Carmen Bachiller


1

Castilla-La Mancha publicaba este viernes distintas órdenes de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes que regulan cómo deben ser evaluados los alumnos y alumnas en las etapas de Educación Infantil, Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

Se aplica así la nueva ley educativa, la LOMLOE, en la que ahora, y en toda la Educación Básica, (Primaria y Secundaria Obligatoria además de FP de Grado Básico) no se evaluará por asignaturas, sino “por competencias y por la consecución de objetivos” y además se podrá promocionar o titular a pesar de tener materias suspensas.

“Castilla-La Mancha ha sido la primera en publicar las órdenes de evaluación de toda España”, según explica Fernando Villalba, responsable estatal de política educativa de STE Intersindical. Aunque en realidad eso importa poco porque señala que “a las comunidades autónomas se les ha dejado poco margen de maniobra”.

Las instrucciones normativas se publican con el curso empezado y los sindicatos reconocen que está siendo un proceso “muy costoso” para el profesorado. No solo en la aplicación del currículo (impartir lo que ahora vienen a llamarse saberes básicos o contenidos de las materias), sino en el diseño del sistema de evaluación.

“No saben cómo programar. Están perdidos”, asegura el presidente de CSIF Educación Castilla-La Mancha, José Antonio Ranz Yubero. “La LOMLOE no es más que un remiendo de la LOMCE y esa a su vez de la LOE [esta última ni siquiera llegó a aplicarse], y en el fondo es lo mismo se llamen saberes básicos o de otra forma. Además, hay muchas lagunas en los currículos porque, por ejemplo, no se especifica qué tipo de Literatura se tiene que dar en 4º de la ESO o hasta qué periodo histórico tenemos que llegar”. Para otros, como el STE- Intersindical, “los contenidos son lo de menos. Se ha hablado mucho de eso en los medios, de si se estudian o no de los Reyes Católicos, pero lo que cambia no es eso, sino la metodología y sobre todo la evaluación, la promoción y la titulación. De hecho ya no se habla de evaluación por materias, sino de una evaluación constructivista”. Es decir, qué conocimiento se han adquirido y la capacidad de los alumnos para aplicarlos en situaciones variadas.

No solo evaluará un profesor, sino que se hará de forma colegiada con varios docentes. Los resultados de la evaluación en la Educación Básica dejarán de ser numéricos, desaparecerán las matrículas de honor en esta etapa; y, por primera vez, el alumnado con necesidades educativas especiales podrá titular una vez haya conseguido los objetivos marcados en su adaptación curricular.

Según detalla la Consejería de Educación, en la ESO se consolidará la desaparición de la evaluación extraordinaria de septiembre y solo habrá tres evaluaciones durante el curso. “El proceso de evaluación tendrá carácter de continuidad”, añade.

La primera evaluación, en noviembre, sin los profesores formados

Apenas unas semanas después de arrancar el curso comienzan las dudas que ya se anticiparon en verano. “Tenemos que evaluar las capacidades que el alumno adquiere a lo largo de todo el curso, pero hacen falta criterios claros, que los conozcan los alumnos y las familias para poder aplicarlos”, recuerda José Antonio Ranz Yubero. Será una tarea de cada centro, de cada departamento y de cada profesor pero “no hay criterios objetivos y eso no es bueno”.

Habrá más aprobados y menos abandono escolar pero, cuando los chavales se enfrenten a la EvAU, veremos si son capaces de acceder a la carrera que elijan, o no

José Antonio Ranz Yubero Presidente de CSIF Educación Castilla-La Mancha

La primera evaluación llegará a finales de noviembre y los sindicatos dicen que el profesorado no lo tiene nada claro. “Hace falta formación”, coinciden en señalar. José Antonio Ranz Yubero, presidente de CSIF Educación Castilla-La Mancha recuerda que la Consejería de Educación “se comprometió” a ofrecer formación. “No sé si va a dar tiempo; en todo caso ayudaremos a los docentes y a los opositores, porque tendrá que aplicarse también esta cuestión a las oposiciones previstas para junio de 2023”.

El sindicato ANPE pide “priorizar” la formación del profesorado y su asesoramiento, “al menos de los aspectos normativos básicos”, explica Manuel Tébar, secretario de Comunicación de ANPE Educación. También reclama que “se tenga en cuenta que los centros educativos necesitan flexibilidad en su adaptación y aplicación”.

Los sindicatos ya advierten que la falta de preparación de los docentes puede traer aparejada “una lluvia de reclamaciones por mala praxis en la evaluación” por parte de las familias, apunta CSIF. “Es lo que hay que evitar”. Especialmente en la etapa de Educación Secundaria. “El sistema de calificaciones es un laberinto para el profesorado”, añade STE.

ANPE muestra su “absoluto desacuerdo” con el hecho de permitir obtener el título de Secundaria con alguna asignatura suspensa (en concreto con dos), aunque en este punto STE-Intersindical discrepa. “En el fondo es mentira porque solo puede ocurrir dos veces entre Primaria y Secundaria”. Las facilidades también se extienden al Bachillerato donde “se puede pasar de Primero a Segundo con dos suspensas y se puede sacar en tres años e incluso sacar el título pasando desde la FP de Grado Medio solo con aprobar las materias comunes”, explica Fernando Villalba. “Eso es regalar títulos y por ahí no podemos pasar”.

Para ANPE esta medida, “envía un mensaje contrario a la cultura del esfuerzo, del rigor y del mérito en el que la ausencia de incentivos para lograr la excelencia académica resulta desmotivadora para el profesorado y el alumnado”. Por otro lado, abunda en que la decisión de promoción no recae en un especialista de área, sino que “se diluye” en el equipo docente. Eso a la larga, “puede generar controversia en los claustros porque, de alguna manera, esta medida menoscaba el principio de autoridad académica del propio profesorado”.

Para ANPE, superar las materias “es el indicador y referente para constatar que el alumnado ha adquirido las competencias establecidas y alcanzado los objetivos de la etapa”. Y en este sentido creen “imprescindible” el respaldo de las administraciones educativas a las decisiones adoptadas al respecto por el profesorado en las Juntas de Evaluación. “Lo contrario sería cuestionar la labor del docente y puede provocar desmotivación”, señala Tébar.

“Maquillar estadísticas” para mejorar en el ranking europeo del fracaso y el abandono escolar

En el fondo, apunta STE-Intersindical, el nuevo sistema tiene un objetivo que “nada tiene que ver” con saber por qué los estudiantes fracasan y mejorar el sistema educativo, asegura Fernando Villalba. En su opinión, “las órdenes están para facilitar, y mucho, la titulación. Ya ni se evalúa con un examen y todavía no sabemos cómo se hará”.

Este docente de Cuenca se muestra muy crítico con la finalidad “real” de la nueva evaluación. “Estoy muy defraudado porque el objetivo es maquillar la estadística”. Y hacerlo de cara a Europa, tanto en las (malas) cifras que acumula España tanto en fracaso escolar como en abandono temprano.

“Habrá más aprobados y menos abandono escolar pero, cuando los chavales se enfrenten a la EvAU, veremos si son capaces de acceder a la carrera que elijan, o no”, apunta Ranz Yubero. “Este curso será muy problemático. Hay inseguridad por todos lados”, porque, según CSIF, “va a ser muy difícil que a un alumno que reclame una nota no le dé la razón la Administración, así que creemos que estas órdenes dejan indefenso al profesorado”.

Es algo en lo que coincide ANPE. Este sindicato considera que la orden de Evaluación de Educación Secundaria Obligatoria “deja toda la responsabilidad sobre la promoción y titulación al profesorado” y eso, cree que deja los docentes “en una previsible situación de inseguridad jurídica”.

ANPE se refiere también a cómo evitar el fracaso escolar. La solución, dice Tébar, no pasa por establecer sistemas de promoción o titulación con materias suspensas sino por evitar que ocurra. Y eso supone “reducir el número de alumnos por aula, establecer desdobles y programas de refuerzo en los centros educativos, dotando de profesorado suficiente para llevarlo a cabo”. Es decir, más dinero, para la educación pública y menos teoría en las leyes. CSIF lo comparte. “Tanto los nuevos currículos como el sistema de evaluación que recoge la LOMLOE promueven una atención más individualizada al alumno, pero estamos denunciando que para eso hacen falta también más recursos humanos y bajar ratios”.

Un año de “transición” a meses de nuevas elecciones y a ‘aprender’ terminología

“Será un año de transición en el que todo el mundo tendrá que organizarse. Eso supondrá un esfuerzo enorme para los docentes”, dice Ranz Yubero. Por ejemplo, tendrán que ‘aprenderse’ la nueva terminología. Hay unos cuantos conceptos nuevos de los que, reconoce STE-Intersindical, “hemos tenido que hacernos un esquema”.

1.- Currículo o conjunto de objetivos, competencias, contenidos -enunciados en forma de saberes básicos-, métodos pedagógicos y criterios de evaluación de la Educación Primaria.

2.- Fines o facilitar a los alumnos y alumnas los aprendizajes de la expresión y comprensión oral, la lectura, la escritura, el cálculo, las habilidades lógicas y matemáticas, la adquisición de nociones básicas de la cultura, y el hábito de convivencia así como los de estudio y trabajo, el sentido artístico, la creatividad y la afectividad, con el fin de garantizar una formación integral que contribuya al pleno desarrollo de su personalidad, y de prepararlos para cursar con aprovechamiento la Educación Secundaria Obligatoria.

3.- Objetivos o logros que se espera que el alumnado haya alcanzado al finalizar la etapa y cuya consecución está vinculada a la adquisición de las competencias clave y de las competencias clave.

4.- Competencias clave o desempeños que se consideran imprescindibles para que el alumnado pueda progresar con garantías de éxito en su itinerario formativo, y afrontar los principales retos y desafíos globales y locales. Las competencias clave aparecen recogidas en el ‘Perfil de salida’ del alumnado al término de la enseñanza básica.

¿Y cuáles son las competencias clave?: comunicación lingüística y plurilingüe, competencia matemática y competencia en ciencia, tecnología e ingeniería (STEM, por sus siglas en inglés), ) competencia digital, competencia personal, social y de aprender a aprender, competencia ciudadana, competencia emprendedora o competencia en conciencia y expresión culturales.

5.- Competencias específicas que son similares a los antiguos objetivos de área, pero redactados en forma de competencias

6.- Criterios de evaluación. Serán cosa de cada centro y en teoría son los referentes que indican los niveles de desempeño esperados en el alumnado en las situaciones o actividades a las que se refieren las competencias específicas de cada área en un momento determinado de su proceso de aprendizaje. La evaluación del alumnado será colegiada, global, continua y formativa, y tendrá en cuenta el grado de desarrollo de las competencias clave

7.- Saberes básicos (contenidos) son los conocimientos, destrezas y actitudes que constituyen los contenidos propios de un área o ámbito cuyo aprendizaje es necesario para la adquisición de las competencias específicas.

8.- Situaciones de aprendizaje que implican el despliegue por parte del alumnado de actuaciones asociadas a competencias clave y competencias específicas

9.- Perfil de salida o lo que es lo mismo saber si el alumno está o no preparado para los desafíos que tendrá a lo largo de su vida. Y eso se resume en diez puntos. Entre ellos se habla de “desarrollar una actitud responsable a partir de la toma de conciencia de la degradación del medioambiente y del maltrato animal”, identificar aspectos relacionados con el consumo responsable, desarrollar estilos de vida saludable y un espíritu crítico, empático y proactivo para detectar situaciones de inequidad y exclusión o aceptar la incertidumbre como una oportunidad para articular respuestas más creativas, entre otros.

La educación de cero a tres años o “externalizar servicios”

Uno de los aspectos que ha destacado la consejera de Educación en su ronda explicativa con los directores de centros educativos es que, por primera vez, se regulará la evaluación de la etapa completa de cero a seis años. “La ley tenía algo muy bueno: universalizar la educación de cero a tres años, pero se está haciendo externalizándolo todo. En Castilla-La Mancha el 100% de las plazas. Lo mismo ocurre con la FP, se lleva al ámbito privado. Hasta los bancos de inversión están comprando academias de FP. Detrás hay un dineral”, señala STE.

En febrero de este año se supo que el Gobierno daría el visto bueno a la educación gratuita de 0 a 3 años. Las ‘guarderías’ entran en el sistema público de gratuidad, pero lo hacen bajo la fórmula de “sistema mixto” público-privado. Una estrategia que prima a las zonas rurales y en la que abre la puerta a la participación de entidades privadas o ayuntamientos para “extender la red pública”.

síguenos en Telegram

Descubre nuestras apps

stats