Las organizaciones agrarias piden un análisis "veraz" de los acuíferos del Alto Guadiana

Regadío

La Coordinadora Agraria COAG de Castilla-La Mancha ha considerado "una grave irresponsabilidad" dejar en manos de algoritmos "deficientes" la política de agua para riego del Alto Guadiana, de ahí que haya reclamado un análisis "riguroso y veraz" de los recursos disponibles de cada una de las masas de agua para determinar el volumen real de dichos acuíferos.

En este mismo sentido se ha manifestado el portavoz de la Comisión de Agua de Cooperativas de Castilla-La Mancha, Julio Bacete, quien considera que “antes de proceder a los recortes, se deberían explorar otras posibilidades, en concreto, la realización de un estudio riguroso sobre las disponibilidades de las aguas subterráneas, en especial, en el Alto Guadiana”.

Y es que COAG también ha mostrado su oposición frontal a los "recortes" de agua para riego propuestos por la Confederación Hidrográfica del Guadiana para más de 1,5 millones de hectáreas del Alto Guadiana para la campaña 2020 y que han motivado que la organización de Jóvenes Agricultores (ASAJA) haya convocado una manifestación para el jueves 12 ante la sede de la Confederación en Ciudad Real, protesta que ha apoyado explícitamente Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-LA Mancha.

"Resulta injusto e irresponsable que se propongan nuevos recortes en base a simulaciones virtuales realizadas por una programa informático que no refleja la realidad de las extracciones de los últimos 25 años. Máxime cuando los agricultores/as de esta comarca llevan más de dos décadas con la mitad de las dotaciones que las que les corresponde por ley", ha COAG.

"En un escenario de sequía extrema, caso de los años 1995 y 2006, los agricultores somos los primeros en asumir los recortes, pero estamos lejos de ese contexto de emergencia", han defendido desde la organización agraria.

Según COAG, se trata de una medida de "supuesta planificación" que la Confederación Hidrográfica del Guadiana pretende implantar en 2020 en las seis masas de agua subterráneas de los antiguos acuíferos 23 y 24.

En concreto, los regantes contarían con un 10% menos de disponibilidad de agua para riego: 1.800 metros cúbicos de agua por hectárea para los cultivos herbáceos --tras descontar 200 sobre los 2.000 m3/ha que tenían prorrogados--, y 1.350 m3/ha para los leñosos, excepto si los valores de la dotación fueran inferiores a 1.500 m3/ha.

En este caso se tendrían concesiones de 750 metros cúbicos por hectárea para la vid, 550 m3/ha para el olivo, 500 m3/ha para el pistacho y 1.100 m3/ha para el almendro. "Con unas explotaciones en el umbral de la rentabilidad, se exige un nuevo esfuerzo a los agricultores y ganaderos del Alto Guadiana. Esto puede suponer la puntilla para miles de pequeñas y medianas explotaciones, situadas en la comarca agraria con las dotaciones de agua más bajas de toda España, ya que se está regando con el 50% de los derechos asignados por la legislación", ha argumentado la COAG-CLM.

"Necesitamos una planificación hídrica para la agricultura del Alto Guadiana que apueste en el medio-largo por el mantenimiento del principal motor económico y social de esta comarca, las explotaciones familiares. El valor añadido de la agricultura de regadío es uno de los grandes frenos al despoblamiento. Nuestros pueblos no se llenan de vida con discursos y buenas intenciones", ha concluido la organización.

Manifestación en Ciudad Real

Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha mostrado su oposición y su adhesión a las reivindicaciones del sector ante la propuesta de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, de reducir en un 10% las dotaciones de riego en la zona del Alto Guadiana. Reivindicaciones que va a tomar voz en la manifestación prevista para el jueves en Ciudad Real convocada por ASAJA.

El portavoz de la Comisión de Agua de Cooperativas, Julio Bacete, ha recordado que la organización viene demandando desde hace tiempo la realización de un estudio riguroso sobre las disponibilidades de las aguas subterráneas en el Alto Guadiana.

Para la organización se ha de tener en cuenta que la actividad agroalimentaria es un pilar fundamental en el PIB regional, por lo que una limitación de la producción –Cooperativas recuerda que el agua empleada es para producir alimentos- repercutirá negativamente en todas las zonas rurales en las que se aplique. Esta afectación no será sólo al sector agroalimentario, sino a los sectores que proveen al mismo y a otros cuya actividad es directamente proporcional a la rentabilidad agraria.

Desde las cooperativas se entiende necesario un esfuerzo por parte de las administraciones para dar nuevas soluciones a la situación de los regadíos; soluciones que debiendo ser sostenibles en el ámbito económico, social y medioambiental, y no pasen solo por las restricciones. De esta manera se contribuirá a una agricultura competitiva que mantenga pobladas las zonas rurales de Castilla-La Mancha, ha señalado.

Por tanto, desde Cooperativas Agro-alimentarias se han respaldado las reivindicaciones de las organizaciones agrarias en defensa de una agricultura sostenible y rentable y se ha mostrado el apoyo a la concentración convocada para el día 12 en Ciudad Real.

Asimismo, se demanda una postura común en materia de agua desde todo el sector agroalimentario regional que permita tener una voz única en la región para la defensa de los intereses de los agricultores, ganaderos y empresas agroalimentarias.

Etiquetas
Publicado el
11 de diciembre de 2019 - 12:22 h

Descubre nuestras apps

stats