Incendios forestales

El coste cultural del incendio de Navalacruz: el mayor fuego de 2021 afectó a más de 40 yacimientos arqueológicos

Fotografía general de Las Chorreras

Alba Camazón


1

Cambios de color, elementos quemados, oxidación de pigmentos, grietas en restos arqueológicos o directamente la ruina. El incendio más grave de 2021, que quemó 22.000 hectáreas en Ávila, también tuvo un coste cultural. El incendio de Navalacruz quemó 22.000 hectáreas, la mayoría de monte bajo, pastizales y piorno, pero según el informe 'Valoración del estado de conservación de los yacimientos vetones del municipio de Solosancho', más de 40 yacimientos fueron afectados de distinta manera.

De los casi 60 restos analizados, uno fue destruido tras el incendio —el Puente de Muñico fue destruido por los arrastres de agua y sedimentos arrastrados por las lluvias torrenciales posteriores al incendio—, otros dos sufrieron daños graves, 7 sufrieron daños severos y 36 sufrieron daños leves. Solo se libraron diez de los bienes registrados.

Este periódico ha tenido acceso a este diagnóstico gracias a una petición de Transparencia, porque el gabinete de prensa de la Consejería de Cultura lleva meses sin atender a esta petición de elDiario.es. Este estudio ha registrado 22 elementos de interés histórico y cultural que no estaban inventariados por la Junta de Castilla y León, como los sitios calcolíticos de La Cama del Rey o Las Conejeras.

El arqueólogo Juan Pablo López García, que ha coordinado el informe, explica a este diario que decidieron no solo centrarse en los castros vetones —que no resultaron muy afectados—, sino realizar prospecciones “por todo el territorio”. “La gente del territorio nos acompañaba a los sitios patrimoniales que no estaban catalogados para que los incluyéramos”, agrega.

Uno de estos elementos es el Puente de Muñico, que terminó derribado por la crecida del río. El puente sobrevivió al incendio gracias a la humedad del curso fluvial, pero las tormentas que sucedieron al incendio tuvieron efectos devastadores. El pontón perdió dos de las losas paseras, aunque no consideran “muy dificultosa” la reconstrucción.

Grabados rupestres afectados

El fuego ha causado daños graves en los grabados rupestres de Las Chorreras, en Villaviciosa, que han sufrido un “progresivo degradado del panel, con la pérdida de granos de mineral que conforman la roca”. Este es un Bien de Interés Cultural que está en una propiedad privada y que está abandonado. En las primeras visitas, los técnicos no vieron “deterioros severos” salvo un cambio de la decoloración.

Sin embargo, a partir de noviembre vieron “un proceso de degradado y descomposición de la roca, afectando directamente al conjunto”. “Los grabados fueron fuertemente alterados, con descomposición química de la piedra”, afirma. Los técnicos estiman “necesario” que haya un “control de la vegetación más próxima” para evitar que un crecimiento descontrolado de piorno sea “fatal” ante un incendio futuro.

La calzada de Navalmoral, que pertenece a un conjunto de molinos medievales y contemporáneos, sufrió graves daños de cambio de color y oxidación, pero sobre todo daños provocados por un cortafuegos que tuvo que montar el operativo anti incendios para controlar el fuego de Navalacruz. Este cortafuegos desmontó “todos los restos asociados a la calzada”. Los técnicos que han trabajado en informe localizaron “restos muy leves de la calzada y sus muros”, que habían sido “dañados y casi eliminados”.

El informe propone medidas urgentes como realizar un seguimiento de las tareas de limpieza, reposición de la cartelería informativa e incluir en el inventario patrimonial de los elementos no registrados “para garantizar su protección”. A medio plazo, proponen la realización de sondeos en Navasangil y Ulaca en los espacios más afectados por las llamas para verificar posibles alteraciones al registro arqueológico. En los próximos meses deben inspeccionarse los sitios más expuestos a la erosión y al expolio —como la necrópolis de Ulaca, la Atalaya de Villaviciosa o Navasangil—.

También plantean la creación de un centro de funcione “como espacio de recepción de visitas inteligente y autónomo” que pueda servir para grupos de investigación y divulgación; la investigación arqueológica y poner esos yacimientos en valor; generar itinerarios culturales ante los nuevos sitios hallados y fomentar la participación ciudadana.

El coste económico de la pérdida de patrimonio

El informe fue encargado durante el anterior gobierno de coalición PP-Ciudadanos, en el que los 'naranjas' dirigían el área de Cultura, que ahora encabeza Vox. Este periódico ha preguntado a la Consejería por nuevas actuaciones en la zona del castro de Ulaca —el yacimiento más importante— y no ha obtenido respuesta. Sin embargo, el portal de Contratación Pública sí permite deducir las actuaciones de la Junta y su coste a través de los contratos menores.

El informe y la actualización de la documentación técnica han tenido un coste (con IVA) de 4.537 euros, que han ido a un informe.

El castro de Ulaca ya a ser restaurado por 55.209 euros repartidos en cuatro contratos menores: en abril de 2022 se adjudicó el contrato de servicios para la documentación técnica de esta obra (3.448,5 euros); en junio se adjudicó la dirección de las obras y la coordinación de la seguridad y salud de las mismas obras (3.603,38); en julio se adjudicó un contrato de obras de consolidación de los muros, acondicionamiento del acceso y señalización del yacimiento de Ulaca por valor de 46.996 euros (IVA incluido). Además, el seguimiento arqueológico de estos trabajos —adjudicado en agosto— ha supuesto 1.161,6 euros de fondos públicos.

Además, se está redactando un proyecto piloto de control de seguridad y vigilancia de varios castros, entre los que se incluye el de Ulaca. El precio de la adjudicación del proyecto es de 17.787 euros.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats