un partido político (o movimiento nacional) machista me parece mal, pero no tan grave como la constatación de que prometen lo que sea y hacen luego lo que les da la gana. ¿Paridad? ¿Igualdad de sexos? ¿Listas cremallera? En las 25 localidades más pobladas, tan sólo hay cuatro mujeres elegidas para dirigir Podemos a escala municipal. Esto supone un porcentaje del 16%.

Están sólo un poco por encima de cualquier consejo de administración de una empresa.

“No sólo aspiramos a la igualdad de género, sino que la garantizamos”, dijo el viernes Sergio Pascual, secretario de Organización de Podemos. Lo que pasa, añadió el señor Pascual, es que: ”Es la gente la que ha votado a los candidatos que estimaba oportunos, lógicamente respecto a eso no podemos hacer nada”.

¿Qué podemos hacer, si los chicos son más listos o si la santa gente prefiere chicos? Un argumento nunca antes jamás usado por los machistas, ¿verdad?

Así que ahora no pueden hacer nada.

¿Podemos hacer algo o no podemos?

Si no pueden, para este viaje, ¿qué falta hacían las alforjas de Podemos?

Porque lo que en realidad pasó, como sabe de sobra el señor Pascual, es que “la gente” votó a los cabezas de lista que había propuesto Podemos. Antes eso se llamaba “ votación a la búlgara”. O sea, lo que diga el Duce o Conducator o Caudillo o como rayos le llamen ustedes.

No le voy a hacer ninguna pregunta, señor Pascual. Ni a usted, señor Errejón, becario de lujo y miembro “de la casta” (de la académica, de momento, pero con aspiraciones y tantas great expectations como Pip). Ni a usted, caudillo providencial Pablo Iglesias. Qué más da. Será un “ataque orquestado”, ¿verdad?, como dice el señor Monedero. Porque cualquier ataque o simple discrepancia con ustedes será, no puede ser más que el amargo fruto de una conspiración (¿judeomasónica, tal vez?). Será que ustedes dan mucho, pero que mucho miedo a los que estamos en el poder (porque sin duda yo ocupo el poder o incluso lo detento). Será que hay que darle una oportunidad a “algo distinto”. Será que hay que atacar al PP y no a ustedes, a quienes hay que dejar en paz para que puedan instalarse en sus “lugares al sol”.

Cada vez que expreso la más mínima duda sobre algo que hace Podemos, los comentaristas de este diario se me echan encima, llegando hasta el insulto. No voy a decir que es que les doy miedo (ni que se orquestan conspirando o algo así), porque, como decía Marco Aurelio, la mejor forma de defenderse es no parecerse a ellos.

Salta a la vista que no me parezco a ustedes. No soy funcionario, ni gano al mes ni la mitad de lo que Errejón gana con su beca, ni he presumido nunca de feminista, ni hago brindis al sol, y además, y en eso sí nos diferenciamos mucho, yo escribo en castellano.

Por eso no les pregunto nada.

Se lo pregunto a ustedes, lectores, en forma de Catilinaria: ¿hasta cuándo, Podemos, abusarás de nuestra paciencia? ¿Hasta cuándo tendremos que comprar Podemos como un melón, a carga cerrada? ¿No les llama ya un poco la atención tanto apetito de poder a cualquier precio?

No crean que nadie me quiere: hay amigos que me dicen que no hable de Podemos. Lo que pasa es que a mí me suena al archiconocido y vomitivo: tú no te signifiques. Pero creo que uno sólo tiene derecho a levantar la voz si se significa, si está dispuesto a no tener razón. Esto, ya si eso, otro día se lo explico, como dice mi hermano. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha