La portada de mañana
Acceder
La auditoría de la Iglesia detecta al menos 30 acuerdos con víctimas de pederastia
No es (solo) la sequía: cómo hemos llegado a los cortes en el grifo del agua
Opinión – Catalunya, un país de colonos, 'botiflers' y traidores, por Pere Rusiñol

El CES recuerda a la Junta de Castilla y León que “el Diálogo Social no debe ser cuestionado”

Castilla y León debe reformularse para no dejar pasar la transición hacia un el modelo productivo y social que se está viviendo ahora mismo. Esta es una de las conclusiones generales a las que ha llegado el extenso informe del Consejo Económico y Social de Castilla y León (CES) que se ha presentado este jueves, que, a modo de recomendación, recogen 686 propuestas para la mejora de la comunidad.

Los sindicatos esperan que la reunión del Consejo del Diálogo Social sea "una de las más difíciles de todos los años"

Saber más

Entre las primeras condiciones para este “cambio”, el presidente del organismo, Enrique Cabero, ha hecho una llamada a crear un “plan estratégico” que implique un gran pacto entre políticos y agentes sociales para hacer frente al saltlo de época en el que, a su juicio, la economía y sociedad está viviendo.

En la presentación de las memorias de 2021, Cabero ha mostrado su optimismo para que Castilla y León sepa dirigirse hacia una buena dirección aprovechando su potencial en el sector industrial, agroalimentario o en producción de energía. Para garantizar este cambio ha instado a que se apueste “de verdad” por el Diálogo Social, “una de las señas de identidad” de la Comunidad, y por la cooperación entre las entidades públicas y el sector privado.

Para ejercer este cambio, como ha indicado, Cabero hay que aprovechar la llegada de fondos extraordinarios europeos, como los Next Generation, que permitirán invertir en un nuevo tipo de tejido económico que afronte los nuevos retos. Entre esas dificultades que pueden dar al traste con el esfuerzo está la inflación, cuya tendencia al laza puede castigar los bolsillo con la subida de los tipos de interés y frene la inversión y, por ende, el crecimiento. Eso sí, el cambio ha de hacerse con la vista puesta en la cohesión social mediante un empleo de calidad, servicios públicos de garantías y estabilidad.

El Informe sobre Situación Económica y Social de Castilla y León 2021, aprobado el CES de forma unánime, tiene como objetivo que tano la Junta como las Cortes acepten sus sugerencias para realizar cambios que impulsen a Castilla y León a superar los retos que ya se están viendo. Entre ellos, como ha asegurado, Cabero hay que “conseguir una mayor producción de alimentos de calidad y seguros, también de energías renovables”. Pero no solo hay que “crecer” en estos sectores, ha indicado, también hay que destacar en la automoción, la transferencia del conocimiento o por ser un polo importante para la logística mediante el refuerzo de las Administraciones Públicas al Corredor Atlántico.

Como recoge el informe, esta conexión de transporte hacia el resto del país y Europa, es “una de las grandes prioridades” por su “gran proyección” de cara a potencial la inversión y el empleo en Castilla y León, siendo la comunidad “pieza clave· para vertebrar España y además, el propio viejo continente.

Una vez más, como ya hiciera al principio de su intervención, Cabero ha precisado que todo pasa porque se realicen los cambios con “grandes acuerdos” desde el consenso y el uso del Diálogo Social, además combinar la iniciativa público-privada y los fondos extraordinarios de la UE mediante los fondos y los Perte.

Castilla y León debe reformularse para no dejar pasar la transición hacia un el modelo productivo y social que se está viviendo ahora mismo. Esta es una de las conclusiones generales a las que ha llegado el extenso informe del Consejo Económico y Social de Castilla y León (CES) que se ha presentado este jueves, que, a modo de recomendación, recogen 686 propuestas para la mejora de la comunidad.

Los sindicatos esperan que la reunión del Consejo del Diálogo Social sea "una de las más difíciles de todos los años"

Saber más

Entre las primeras condiciones para este “cambio”, el presidente del organismo, Enrique Cabero, ha hecho una llamada a crear un “plan estratégico” que implique un gran pacto entre políticos y agentes sociales para hacer frente al saltlo de época en el que, a su juicio, la economía y sociedad está viviendo.

En la presentación de las memorias de 2021, Cabero ha mostrado su optimismo para que Castilla y León sepa dirigirse hacia una buena dirección aprovechando su potencial en el sector industrial, agroalimentario o en producción de energía. Para garantizar este cambio ha instado a que se apueste “de verdad” por el Diálogo Social, “una de las señas de identidad” de la Comunidad, y por la cooperación entre las entidades públicas y el sector privado.

Para ejercer este cambio, como ha indicado, Cabero hay que aprovechar la llegada de fondos extraordinarios europeos, como los Next Generation, que permitirán invertir en un nuevo tipo de tejido económico que afronte los nuevos retos. Entre esas dificultades que pueden dar al traste con el esfuerzo está la inflación, cuya tendencia al laza puede castigar los bolsillo con la subida de los tipos de interés y frene la inversión y, por ende, el crecimiento. Eso sí, el cambio ha de hacerse con la vista puesta en la cohesión social mediante un empleo de calidad, servicios públicos de garantías y estabilidad.

El Informe sobre Situación Económica y Social de Castilla y León 2021, aprobado el CES de forma unánime, tiene como objetivo que tano la Junta como las Cortes acepten sus sugerencias para realizar cambios que impulsen a Castilla y León a superar los retos que ya se están viendo. Entre ellos, como ha asegurado, Cabero hay que “conseguir una mayor producción de alimentos de calidad y seguros, también de energías renovables”. Pero no solo hay que “crecer” en estos sectores, ha indicado, también hay que destacar en la automoción, la transferencia del conocimiento o por ser un polo importante para la logística mediante el refuerzo de las Administraciones Públicas al Corredor Atlántico.

Como recoge el informe, esta conexión de transporte hacia el resto del país y Europa, es “una de las grandes prioridades” por su “gran proyección” de cara a potencial la inversión y el empleo en Castilla y León, siendo la comunidad “pieza clave· para vertebrar España y además, el propio viejo continente.

Una vez más, como ya hiciera al principio de su intervención, Cabero ha precisado que todo pasa porque se realicen los cambios con “grandes acuerdos” desde el consenso y el uso del Diálogo Social, además combinar la iniciativa público-privada y los fondos extraordinarios de la UE mediante los fondos y los Perte.

Castilla y León debe reformularse para no dejar pasar la transición hacia un el modelo productivo y social que se está viviendo ahora mismo. Esta es una de las conclusiones generales a las que ha llegado el extenso informe del Consejo Económico y Social de Castilla y León (CES) que se ha presentado este jueves, que, a modo de recomendación, recogen 686 propuestas para la mejora de la comunidad.

Los sindicatos esperan que la reunión del Consejo del Diálogo Social sea "una de las más difíciles de todos los años"

Saber más

Entre las primeras condiciones para este “cambio”, el presidente del organismo, Enrique Cabero, ha hecho una llamada a crear un “plan estratégico” que implique un gran pacto entre políticos y agentes sociales para hacer frente al saltlo de época en el que, a su juicio, la economía y sociedad está viviendo.