Un 2020 atípico en la universidad: del (proyecto) de nuevo campus en Guadalajara a unas elecciones que cambiaron al rector

Acceso de estudiantes a las pruebas de la EvAU en el campus de la UAH de Guadalajara

Las dos universidades públicas de la región, la Universidad de Alcalá por un lado, implantada en Guadalajara, y la Universidad de Castilla-La Mancha con campus en el resto de las provincias, por otro, han sido protagonistas en el año 2020 de muy distinta manera.

Sin embargo, ambas se han enfrentado al inédito reto de gestionar el impacto de la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, la formación online, las pruebas EvAU con algunos cambios y la visibilidad que el virus ha dado a la investigación (con sus males incluidos).

Carmelo García, vicerrector del Campus de Guadalajara y de Relaciones Institucionales, explica a elDiarioclm.es que este 2020 ha sido “complicado” y “un reto constante” que ha obligado a “cambiar nuestra metodología, nuestra organización y el desarrollo de las tareas habituales de todo el personal de la Universidad de un día para otro”.

Todos los estamentos, recuerda al hacer balance, “tuvieron que realizar un enorme esfuerzo, reduciendo al mínimo las posibles consecuencias en nuestros estudiantes del impacto del confinamiento y de la ausencia de actividad docente presencial”.

Fueron meses “realmente complicados”, dice, pero no solo por la gestión sino “por la gran carga emocional para todos los integrantes de la comunidad universitaria” pero sostiene que todos han dado “ejemplo de profesionalidad y compromiso” para salir adelante.

¿Estaba preparada la Universidad de Alcalá para afrontar una emergencia sanitaria de estas características?, preguntamos. García comenta que ya se había iniciado “el camino de la digitalización, la enseñanza a distancia” e incluso “se estaban estudiando los posibles modelos de teletrabajo” pero reconoce que la adaptación tuvo que hacerse en tiempo récord y que cuando llegue la “normalidad” será el momento de “evaluar” los resultados.

“En poco más de cuatro días, pasamos de una enseñanza presencial a relacionarnos con nuestros estudiantes, a distancia, mediante el empleo de las nuevas tecnologías que funcionaron aceptablemente´”. Las teleconferencias también se convirtieron en herramientas, no sin dificultades, para el personal de administración y servicios.

Fue un “desafío”, reconoce, pero la pandemia sirvió también para demostrar “compromiso social” al implicarse la universidad “activamente en las labores sanitarias y apoyando al conjunto de la sociedad y a nuestra comunidad universitaria”. 

Desde el inicio del actual curso, la UAH aplica un modelo mixto en que las actividades de grupos numerosos se realizan mediante tecnologías online y el resto se llevan a cabo de forma presencial. “Es un plan flexible y contempla todos los escenarios posibles, por lo que el modelo se va a ir adaptando, en cada momento, a las diferentes situaciones sanitarias y normativas, siempre desde la prudencia”.

Hace unas semanas han aprobado el presupuesto para 2021 y, recuerda, se contempla “una importante inversión para implementar el plan de digitalización de la UAH, que tiene por objetivo reforzar las infraestructuras digitales de docencia e investigación”.

En 2021, el nuevo Campus de Guadalajara seguirá avanzando

Hablando precisamente de investigación, el vicerrector del Campus de Guadalajara sostiene que “esta crisis nos está demostrando que la investigación no se puede improvisar cuando surge un problema” y que es necesario contar con “recursos humanos, personal bien formado y estable, y con los recursos materiales adecuados".

Uno de los retos para el nuevo año será avanzar la creación del nuevo campus de Guadalajara del que se conocieron nuevos detalles justo antes del estado de alarma.

Pese al confinamiento, se aprovechó para que nuestra Oficina de Gestión de Infraestructuras y Mantenimiento (OGIM) avanzara en el diseño de proyectos técnicos, un trabajo que no se aprecia, no se visualiza, pero que es imprescindible para luego desarrollar la construcción. Ahora mismo, ya están realizándose trabajos relacionados con el vallado exterior, de aspecto más moderno, que servirá para dar una imagen de unidad a todo el campus, y el acondicionamiento de los terrenos donde se ubicará el edificio de investigación donde se ubicaba un edificio que ha sido también demolido.

En este año que va a comenzar, está prevista la realización de la excavación arqueológica y el movimiento de tierras que ya se ha licitado e irá a mesa de contratación en enero. Posteriormente, se acometerá la licitación del aparcamiento subterráneo de tres plantas, sobre el que se levantará el edificio de investigación, que es un elemento de nueva construcción. Y paralelamente, se completarán los trabajos de finalización del proyecto global con las asesorías que trabajan con la OGIM. Para ello, la Junta castellanomanchega aportará una cantidad de 5 millones de euros en 2021.

La UAH prepara también proyectos para beneficiarse de los fondos europeos de recuperación Next Generation-EU.

El objetivo es que sirvan “para afrontar un futuro de máxima competencia y dificultad” y pasan por  impulsar la investigación, la digitalización de las instalaciones existentes y del nuevo Campus y también la creación de centros de investigación, así como otras iniciativas que dinamicen el tejido social y empresarial de Guadalajara, revela Carmelo Díaz.

2020, el año de cambio en la dirección de la UCLM

Si hay algo que ha caracterizado a la Universidad de Castilla-La Mancha en este 2020 es el cambio en la dirección de la Institución académica. Con algunos meses de retraso -estaban previstas para el 28 de abril- a comienzos de diciembre se celebraban Elecciones al Rectorado.

Miguel Ángel Collado, rector hasta la fecha y Julián Garde, que hasta hacía pocos meses había sido su vicerrector de Investigación y Política Científica, se disputaron el cargo.

Un único debate de guante blanco en la RadioTelevisión de Castilla-La Mancha llevó al día electoral en el que Garde resultó vencedor con un abultado resultado. Se hizo con el 71% de los votos y Miguel Ángel Collado, rector durante algo más de ocho años se incorporará como profesor en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo.

No ha sido posible en estos días que la Institución académica ofreciera a elDiarioclm.es un balance de lo ocurrido en 2020. La UCLM se encuentra en plena transición entre una y otra gestión en mitad de una emergencia sanitaria que no ha terminado.

Miguel Ángel Collado hacía balance de los últimos cuatro años en febrero, poco antes de que fuese decretado el estado de alarma. Por aquel entonces y con la vista puesta en las Elecciones, el rector alababa el trabajo de su equipo de Gobierno para garantizar la estabilidad financiera y la modernización de la UCLM. Lo fiaba todo al Plan Estratégico de la Institución y en la futura negociación con la Junta de Castilla-La Mancha para, a partir de 2021, negociar al alza la financiación que llega desde el Gobierno regional.

Pero las elecciones no pudieron celebrarse. Garde, que dejó en marzo su cargo de vicerrector para centrarse en la carrera al Rectorado, fue muy crítico a comienzos del verano con los preparativos de un curso 2020-2021 sin precedentes debido a la pandemia.

El ya ex rector Miguel Ángel Collado había tomado decisiones a lo largo del año que resultaron polémicas en algunos ámbitos. Como en el político, cuando decidió suspender las clases por la crisis sanitaria recogiendo las críticas del presidente regional, Emiliano García-Page.

Poco tiempo después, dio marcha atrás en su intención de priorizar las clases online en el vigente curso escolar, con las consiguientes críticas en la comunidad universitaria, entre ellas las del propio Julián Garde, y de nuevo, del Gobierno regional.

Ahora, el nuevo rector cambiará la estructura de dirección de la UCLM. Ha incorporado 13 vicerrectorados. Uno de los pesos pesados de la gestión, el Vicerrectorado de Economía y Planificación se lo ha otorgado al que fue su director de campaña, Francisco Sáez, que sustituye a Manuel Villasalero. Será quien se ocupe de negociar el nuevo convenio con la Junta de Castilla-La Mancha que expira a finales de 2021.

Una de las curiosidades es que Ángela González Moreno que fuera vicerrectora de Transferencia e Innovación con Collado forma ahora parte del equipo del nuevo rector y ocupará un Vicerrectorado que lleva por nombre ‘de Innovación, Empleo y Emprendimiento’.

El Vicerrectorado de Política Científica, que ocupase el propio Garde hasta hace unos meses, lo ostenta ahora Antonio Mas, profesor titular de Microbiología de la Facultad de Farmacia del Campus de Albacete y director del Centro de Investigaciones Biomédicas de Castilla-La Mancha.

El año 2020 ha terminado sin que ni siquiera el nuevo rector haya tenido ocasión de celebrar un acto oficial de toma de posesión del cargo. Algo que sí hizo su equipo de dirección un día antes de la Nochebuena.

Julián Garde ha prometido una universidad más transparente, pensar más en lo estratégico que en lo urgente o pensar más en los estudiantes. En una página web en la que dio a conocer su programa presentó casi 300 medidas en diez ejes. Lo que den de sí en su primer año de mandato se lo contaremos en unos meses.

Etiquetas
Publicado el
2 de enero de 2021 - 19:52 h

Descubre nuestras apps

stats