Sobre este blog

Palabras Clave es el espacio de opinión, análisis y reflexión de eldiario.es Castilla-La Mancha, un punto de encuentro y participación colectiva.

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de sus autores.

A vueltas con Esperanza

0

Me veo obligado, aún a costa de interrumpir el discurrir habitual de esta columna de opinión, a contestar a la, desde luego, nada amable, carta, que el alcalde de Lillo envía a la dirección de elDiario.es de Castilla-La Mancha en relación a un análisis que hicimos la semana pasada por una intervención realizada por el ayuntamiento de esa localidad sobre el área de la Virgen de la Esperanza, en su término municipal.

Para no despistar al interesado y amable lector que pueda seguir esta polémica, seguiremos el orden de temas que sugiere el señor alcalde en su misiva para ir desmontando lo que considera insultos y calumnias hacia su persona.

En primer lugar, citábamos una actuación realizada en 2008 sobre el área que nos ocupa para señalar una Resolución de 12 de junio de 2008, de la Secretaría de Estado de Cambio Climático, que indicaba que era necesario balizar la superficie entonces intervenida “con la finalidad de evitar la afección sobre el pastizal que se localiza al oeste de la misma”. Lo hacíamos con la intención de señalar que, en las intervenciones realizadas posteriormente en dicha área, se han hecho aun contando con las autorizaciones autonómicas, en contradicción con la resolución anterior, cuestión que el ayuntamiento lillero era el primero que debería haberlo tenido en cuenta.

En segundo lugar, la Ley del Patrimonio Cultural entiende que “la afectación de la zona arqueológica” no lo es por el yacimiento en sí, sino también por el entorno de protección, que se define como “un área territorial constituida por los inmuebles y espacios cuya alteración pudiera afectar a los valores del objeto, a su contemplación, apreciación o estudio”. Para nada hemos manifestado ninguna duda sobre la profesionalidad de la labor arqueológica efectuada, y sí sobre el Plan Especial de Protección del área afectada y de la Ordenación del Territorio -que la ley determina como obligación para el ayuntamiento del término donde se ubica el yacimiento- y que en este caso es un amplio espacio sobre el que se ha construido y urbanizado de una forma que, aun contando con el visto bueno de la Consejería de Cultura, no por ello deja de afectar negativamente a la apreciación y contemplación del yacimiento y del paisaje que lo acoge. Como tampoco hemos valorado, en ningún momento, las intervenciones que se realizaron en la ermita de la Virgen de Esperanza y que saca a colación el alcalde en su misiva.

Y sí, señor alcalde, es de incumbencia de toda la ciudadanía el saber dónde se gastan los presupuestos públicos, ya sea los procedentes de la Diputación, de fondos europeos o de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y de interés para los vecinos y vecinas de Lillo el coste de la inversión municipal en dicho proyecto. Un centro al que me indica que están llegando aquellas “aves irrecuperables que se puedan tener en un centro de recuperación”, aun sabiendo que ya pagamos con nuestros impuestos centros para atender a animales en peligro de extinción o malheridos.

Lo que criticaba y, me ratifico en ello, es el enorme daño que se ha cometido sobre el paisaje manchego y el área monumental y arqueológica de Esperanza-Dancos, un espacio tan querido para muchos como los que lo hemos conocido y disfrutado desde niños.

Por último, y atendiendo a la acusación de que he cometido una “traición y confabulación cobarde” cual Nerón, he de indicarle que no actúo movido por esos impulsos, ya que de ser así le diré que hubiera tenido que hallar motivos de queja y despecho por no estar publicadas investigaciones históricas sobre Madridejos, Quintanar de la Orden, Santa Cruz de la Zarza, Talavera de la Reina o Villacañas he realizado y que están sobre las mesas de sus concejalías de Cultura y como ve por el pie de fotografía y nombre –el seudónimo lo he utilizado desde hace más de veinte años que colaboré con otro periódico local-, es muy amplio el número de libros y artículos científicos que he publicado, amplia la labor investigadora y los premios recibidos como para molestarme que tarde en publicar uno de mis trabajos.

Supongo que si está pensando iniciar acciones judiciales lo haga con fondos propios, no públicos, ya que como persona pública está usted sometido a la opinión y censura de la ciudadanía, que es lo que aquí se pretende. Por lo demás, que sean los propios lectores los que lean y valoren -en la forma y en el fondo- la columna y su carta al director. Creo que el análisis y el debate en temas tan sensibles como el patrimonio cultural y natural es necesario y, ojalá, sean más habituales en las páginas de nuestros periódicos.

síguenos en Telegram

Sobre este blog

Palabras Clave es el espacio de opinión, análisis y reflexión de eldiario.es Castilla-La Mancha, un punto de encuentro y participación colectiva.

Las opiniones vertidas en este espacio son responsabilidad de sus autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
7 de octubre de 2021 - 07:07 h

Descubre nuestras apps

stats